Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Consumismo: Una Revisión
Eduardo García Gaspar
20 septiembre 2011
Sección: ETICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Es una de las críticas que se usan en contra del sistema capitalista.

Se le acusa de promover el consumo exagerado, de hacer que las personas pongan atención sólo en lo material, de producir personalidades sustentadas en las apariencias.

Llamemos a todo esto materialismo consumista.

La crítica tiene su fondo real. Pero antes de verlo, conviene poner esta crítica al capitalismo frente a otra, la que dice que el capitalismo no produce riqueza en la gente, ni bienestar y que por eso es mejor el socialismo.

Curiosa paradoja de atacar al capitalismo, por un lado, diciendo que crea demasiada riqueza material y por el otro lado, no la necesaria.

Lo que sabemos es bastante confiable: la libertad económica tiene el efecto de crear gran riqueza material para todos, mucho más que economías socialistas e intervencionistas.

Y esa gran riqueza material, a la que todos aspiramos, tiene sus riesgos y sus problemas. No todo es color de rosa, ni siquiera la riqueza.

La riqueza, la posición de una persona con una buena fortuna, tiene sus dificultades. Y creo que esto es lo que bien vale una segunda opinión.

Primero, lo más obvio: la riqueza ocupa tiempo. Es necesario administrarla, cuidarla, mantenerla, elevarla. Una casa más grande le toma más tiempo a su propietario, igual que tener tres autos. Se necesita tiempo para ver la tele gigante que se compró.

Otra dificultad es la inclinación de la riqueza a hacer comparaciones, sobre todo en las apariencias. No es que la apariencia personal deba ignorarse, sino que no debe ser la preocupación central.

Es el caso de la esposa que quiso comprar el auto que su marido no podía pagar, todo porque sus amigas tienen ese modelo.

Además, la abundancia de bienes que crea el sistema capitalista es una buena invitación a adquirir muchos de ellos. Comprarlos por comprarlos. Es esa fiebre adquisitiva que obsesiona a algunos y en la que basan su bienestar.

Como el tipo que cada año cambia de auto obsesionado con lo nuevo de cada modelo.

La consecuencia neta de todo esto es la pérdida del sentido personal, que gira alrededor de los bienes materiales. Es como un cambio de ejes: la persona deja de ser la propietaria de los bienes y los bienes se convierten en dueños de la persona.

La acusación estándar dice que es una falla individualista.

No lo creo. No es que la persona obsesionada con lo material se vuelva individualista, al contrario, es que ha dejado de ser individualista. Ya no piensa en ella, piensa en las cosas. Deja de atenderse y cuidarse, cuida a las cosas que posee y las atiende más que a ella misma.

Otra acusación estándar es la de culpar al capitalismo de crear ese medio ambiente materialista, cuando en realidad lo que hace es resolver en buena parte el problema de la pobreza.

Con mayor riqueza, ahora el problema es el de cómo tratarla y no es algo diferente a eso que se dice de la pobreza.

A un pobre se le acusa, muchas veces, de tener un desarrollo personal bajo, de ser víctima de una conciencia poco desarrollada. Es la misma acusación que se le puede hacer al rico también. Su materialismo es efecto de su bajo desarrollo personal y de su poco desarrollada conciencia. Son los mismos problemas.

La culpa no está en la escasez de bienes ni en su abundancia, la culpa está en la persona misma y sus fallas.

El capitalismo simplemente resuelve el problema de la pobreza. No tiene como función resolver nuestros problemas personales morales y éticos. Eso es responsabilidad de nosotros, de cada uno.

Es cierto que el materialismo consumista es reprobable. Nos distrae de nuestro propio desarrollo, cambia nuestras prioridades naturales, hace vital a lo irrelevante.

Pero eso no significa que debamos culpar de nuestras fallas al que tiene capacidad de resolver buena parte del problema de la pobreza. Culpando a los mercados libres incrementaremos la pobreza, pero seguiremos con las mismas fallas.

¿Quiere alguien encontrar la causa del materialismo consumista? Que busque dentro de las personas, de su conciencia y encontrará un escaso desarrollo personal, una conciencia primitiva, una educación fallida.

Las causas del materialismo consumista no pueden ser asignadas a un sistema económico. No son externas. Son internas. Están en nuestra conciencia y de ella no se encarga el capitalismo.

Post Scriptum

Esta columna aprovechó material de Martin, J. (2010). The Jesuit Guide to (Almost) Everything: A Spirituality for Real Life. HarperOne, pp 181 y 182.

En otras palabras, esta columna argumenta que el materialismo consumista es causado por un vacío moral y no por el capitalismo. Ese vacío moral afectaría igualmente al socialismo y a cualquier otro sistema económico.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras