Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Usted es un Robot
Leonardo Girondella Mora
30 julio 2010
Sección: Sección: Asuntos, SOCIALISMO
Catalogado en: ,


El objetivo de lo que sigue es muy directo —hacer explícita la existencia de una élite mundial y que no ha sido mencionada como se debe. Es una serie de personas, un conjunto de ellas, y que son descritos a veces como “expertos”, otras veces como “planificadores”.

Son personas que laboran en organismos internacionales, como la OMS, la ONU y otras más de similar naturaleza. Sus áreas de conocimiento son la salud, la alimentación, el medio ambiente, la educación, el agua y otras más. Quizá puedan ser descritos como científicos sociales, a quienes mueven los más altos ideales.

Su intención, que es lo que los caracteriza, es ambiciosa —quieren que el resto de los mortales sean felices, estén bien alimentados, sin escasez de agua, sin problemas de contaminación, con altos ingresos y aún más.

Para lograr la ambiciosa intención, sin embargo, ellos tienen requisitos —debe dárseles la oportunidad de implantar sus proyectos y darles los recursos que necesitan en el tiempo suficiente. Con eso, ellos afirman que todos seremos felices, si es que les hacemos caso.

Ellos, con esos requisitos, entran a planear ciudades, administrar recursos, construir facilidades, controlar conductas, emitir leyes, trasladar fondos, programar educación y muchas cosas más. Pero, ya que por ellos mismos no pueden hacer nada al carecer de autoridad coercitiva, se unen a gobiernos —convencen a gobernantes de la bondad de sus planes y los echan a andar.

El resultado final, si es que son exitosos al convencer a los gobiernos, es una serie de medidas y planes —programas de control natal, de educación sexual, planeación urbana, tratamiento de criminales, salud física y mental y muchos más de los que los países están llenos. Los expertos están felices con sus planes llevados a la realidad y que los gobernantes han vuelto promesas de campaña.

Lo que así se crea es un gobierno que tiene una misión sagrada —hacer feliz al ciudadano, desde que nace hasta que muere. Toda su vida estará a cargo del gobierno: hospitales, jubilaciones, escuelas, transporte, casa, medicina, cuidado infantil. Los expertos han creado el Estado de Bienestar, un gobierno grande, omnipotente, que cuida las vidas integrales de los ciudadanos.

Esa promesa de vida feliz tiene un costo —impuestos altos y que revelan la realidad del Estado de Bienestar: un proveedor único de servicios monopólicos que los cobra con muy altos impuestos. Eso es todo, ya desnudo el asunto y consiste en un retiro de libertades pues el ciudadano ya no decide a qué hospital ir, sino que va al que el burócrata le diga y cuándo le ordene.

Los expertos, en cada una de sus áreas de conocimiento, han creado un monopolio estatal, que es la única manera de implantar sus planes —todos deben hacer lo que ellos ordenan por medio de la fuerza del gobierno. Pero no se quedan allí, ellos deben dar un paso adelante.

Mi objetivo fue señalar la existencia de esos expertos, desconocidos para casi todos, que son el origen de los planes estatales que expanden el tamaño del gobierno —y que el ciudadano paga con impuestos, es decir, con trabajo gratuito para el gobierno. Pero ese objetivo quedaría incompleto si no se añade un comentario adicional.

El plan de expertos para, verbigracia, la educación sexual de adolescentes necesita dinero, facilidades y aprobación gubernamental para implantarlo —sin embargo, eso no es suficiente. Los expertos necesitan algo más si quieren tener éxito. Necesitan crear un ambiente cultural propicio a sus planes.

Y lo están haciendo con, por ejemplo, la emisión de una lista creciente de derechos humanos producidos por expertos en la ONU u otra organización similar. Crean así el derecho a la salud, interpretado como la exigencia de servicios médicos gratuitos, los que sólo un Estado de Bienestar puede dar. O enfatizan el relativismo moral, un estado de cosas en el que su tarea se facilita y pueden implantar sus planes.

En resumen, lo que deseo señalar es (1) la existencia de expertos desconocidos que (2) quieren implantar sus planes (3) para hacernos felices (4) usando la fuerza de los gobiernos y para lo que necesitan (5) hacer que las ideas de las personas les sean favorables.

El resultado de esta situación es la creación de gobiernos cada vez más grandes y fuertes, sin contrapesos de poder, y que producen pérdidas de libertad —es la conversión de ciudadano en un autómata satisfecho que sin chistar obedece a los gobernantes que a su ves obedecen a los expertos planificadores de la vida humana.

Addendum

Después de revisar lo escrito, creo necesario señalar que no hablo de una conspiración secreta, ni de un complot oculto —no estoy revelando nada que no sea abierto y conocido y con nombres que pueden saberse. No creo en las explicaciones que se sustentan en conspiraciones ocultas de grupos perfectamente ordenados que persiguen la dominación mundial desde la oscuridad de un lugar oculto.

Los expertos de los que hablo trabajan en grupos descoordinados, abiertamente, con compañeros de viaje, pero que tienen en común una mentalidad totalitaria y contraria al mundo de personas libres que no les harían el menor caso.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras