Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
1 Domingo Pascua (2011)
Textos de un Laico
22 abril 2011
Sección: Sección: Asuntos, Y TEXTOS DE UN LAICO
Catalogado en:


• La lectura del Evangelio (Juan 20, 1-9) habla del hecho más importante de nuestras creencias, la Resurrección de Duda de Santo TomásJesús.

Hay allí palabras que nos ayudan a entender el gran suceso.

Dice San Juan, “… Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro, y vio y creyó, porque hasta entonces no habían entendido las Escrituras, según las cuales Jesús debía resucitar de entre los muertos”.

La clave de esas palabras está en la idea de que “hasta entonces” no habían entendido las Escrituras.

Es decir, en nuestra naturaleza humana el entendimiento del mensaje de Dios es gradual, lo vamos adquiriendo paso a paso y a veces, golpe a golpe… como sucedió con los apóstoles esa situación tan fuerte: el Maestro había sido muerto y enterrado, habían pasado muchas horas desde eso.

La desolación no podía ser mayor entre ellos.

Hasta que llegó la inquietante noticia de María Magdalena, “Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo habrán puesto”. No sólo muerto, sino ahora desaparecido el cuerpo.

Hasta que ellos entienden a las Escrituras: Jesús ha resucitado, lo que ven y lo creen sin asomo de duda. Ahora, todo tiene sentido.

• En la primera lectura (Hechos 10, 34.37-43) es ahora Pedro el que habla con total fe y convicción.

Al predicar a otros, usa palabras como, “Ya saben ustedes lo sucedido en toda Judea… Nosotros somos testigos de cuanto él hizo… Lo mataron… pero Dios lo resucitó al tercer día… hemos comido y bebido con él después de que resucitó… Él nos mandó predicar al pueblo y dar testimonio…”

Pedro, el que lo negó tres veces, hace ahora testimonio público de Jesús. Lo hace porque cree, porque también ha entendido ahora las Escrituras y porque no se puede hacer otra cosa que dar testimonio.

Quien realmente cree en Jesús no puede quedarse callado frente a los demás. Es tal la alegría que la resurrección nos da que nos es imposible quedarnos con la boca cerrada. Sentimos la necesidad de hablar de Jesús y de reconocernos públicamente como uno de los de Jesús.

• Por su parte, la segunda lectura de Pablo (Col 3, 1-4) da un paso adelante y habla de la consecuencia que para nosotros tiene la resurrección.

Nos dice, “… busquen los bienes de arriba… Pongan todo su corazón en los bienes del cielo… porque han muerto y su vida está escondida con Cristo en Dios…”

Pablo, por tanto, relaciona la resurrección de Jesús con la propia nuestra. Podemos resucitar con Él. Y para hacerlo debemos ver los bienes del cielo, o como menciona Juan, ver y creer; o como dice Pedro, dar testimonio.

Este domingo está resumido en lo que dice el salmo responsorial, “Este es el día del triunfo del Señor” Y será el día de nuestro triunfo personal si hacemos lo que nos indican las lecturas, creer, dar testimonio y poner el corazón en los bienes del cielo.

Más aún en el salmo, se enfatiza la idea de dar testimonio: “No moriré, continuaré viviendo, para contar lo que el Señor ha hecho.”

No hay día más glorioso que éste en el calendario litúrgico. Es el día de la resurrección, del triunfo sobre la muerte y sobre el pecado. La alegría debe rebosarnos y confirmar nuestra fe en Jesús. Es literalmente el inicio de una nueva época, de los nuevos tiempos.

Es costumbre hacer cada fin de año una serie de propósitos de año nuevo. Pues bien, hay una época mucho más adecuada de propósitos renovados y no es la del año nuevo, sino la que hoy festejamos.

La invitación a hacerlo está allí muy clara en las lecturas de este día y esos propósitos los han anotado los apóstoles mismos para nosotros.

Son tres propósitos: creer, dar testimonio y mirar las cosas del cielo antes que las de la tierra.

A partir de hoy creamos con más convicción, demos testimonio con más intensidad y pongamos más atención en los bienes celestiales. Después de todo el premio por hacer eso es la vida eterna junto a Jesús.

La idea de Textos de un Laico nació en 2004: el intentar encontrar los comumes denominadores de las tres lecturas de la misa católica de cada domingo.

Del LAVALLE NACIONAL para uso del católico MEXICANO Compuesto por el Presbítero D. Julián G. Villaláin Edición Especial Herrero Hnos. Sucs. S.A. México, D.F. 1956

Devoción muy útil al acostarse.

Al acostarse escribe con el dedo pulgar en tu frente estas cuatro letras: J.N.R.J. diciendo entre tanto: Jesús Nazareno Rey de los Judíos, me preserve de mala muerte repentina.

El mismo Cristo dijo a San Edmundo que los que esto hiciesen no morirán en esa noche de muerte súbita. (Surius, Vida de San Edmundo. Devoción aprobada por la Santa Iglesia.).

Gregorio XIII (10 de abril de 1580) concede perpetuamente a los fieles un año de indulgencia por cada vez que al son de la campana en señal de elevación del Santísimo Sacramento, adoren al Divinísimo, en donde quiera que se hallen, hincados de rodillas; y dos años, si esto mismo se practica en la iglesia donde se hace la elevación. Asistiendo a la misa y diciendo al tiempo de alzar la siguiente jaculatoria: Sea alabado y dense gracias a cada instante y momento, al Santísimo y Divinísimo Sacramento; se ganan también 200 días de indulgencias, aplicables también a las almas del purgatorio (Pío VII, decreto de la S.C. de Indulgencias, 7 de diciembre de 1819).





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras