Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
El Modelo y R. Crusoe
Selección de ContraPeso.info
5 octubre 2011
Sección: ECONOMIA, Sección: Análisis
Catalogado en: , ,


ContraPeso.info presenta una idea de Roberto Cachanosky, en Argentina. Agradecemos a Economía Para Todos el amable permiso de publicación.

La idea central del escrito es explicar de manera sencilla y real el “convencernos que se puede consumir antes de producir. ¿Cómo podría Crusoe comer cocos si no se toma el trabajo de bajarlos del cocotero?”

Luego de dar una charla sobre la situación económica y explicar por qué primero hay que producir y luego consumir, uno de los asistentes me decía que él pensaba que tal vez incentivar el consumo llevaba a más inversión y puestos de trabajo porque el empresario, ante la mayor demanda iba a querer aumentar su oferta.

Obviamente el planteo venía a cuento porque durante la charla yo había sostenido que el famoso modelo no cierra porque pretende impulsar el consumo dejando de lado la inversión y eso, en el largo plazo, es insostenible.

Para poder explicarle que primero está la producción y luego el consumo, como dice la ley de Say, se me ocurrió plantear el siguiente ejemplo.

&&&&&

Imaginemos a Robinson Crusoe solo en la isla en su primer día. Si Robinson quiere comer un coco (demandar), primero tiene que tomarse el trabajo de bajar el coco del cocotero. O, si Robinson Crusoe quiere comer un pez, primero tiene que pescarlo.

Es decir, si tomamos la economía más rudimentaria, vemos que antes de consumo inevitablemente hay que producir.

Imaginemos ahora que un día llegan a la isla de Robinson un grupo que viene de otra isla vecina y le propone a Robinson intercambiar sus telas por algo que tenga Robinson y que los otros isleños demanden.

Es evidente que Robinson primero tendrá que haber producido algo, cocos o peces, para poder intercambiar con los otros isleños. Nuevamente, primero Robinson generó un ingreso vía la producción (peces y cocos) y gracias a esa producción previa pudo intercambiar bienes con los isleños vecinos.

Supongamos que Crusoe puede bajar 6 cocos por día de los árboles. Consume 4 y 2 los ahorra. Esos dos cocos excedentes son los que le permiten realizar intercambios con sus vecinos.

¿Cómo puede Crusoe incrementar el intercambio para poder acceder a otros bienes que tienen los isleños de la isla vecina? Aumentando la producción de cocos que es su ingreso. ¿Cómo puede aumentar la producción de cocos? Dedicando parte de su tiempo a construir una escalera.

Los dos cocos que antes usaba para intercambiar los ahorra para consumirlos, mientras fabrica una escalera que le permita bajar 15 cocos por día. La escalera es un bien de capital y gracias ese bien de capital baja por día 9 cocos más. Eso en economía se llama incrementar la productividad.

El incremento de la productividad de Robinson se produjo gracias a que, primero ahorró cocos para consumirlos mientras construía la escalera, y ese ahorro lo invirtió en un bien de capital en vez de tirarse a tomar sol hasta que se le acabaran los cocos y tuviera que producir nuevamente.

Es decir, Crusoe no se consumió sus ahorros sino que los invirtió en un bien de capital que le incrementó la productividad y este incremento de la productividad gracias al mayor stock de capital le permitió acceder a niveles de consumo más elevados realizando una mayor cantidad de intercambios con sus vecinos gracias a que ahora tiene más cocos para intercambiar sin afectar su consumo diario de 4 cocos.

Obviamente que Robinson Crusoe podría no producir y demandarle a los isleños vecinos un Plan Universal por Naufragante. Ese plan le permitiría consumir sin tener que producir y dedicarse a tomar sol en la playa mientras los isleños vecinos generan ingresos con sus trabajos.

Claro que alguien tendrá que obligar a los isleños vecinos a entregar parte de su producción paras subsidiar a Crusoe así puede tomar sol mientras otros trabajan. Y ese alguien tiene que ser el jefe de los isleños vecinos que usará el monopolio de la fuerza para quitarles a los isleños parte de su producción y entregársela a Crusoe en forma de Asignación Universal por Naufragante.

Dicho en castellano básico, Crusoe viviría del trabajo ajeno y no tendría incentivos para producir, en tanto que los isleños verán reducido su ingreso (los bienes que entregan para financiar el Plan Universal para Naufragantes).

En otros términos, Crusoe solo podrá consumir sin producir, si el jefe de la isla vecina expolia a sus habitantes.

El dilema es si a la isla de Robinson llegan cada vez más naufragantes y todos exigen el Plan de Asignación Universal por Naufragante. El jefe de la isla vecina tendrá que aplicarles una carga impositiva cada vez mayor a sus isleños para financiar a la creciente cantidad de naufragantes que, en nombre de la inclusión social, habrá que mantener mientras toman sol en la playa.

&&&&&

Pero volvamos al punto en que Crusoe produce cocos e intercambia con sus vecinos.

Supongamos ahora que en otra isla hay gente que también produce cocos y supongamos que Crusoe convence al demagogo jefe de la isla vecina que mande a un grupo de guerreros a la isla para que los que también producen cocos no puedan intercambiarlos con los habitantes que producen telas.

Los que producen telas sólo podrán comprarle cocos a Crusoe que ya no tiene competidores porque el jefe de la isla vecina les impide comerciar. ¿Por qué Crusoe va invertir para producir más cocos y así tener más ingresos para generar un mayor intercambio con sus vecinos?

Dado que, en nombre de la producción nacional y la defensa de puestos de trabajo no hay competencia, lo racional es que ante la demanda de sus vecinos Crusoe ajuste por precio y no por cantidad.

Es decir, Robinson le va a pedir a sus vecinos más metros de tela por cada coco en vez de invertir en otra escalera. ¿Cómo termina la situación de los isleños vecinos? Con una caída en su ingreso real porque tendrán que entregar más telas por cada coco debido a que se eliminó la competencia.

&&&&&

En consecuencia, mi amable interlocutor se equivoca si cree que Crusoe va a invertir para abastecer la mayor demanda de sus vecinos al mismo precio y con más inversión si tiene la posibilidad de no enfrentar competencia alguna.

Este es el segundo punto. Nadie invierte porque haya más demanda, sino que invierte si espera obtener más utilidades realizando la inversión en vez de ajustar por precio porque no hay restricciones a la competencia.

El famoso modelo productivo ha caído en la trampa de creer que Crusoe puede consumir sin producir cocos. Es más, cree que Crusoe puede consumir cada vez más sin invertir en la escalera para aumentar sus ingresos medidos en cocos.

El nuevo paradigma económico o la invención de la pólvora que pretende haber descubierto el gobierno [argentino], es que Crusoe puede consumir sin producir y que puede aumentar su consumo (intercambio) sin invertir en la escalera para aumentar su producción (ingreso).

De lo que pretende convencernos el gobierno es que Crusoe puede consumir antes de producir y que puede aumentar su consumo sin invertir para incrementar sus ingresos (más cocos). Lo que nos dicen la gente del gobierno es que sin bajar un solo coco del cocotero, Robinson puede comprarles las telas a sus vecinos y que su ingreso crece sin construir la escalera (incremento de la productividad).

Y encima nos dicen que Crusoe va invertir en más escaleras y contratar a Viernes para bajar más cocos cuando el jefe demagogo de la otra isla prohíbe la importación de cocos aplicando los ROI (registro de operaciones de importaciones).

Es más, el jefe demagogo de la isla vecina encontró un negocio con estos de los ROI, porque empieza a pedirle el 15 a Robinson para que no emitir los ROI. Pero ese tema de corrupción en la isla es otra historia.

Lo más importante es entender que nadie puede demandar si primero no genera un ingreso. Crusoe solo podrá intercambiar bienes con sus vecinos si primero produce cocos. Y sólo puede demandar sin producir cocos si el jefe de la isla vecina se apropia de recursos de sus isleños para darle a Robinson la Asignación Universal por Náufrago.

El resultado es que la producción total (que es igual al ingreso) no aumentó, en todo caso bajó porque Crusoe consume pero no produce. Esto quiere decir que el ingreso se mantiene constante o disminuye si los isleños vecinos son sometidos a continuas arbitrariedades del jefe demagogo que les confisca una mayor parte de su producción para subsidiar a Robinson, armar un circo romano con un juego de playa llamado Castillos en la Arena para Todos y demás disparates del estilo.

En síntesis, acá no tenemos un nuevo paradigma de modelo económico que permite consumir sin producir. Los kirchneristas se equivocan si creen que inventaron la pólvora y descubrieron que se puede consumir antes de producir. Eso no existe.

Lo que existe es una fenomenal carga impositiva, confiscaciones varias y consumo de stock de capital que se destina al consumo, desestimulando la inversión, la productividad y, por lo tanto, haciendo previsible una caída futura del ingreso real de la gente.

A quienes creen que el kirchnerismo inventó un nuevo modelo económico les diría: no se hagan los rulos, porque la fiesta de consumir más de lo que se genera de ingresos, es insostenible en el largo plazo.

En economía no hay magia. Lo que hay son costos que en algún momento se pagan por haber querido hacer magia, que en vez de magia fueron barbaridades económicas presentadas como magia.

Nota del Editor

Cachanosky muestra una rara virtud en estos momentos, el sentido común de ir en contra de una postura tann popular como errónea: creer que el bienestar puede fabricarse estimulando la demanda, olvidándose de la producción.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras