Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Un Oso y un León
Eduardo García Gaspar
21 enero 2010
Sección: GOBERNANTES, Sección: Una Segunda Opinión, Y FABULAS E HISTORIAS
Catalogado en: ,


La historia comienza un cierto día, de esto hace mucho tiempo, en el que en la espesura de un gran bosque pelean con ardor dos animales. Uno de ellos había capturado a una pequeña cervatilla y se disponía a devorarla cuando apareció la otra bestia a disputar la muy pequeña pero tierna presa.

Fue así que se inició la pelea en la que un león y un oso combatían dando rugidos que se esparcieron por todo el bosque causando temores en todos los animales. Pelearon durante horas, causándose daños sustanciales y llegando un punto en el que ambos acordaron suspender el combate para tomar un descanso.

Los gritos terribles y rugidos habían alejado a todos los animales, a excepción de una astuta zorra que, siendo taimada, había podido llegar muy cerca sin ser notada. Y fue así que ella pudo ver que después del descanso, el león y el oso reanudaron el combate una vez más. La escena se repitió varias veces durante el día.

Fue ya cerca del anochecer que el oso y el león, estando de nuevo en un descanso, lamían sus heridas, cuando la zorra se acercó más y más, hasta que corriendo como un rayo pasó entre las dos bestias llevándose a la cervatilla que había permanecido todo el tiempo a un lado de la pelea.

Estaban tan cansadas las dos enormes bestias que sólo pudieron ser testigos de la enorme velocidad del la zorra, que entre sus colmillos había podido tomar a la pequeña presa y salir de allí internándose en el bosque sin riesgo de ser capturada. El oso y el león, al ver esto, tuvieron un acceso de ira y de inmediato volvieron a pelear.

Uno a otro se echaban la culpa de lo sucedido sin detenerse a pensar en nada más que dañar a su enemigo. Mientras tanto, la zorra, ya en su madriguera daba a su familia un festín digno de un rey. Por su parte, el resto de los animales decidieron emigrar a otros lugares en los que no sufrieran tantos sobresaltos.

La historia es otra de las fábulas de Esopo, a la que he modificado sustancialmente y que, como todas, intenta ser una ocasión de aprendizaje. Usted puede obtener la moraleja que quiera y que quizá en mucho pueda ser la de que más valen la paciencia y la inteligencia que  la fuerza y la imprudencia.

No es una mala lección a aprender. Por mi parte, cuando leía la historia, no pude evitar recordar una situación política de muchos gobiernos, pero que es muy clara ahora en México. Me refiero a los partidos políticos grandes, bien representados por el oso y el león combatiendo por el todo o el nada, mientras partidos pequeños y sin fuerza cosechan beneficios inmerecidos de esa pelea.

Los conflictos entre los partidos grandes son como la lucha que dura todo el día entre el oso y el león. La pelea asusta a todos en la selva, impidiendo que ella tenga una vida normal. Podemos imaginar a los animales escondidos y temerosos, dentro de cuevas y madrigueras, sin atreverse a salir mientras pelean los dos colosos.

Podemos imaginar que el león y el oso podrían haber evitado ser presas de la sutil y mañosa zorra, de haberse puesto a pensar que mejor hubiera sido el llegar a una negociación de beneficio mutuo para ambos… y de beneficio para el resto de los animales que hubieran seguido con su vida normal.

Pero era de tal magnitud la ofuscación entre el león y el oso que no pensaron en las consecuencias de su ambición desmedida. No muy diferente a lo que le sucede a los partidos grandes en todas partes, que están tan enfrentados entre sí que no se dan cuenta de lo que sucede a su alrededor: otros se aprovechan de sus peleas y los ciudadanos sufren en sus mismas vidas por causa de esos conflictos.

Puedo imaginarme, igualmente, a un grupo de personas reunidas alrededor de un fuego, por la noche, hace muchos siglos y contando historias como ésta. No son grandes concepciones filosóficas, ni están contadas empleando palabras de muchas sílabas, pero son piezas del saber popular y que acumulan experiencias y conocimiento.

Y los acumulan en tal cantidad que aun siglos después, las historias siguen teniendo aplicaciones a situaciones presentes. Y esto es lo que me lleva a otra consideración: hay más experiencias, conocimientos y talentos acumulados en la gente común que en la mejor y más educada burocracia… lo que nos lleva a pensar que es una locura confiar en la sapiencia del gobernante para lograr nuestro bienestar.


ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras