Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
8 Domingo Ordinario A (2011)
Textos de un Laico
25 febrero 2011
Sección: Sección: Asuntos, Y TEXTOS DE UN LAICO
Catalogado en:


• La primera lectura (Isaías 49,14-15) habla de un sentimiento de desesperación. Dice, “Me ha Duda de Santo Tomásabandonado el Señor, mi dueño me ha olvidado.”

Y continúa su lamento, “¿Es que puede una madre olvidarse de su criatura, no conmoverse por el hijo de sus entrañas? Pues, aunque ella se olvide, yo no te olvidaré”.

• En el evangelio (Mateo 6,24-34) se mantiene el tema, el del agobio que nuestras vidas pueden presentarnos.

Se nos repiten palabras de Jesús, “No estéis agobiados por la vida, pensando qué vais a comer o beber, ni por el cuerpo, pensando con qué os vais a vestir. ¿No vale más la vida que el alimento, y el cuerpo que el vestido?”

Insiste en esa idea, al decir, “No andéis agobiados, pensando qué vais a comer, o qué vais a beber, o con qué os vais a vestir. Los gentiles se afanan por esas cosas”.

¿Por qué nos dice que no debemos desesperar? La respuesta tiene dos partes.

Primero, “¿No vale más la vida que el alimento, y el cuerpo que el vestido? Mirad a los pájaros: ni siembran, ni siegan, ni almacenan y, sin embargo, vuestro Padre celestial los alimenta. ¿No valéis vosotros más que ellos?… Ya sabe vuestro Padre del cielo que tenéis necesidad de todo eso”.

Segundo, “Sobre todo buscad el reino de Dios y su justicia; lo demás se os dará por añadidura. Por tanto, no os agobiéis por el mañana, porque el mañana traerá su propio agobio. A cada día le bastan sus disgustos”.

Y nos hace unas preguntas,

“¿Quién de vosotros, a fuerza de agobiarse, podrá añadir una hora al tiempo de su vida? ¿Por qué os agobiáis por el vestido? Fijaos cómo crecen los lirios del campo: ni trabajan ni hilan. Y os digo que ni Salomón, en todo su fasto, estaba vestido como uno de ellos. Pues, si a la hierba, que hoy está en el campo y mañana se quema en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más por vosotros, gente de poca fe?”

• En la segunda lectura (I Corintios 4,1-5), San Pablo nos pone esa idea en perspectiva, al decir, “… no juzguéis antes de tiempo: dejad que venga el Señor. Él iluminará lo que esconden las tinieblas y pondrá al descubierto los designios del corazón; entonces cada uno recibirá la alabanza de Dios”.

Las tres lecturas, en conjunto, tratan una idea muy humana, la de sentirnos desamparados, creer que Dios nos ha abandonado. No él jamás puede abandonarnos y de eso debemos estar convencidos.

Los agobios cotidianos de la vida pueden crear esa impresión de abandono. Preocupaciones diarias por satisfacer necesidades, incluso caprichos, pueden crear esa sensación de haber sido ignorados por Dios.

Pero, pensar así, no tiene sentido. Si al resto de su Creación, Dios la cuida, es lógico que mucho más haga por nosotros. mucho más.

Eso eso de San Pablo, el no juzgar antes de tiempo. No creer que Dios nos ha abandonado, que se ha olvidado de nosotros. ¿Cómo puede Dios olvidarse de quien ha creado a su imagen y semejanza? No sería lógico que lo hiciera.

Al final Jesucristo habla del problema central, al referirse a nosotros como “gente de poca fe”.

Y así se explica el problema de sentirse abandonado por Dios, es haber dejado de tener fe. Con lo que parece encontrarse la idea central de las lecturas: tener fe, o como dicen las hermosas palabras del salmo, “descansa sólo en Dios, alma mía”.

La idea de Textos de un Laico nació en 2004: el intentar encontrar los comumes denominadores de las tres lecturas de la misa católica de cada domingo.

Del LAVALLE NACIONAL para uso del católico MEXICANO Compuesto por el Presbítero D. Julián G. Villaláin Edición Especial Herrero Hnos. Sucs. S.A. México, D.F. 1956

Devoción muy útil al acostarse.

Al acostarse escribe con el dedo pulgar en tu frente estas cuatro letras: J.N.R.J. diciendo entre tanto: Jesús Nazareno Rey de los Judíos, me preserve de mala muerte repentina.

El mismo Cristo dijo a San Edmundo que los que esto hiciesen no morirán en esa noche de muerte súbita. (Surius, Vida de San Edmundo. Devoción aprobada por la Santa Iglesia.).

Gregorio XIII (10 de abril de 1580) concede perpetuamente a los fieles un año de indulgencia por cada vez que al son de la campana en señal de elevación del Santísimo Sacramento, adoren al Divinísimo, en donde quiera que se hallen, hincados de rodillas; y dos años, si esto mismo se practica en la iglesia donde se hace la elevación. Asistiendo a la misa y diciendo al tiempo de alzar la siguiente jaculatoria: Sea alabado y dense gracias a cada instante y momento, al Santísimo y Divinísimo Sacramento; se ganan también 200 días de indulgencias, aplicables también a las almas del purgatorio (Pío VII, decreto de la S.C. de Indulgencias, 7 de diciembre de 1819).





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras