Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Crímenes Políticos Perfectos
Eduardo García Gaspar
14 octubre 2011
Sección: CRIMEN, POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión, Y FABULAS E HISTORIAS
Catalogado en: ,


El tema es un favorito de las narraciones policiacas. Es la posibilidad del crimen perfecto.

Está definido como el cometer un crimen, generalmente un asesinato, sin ser jamás capturado.

En una película, uno de los protagonistas explica esa posibilidad con una historia fascinante.

La historia de un matrimonio con muchos años de casados. Los hijos viven en otras ciudades. El marido odia a su esposa. La odia hasta el aborrecimiento más extremo. Decide matarla con el crimen perfecto.

Para tal cosa, estudia cómo hacerlo y hace anotaciones. En una libreta apunta diferentes métodos, incluso con diagramas y dibujos.

Estudia Física para simular accidentes mortales. Estudia Química para conocer más de venenos y sustancias tóxicas. Estudia Medicina para aprender de enfermedades contagiosas.

Estudia acerca de armas, pistolas, cuchillos, agujas, sogas. No se detiene allí. También estudia Filosofía sobre el crimen.

La libreta es voluminosa. Toda manuscrita, incluye meditaciones. Piensa que el mejor crimen es aquel que por el que un tercero es culpado y juzgado. Reflexiona sobre las debilidades potenciales de toda coartada: siempre tienen ellas un punto débil que creará sospechas, siquiera posibles.

Y un día sucede algo extraordinario.

La esposa llama a la policía y se acusa de haber matado a su marido con unas tijeras que le clavó en el pecho. Alega haberlo matado en defensa propia y les muestra la libreta, llena de apuntes sobre cómo matarla.

La llevan a juicio y se le declara inocente. Efectivamente, ella actuó en defensa propia. La libreta es la evidencia central del proceso. Era la prueba indudable de los planes para matarla.

Vive ella el resto de sus días como viuda. Tiene una vida cómoda. Al cabo de los años muere y los hijos se encargan del funeral. Revisando sus cosas, encuentran la libreta que la viuda había conservado. La leen y se horrorizan. Las descripciones de los diversos métodos para matarla son terribles.

Uno de los hijos la lee y pregunta, “¿No es esta la letra de mamá?” Efectivamente era la letra de la viuda.

Es la historia de un crimen casi perfecto. No lo fue porque al final se supo la realidad. Si la viuda hubiera destruido la libreta, nadie lo habría sabido. Fue quizá el orgullo personal el que hizo que la viuda guardara la única posible prueba de su culpa.

Más aún, la historia tiene una debilidad: supone que durante el juicio no se comprobó si la letra de la libreta era del marido. Quizá lo explícito y cruel de los apuntes distrajeron la atención.

La posibilidad del crimen perfecto, ilustrada aquí en una de sus posibilidades, muestra la forma de realizarlo. Es un engaño perfecto y puede realizarse cuando se determina otro culpable.

Cuando se prueba que el otro, un inocente, es culpable, el verdadero culpable se libra de toda sospecha. La lección es aplicable en otros terrenos.

Uno de ellos, quizá el más pintoresco de todos, es el de la política. El truco de encontrar culpables a otros es muy usado.

Una de las instancias en la que esto sucede es la de la inflación: el gobierno imprime más dinero, lo que eventualmente termina generando inflación tiempo después. La gente protesta y el gobierno de inmediato acusa a la codicia de los comerciantes.

La gente, en general, los encuentra culpables y el gobierno ha cometido un crimen perfecto al ser librado de la responsabilidad por la inflación.Un caso reciente ha sido culpar a la avaricia de Wall Street. También, cuando la moneda mexicana ha perdido valor, se ha culpado a los especuladores internacionales.

O bien, si por ejemplo el gobierno baja la tasa de interés creará al final una crisis económica, cuya culpa será fácilmente asignada a la avaricia de los banqueros. Incluso la gente marchará frente a los bancos en protesta.

Pero en política hay más inventiva e imaginación.

También se usa otro truco, otro crimen perfecto. Es distinto al de culpar a un inocente. Este truco es diferente y consiste en difuminar la culpa, esfumarla en porciones tan pequeñas y confusas que se pierden en la complejidad.

En México, por ejemplo, esto ha sucedido con los permisos a los casinos: hay demasiados permisos y autorizaciones, que se mezclan en el tiempo con diferentes personas y con distintas entidades gubernamentales. Tan laberíntico que la culpa se desvanece en porciones incomprensibles. Con el tiempo, todo se olvida.

El tema bien vale una segunda opinión por la posibilidad de ver las acciones de gobierno desde otro punto de vista. Los malos resultados de políticas gubernamentales son demasiadas veces casos del crimen perfecto, cuando un tercero ajeno al asunto, es encontrado culpable del desacierto gubernamental… y los ingenuos lo creen.

Termino con un ruego al lector, el de no dejar de considerar al gobernante como el culpable real de mucho de lo que nos sucede.

Post Scriptum

La cinta a la que me refiero es The Oxford Murders (2008), la que trata de un asesino en serie, y donde se cuenta el caso de la viuda, que aquí escribí con algunas variaciones.

El crimen del déficit público impagable puede ser otro caso del crimen perfecto: los culpables permanecen sin castigo, incluso en el poder y terceros cubren los costos de crimen. Más aún, protestas en las calles exigen que se siga cometiendo el mismo crimen.

Un clímax del crimen perfecto en terrenos políticos es la creación del culpable favorito y usual. Consiste en lograr que la imaginación de un gran número de ciudadanos acepte la existencia de un enemigo oculto del gobierno, culpable automático de lo que salga mal y excusa justificada de decisiones arbitrarias.

La teoría del complot es una variante del culpable usual y acostumbrado, que tiene el efecto de retirar la culpa propia del gobernante para asignársela a un grupo oculto. Un caso típico del crimen perfecto: el gobernante realiza actos que tienen malos resultados, como por ejemplo controlar precios, y de esos resultados culpa a los enemigos del pueblo o cosas por el estilo.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



1 comentario en “Crímenes Políticos Perfectos”
  1. Corina Dijo:

    Si ha dado tanto resultado culpar a Wall Street de avaricia, que Obama tiene todavia un porcentaje mas que los candidatos de la oposición, para el 2012, pues estas manifestaciones han sido muy oportunas para desviar la atencion del verdadero culpable de la crisis economica en Estados Unidos y en el mundo, acaso no estan en gran crisis economica los Paises Europeos con gobiernos Socialistas como España Grecia y Portugal, y ahora mismo Estados Unidos, con el gobierno Socialista de Obama. Que estos Paises tambien han tenido su dosis de protestas sobre todo en Grecia, ¿a quien culpan?





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras