Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Dos Direcciones Opuestas
Eduardo García Gaspar
5 agosto 2011
Sección: LIBERTAD ECONOMICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Es un asunto de reformas, como el de muchas otras partes. Sucede en Cuba. Fue reportado que la Asamblea Nacional en ese país aprueba reformas económicas.

Se trata de un apoyo a las iniciativas de Raúl Castro y su intención es la obvia, mejorar la economía que está en un estado lamentable.

El reconocimiento es digno de poner sobre la mesa. Reconocer que se necesitan reformas es igual a aceptar que lo anterior anda mal. Y eso anterior es el corazón del socialismo, la propiedad estatal de los medios productivos, la centralización de la economía.

Muy tardío reconocimiento, pero no deja de ser valiente.

Según la BBC, en esa nota, las reformas van desde el establecimiento de empresas pequeñas hasta la reducción de la burocracia. Hay indicios también, se dijo, de cambios en las leyes de viajes y emigración.

También, con un toque autoritario, se sabe que quienes se opongan a las reformas podrán enfrentar penas legales.

Hasta aquí, la noticia tiene gran interés por ese reconocimiento implícito del fracaso socialista en la isla. No tiene la grandiosidad espectacular de la caída de un muro, pero sí lo emocionante de cambios severos, algo al estilo de China: implantación del sistema capitalista por órdenes del gobierno.

Otras partes de la noticia son llamativas. Una de ellas es la idea de que la principal oposición a las reformas vendrá de la burocracia misma. No sorprende.

En todas las partes en las que se establece un sistema intervencionista, se crean grupos que viven de los beneficios que les crea. Mudarse al capitalismo significa un ataque a su fuente de ingresos.

Medidas concretas de las reformas se verán en la desaparición de un millón de puestos burocráticos y el retiro estatal de sectores agrícolas, de comercio y construcción. Se espera que pequeños negocios llenen los vacíos dejados por el estado.

Esto último es impresionante: el comunismo no considera que la persona tenga iniciativas económicas ni labor emprendedora.

El terreno general en el que nos movemos es el de las reformas: esas medidas sustanciales que intentan modernizar la forma de funcionar de un país. Y que en general tienden a dar un papel más relevante a las personas, disminuyendo el papel del estado en la economía.

En Cuba se muestran rasgos generales de la implantación de estas reformas.

Un rasgo es el de venir de arriba hacia abajo, como en China o Vietnam. Es un gobierno comunista, centralizado, autoritario, el que corrige errores pasados y modifica las reglas del juego.

Chile fue un caso similar, el de un gobierno dictatorial imponiendo ese tipo de reformas. Es más fácil de esta manera: el poder del gobierno se usa para hacerlas realidad como sea.

Es posible aventurar que tales reformas serán implantadas con mucho más esfuerzo en sistemas democráticos, en los que no existe un gobierno dictatorial. México es un caso de estos.

Se ha sabido por años la necesidad de modernizar la economía y, después de los años 90, nada realmente se ha hecho. Peor aún, muchos se oponen a las reformas.

Otro rasgo es la dirección del cambio. En esos países con gobiernos no democráticos, la economía se mueve del socialismo hacia el capitalismo. Rápida o lentamente, pero esa es la dirección que las reformas tienen.

Un contraste interesante contra los países que sí son democráticos, en donde la dirección es la opuesta.

Tome usted a Europa en general, con economías intervenidas, socialistas en realidad, en las que el gobierno juega un papel enorme. O, el caso de EEUU ahora, otra nación democrática, en la que la economía se mueve del capitalismo al intervencionismo (recuerde el ObamaCare).

No sé si lo anterior sea una especie de principio político que hace a la democracia una fuerza que tiende a incrementar el papel del gobierno y anular libertades.

No está mal considerar esta posibilidad ya que las elecciones suelen estar llenas de promesas que los gobiernos prometen cumplir, lo que sólo puede hacerse con un poder mayor en la economía.

Por su parte, los gobiernos socialistas no democráticos parecen ser más realistas, al reconocer que todo eso que prometieron ha sido imposible de cumplir. Y que, por eso, necesitan retirar al estado de la economía.

Post Scriptum

Hay más ideas en ContraPeso.info: Cuba y en ContraPeso.info: Reformas Estructurales.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



2 Comentarios en “Dos Direcciones Opuestas”
  1. Corina Dijo:

    Muchos halagos al actual Gobierno de Cuba, como si en verdad estuvieran haciendo grandes cambios, sigue la misma con otro Castro en el poder, el sufrimiento de esta gente por ya tantos años, tiene nombre y apellido Fidel Castro, y ahora su sucesor, porque no hay un verdadero cambio elecciones libres, que el pais tenga una esperanza de salir de espantosa miseria, y que sean gobernados todos sus actos. ¿Hasta cuando va a ser esto?,

  2. droctavio Dijo:

    Es novedoso hasta donde sé lo que apuntar direcciones opuestas: las democracias sólidas yendo hacia regímenes socialistas y los sistemas totalitarios yendo hacia regimenes capitalistas. Es como contrastar a China con los EEUU, pues el gobierno chino ha renunciado a sus ideas comunistas ortodoxas y en cambio el gobierno de EEUU ha abandonado sus ideas liberales.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras