Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
2 Domingo Adviento (2011)
Textos de un Laico
2 diciembre 2011
Sección: Sección: Asuntos, Y TEXTOS DE UN LAICO
Catalogado en:


• En la primera de las lecturas de este domingo (Isaías, 1-5.9-11) sus primeras palabras hablan de consuelo y Duda de Santo Tomásalivio, de haber “ya terminado el tiempo de su servidumbre”.

Se habla de la voz que clama diciendo, “Preparen el camino del Señor, construyan en el páramo una calzada para nuestro Dios… anuncia a los ciudadanos de Judá: ‘Aquí está tu Dios. Aquí llega el Señor… Como pastor apacentará su rebaño…’”

Con facilidad puede verse que la lectura habla de prepararse para el arribo de Dios y cómo su llegada será motivo de alivio ante nuestra servidumbre en este mundo.

 

• El evangelio (Marcos, 1, 1-8) continúa con el mismo gran tema de Isaías haciendo referencia al arribo de Dios, cumpliendo lo que dicen esas escrituras.

Como preparación a su llegada, Marcos habla de Juan el Bautista, “predicando el bautismo del arrepentimiento, para el perdón de los pecados”.

Y dice que a Juan “acudían de toda la comarca de Judea y muchos habitantes de Jerusalén; reconocían sus pecados y él los bautizaba en el Jordán”.

Si Isaías exhorta a prepararnos a la venida de Dios, san Marcos nos dice cómo hacerlo: estando arrepentidos de nuestras faltas. Es el primer paso de nuestra preparación en las fechas que se aproximan y que las palabras mismas de Juan el Bautista valúan de manera inconfundible.

Dice Juan, “ya viene detrás de mí uno que es más poderoso que yo, uno ante quien no merezco siquiera inclinarme para desatarle la correa de sus sandalias. Yo los he bautizado a ustedes con agua, pero él los bautizará con el Espíritu Santo”.

Se tiene, por consiguiente, en esas dos lecturas dos elementos comunes.

Sin duda uno de ellos es el de la celebración y gozo; es una época de alegría y animación, que son muy fáciles de ver en la superficie de nuestras acciones en diciembre.

Hacemos festejos, decoramos las casas, damos regalos y con eso nos unimos a la gran celebración de la Navidad. Pero la celebración implica mucho más que esas acciones.

Otro elemento es el de la preparación, no diferente a lo que hacemos cuando esperamos alguna visita para la que nos preparamos con tiempo. La llegada de Dios, dice Marcos, implica también una actividad interna: el arrepentimiento de nuestras faltas.

Si los festejos son la acción externa, el arrepentimiento es la acción interna; si para recibir a visitas en nuestra casa, la preparamos y limpiamos, para recibir al Señor limpiamos nuestra alma, porque allí es donde él llegará.

 

• La segunda carta de san Pedro (3. 8-14) complementa las lecturas anteriores hablando de otra venida de Jesús, al final de los tiempos, recordando las lecturas de domingos anteriores. “El día del Señor llegará como los ladrones”.

La Navidad puede verse por tanto como la creación de la esperanza en esta segunda venida de Dios, la promesa hecha por él, de la que Pedro habla diciendo, “confiamos en la promesa del Señor y esperamos un cielo nuevo y una tierra nueva, en que habite la justicia…”

La alegría y el gozo de esta época es pues doble, pues celebramos la llegada de Dios hecho hombre entre nosotros y al mismo tiempo, su promesa de un “cielo nuevo”. Si hay una causa de celebración, ella es ésta, la de la más grande promesa hecha a los hombres.

 

• Las tres lecturas en su conjunto, lógicamente, sirven de preparación para la fecha que pronto celebraremos y recuerdan los dos elementos a los que debemos atender: la alegría y la preparación.

Una sin la otra de poco servirá y saber esto nos previene del riesgo que podemos correr en estas fechas, que es el de colocar toda nuestra atención en los festejos descuidando la preparación.

Cuando en las casas se espera la visita de alguien muy querido, la ocasión se presta a festejos, pero también nos preparamos para estar a la altura de ese festejo: limpiamos la casa, la arreglamos, la preparamos para esa persona que viene.

Igual debe hacerse ahora. Los festejos deben realizarse, pero más importante es que la casa esté limpia. Esa casa es nuestra alma. Por eso debemos limpiarla de las faltas que hemos cometido y así Nuestro Señor llegará a un lugar limpio y digno.

La idea de Textos de un Laico nació en 2004: el intentar encontrar los comunes denominadores de las tres lecturas de la misa católica de cada domingo.

Del LAVALLE NACIONAL para uso del católico MEXICANO Compuesto por el Presbítero D. Julián G. Villaláin Edición Especial Herrero Hnos. Sucs. S.A. México, D.F. 1956

Devoción muy útil al acostarse.

Al acostarse escribe con el dedo pulgar en tu frente estas cuatro letras: J.N.R.J. diciendo entre tanto: Jesús Nazareno Rey de los Judíos, me preserve de mala muerte repentina.

El mismo Cristo dijo a San Edmundo que los que esto hiciesen no morirán en esa noche de muerte súbita. (Surius, Vida de San Edmundo. Devoción aprobada por la Santa Iglesia.).

Gregorio XIII (10 de abril de 1580) concede perpetuamente a los fieles un año de indulgencia por cada vez que al son de la campana en señal de elevación del Santísimo Sacramento, adoren al Divinísimo, en donde quiera que se hallen, hincados de rodillas; y dos años, si esto mismo se practica en la iglesia donde se hace la elevación. Asistiendo a la misa y diciendo al tiempo de alzar la siguiente jaculatoria: Sea alabado y dense gracias a cada instante y momento, al Santísimo y Divinísimo Sacramento; se ganan también 200 días de indulgencias, aplicables también a las almas del purgatorio (Pío VII, decreto de la S.C. de Indulgencias, 7 de diciembre de 1819).





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras