Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Crisis ’29: Alargar la Agonía
Eduardo García Gaspar
25 enero 2011
Sección: ECONOMIA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Todo empezó con una pregunta de alguien muy curioso, ¿cuántos años duró la Gran Depresión?

La idea que yo tenía era de más de diez, pero alguien con mayor conocimiento que el mío dijo que unos tres o cuatro.

Como en otros casos, la realidad es más compleja que eso. Conocer algo de esto bien vale una segunda opinión. Todo por una razón, la comparación que se hizo entre la Gran Depresión y la crisis iniciada el 2007-2008.

Hay ciertos parecidos.

Ambas son crisis considerables. Ambas tuvieron un cambio de gobierno en EEUU. Después de Hoover, con fama de favorecer los mercados libres, siguió Roosevelt con una reputación de favorecer el crecimiento gubernamental. Después de Bush, con la misma fama de Hoover, siguió Obama, con la misma reputación de Roosevelt.

Ni la fama de Hoover ni la de Bush son reales, ambos favorecieron el crecimiento estatal. La fama de Roosevelt y la de Obama sí son merecidas, los dos han basado sus soluciones en mayor gasto gubernamental, elevando aún más la cifra de sus antecesores.

El desempleo en 1930 fue de casi 9%, al año siguiente de 16, al siguiente de más de 23. En 1933, de 25.

De 1929 a 1933, la producción cayó más de una cuarta parte. Este es el período que se reconoce técnicamente como la Gran Depresión, pero en realidad la gravedad no se detuvo allí.

Hay otro período en 1938, diez años después del inicio de la Gran Depresión, cuando las cosas empeoraron y el desempleo se elevó a 19%.

La cosa estaba tan negra que el secretario del tesoro, durante la administración de Roosevelt, Henry Morgenthau hizo su célebre comentario. El de hemos elevado la deuda indeciblemente y logrado nada, el desempleo sigue igual.

La cosa se pone más interesante con la comparación de otra crisis anterior y poco conocida: la de 1921 a 1923. En su primer año, el desempleo fue de casi 10%, al año siguiente, de casi 7 y el año final, de casi 3. Todo resuelto en poco tiempo y sin intervención gubernamental importante.

Vuelvo al desempleo de la Gran Depresión.

En 1934 era de casi 22%, al año siguiente de 20. En 1936 de 17 y al año siguiente de 14, al siguiente de 19. Total, en 1941, era de casi 10.

Más de diez años después se llegó a un desempleo menor, pero alarmante, similar al que hoy causa temores en EEUU.

La conclusión general es obvia: salir de la Gran Depresión tomó demasiado tiempo, se prolongó el sufrimiento de los ciudadanos por un período innecesario. Crisis o tropiezos anteriores tomaron tiempos muchos menores para solucionarse.

¿Qué se hizo para prolongar los problemas?

Conseguí una lista de las cosas que fueron hechas por las dos administraciones juzgadas culpables, la de Hoover (1929–1933) y Roosevelt (1933–1937, 1937–1941, 1941–1945).

Primero, hacer que todo se mantenga igual que antes, como inversiones y sueldos. Esto equivale a una especie de ignorancia del enfermo que pretende que su vida siga igual. Se parece a lo que López Portillo hizo en México, elevó los salarios al comienzo de la crisis del ’82.

Segundo, obstaculizar el comercio internacional, con la idea de proteger industrias y empleos nacionales. Se produjeron reacciones y, menores exportaciones estadounidenses como consecuencia.

Tercero, se implantaron políticas de gran gasto de gobierno y se elevaron los impuestos. Esto concentró el poder en el ejecutivo federal, donde se decidían las cuestiones económicas en conjunto con los grandes intereses corporativos y sindicales (e incluso se hicieron gastos públicos con propósitos re-electorales del presidente).

Cuarto, se implantaron numerosos programas de gobierno que intervenían en la economía, a tal nivel que hubo un serio conflicto con la Suprema Corte a la que Roosevelt amenazó seriamente y ésta cedió.

Todo lo anterior tiene un común denominador: el gobierno se nombró a sí mismo como el proveedor de la solución definitiva de la crisis de 1929. Sus acciones la convirtieron en la Gran Depresión, del ’29 hasta el ’41, o algo así. Esas acciones son una lista de lo que no debe hacerse.

Y esto es lo que resulta asombroso y temeroso.

Asombroso porque la peor solución dada a una crisis económica tenga ahora la fama de haber sido la mejor solución jamás tenida. Y temeroso porque eso es lo que se tenía en mente hacer en 2008.

Post Scriptum

Los datos fueron tomados de Murphy, R. (2009). The Politically Incorrect Guide to the Great Depression and the New Deal (The Politically Incorrect Guides). Regnery Press.

Hay más ideas sobre el tema en ContraPeso.info: Crisis 2008, con muchas columnas que explican razones causas y malos análisis de esa crisis.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras