Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Es Como el Agua
Leonardo Girondella Mora
24 agosto 2011
Sección: Sección: Asuntos, SOCIALISMO
Catalogado en:


El activismo gubernamental es una fuerza creciente por inercia —comprende formas variadas de pensamiento, bajo nombres como socialismo, dirigismo, intervencionismo, planeación central y similares.

La esencia de todas esas ideas es el establecimiento de un gobierno poderoso que asume para sí las decisiones que pertenecen a la libertad humana.

Todas ellas proponen y apoyan mecanismos de transferencia de poder del ciudadano para tomar decisiones, al gobierno y su estructura quienes de esta manera concentran poder retirado del ciudadano.

Un ejemplo muestra esto, el caso de los controles de precio —un retiro del poder que el vendedor y el comprador tienen para acordar precios entre ellos y que se adjudica al gobierno que los determina.

Lo mismo sucede con los subsidios, cuando el gobierno selecciona los sectores y empresas a los que dará privilegios sobre otros, lo que retira el poder del ciudadano para con sus decisiones favorecer o no empresas y sectores.

Hay también transferencia de poder y libertad, del ciudadano al gobierno, cuando este último asigna escuelas a las que irán los hijos de padres que ya no tienen ese poder de selección escolar.

Hace lo mismo el gobierno que usa impuestos para cubrir faltantes de fondos de pensiones de sus empleados, quitando al ciudadano la libertad de uso de dinero propio.

&&&&&

Explicado lo anterior, procedo ahora a proponer una idea: el activismo gubernamental es una fuerza creciente por inercia en toda ocasión y tiempo, que causa más males que bienes, y del que debe ser protegida la ciudadanía.

Siempre, bajo toda circunstancia, se presentarán oportunidades para el activismo gubernamental.

Demuestro esa tendencia al crecimiento estatal en dos casos extremos, el de un país pobre y el de un país rico.

• La circunstancia de un país pobre o escasamente desarrollado se presta admirablemente a la justificación de aplicar políticas intervencionistas —los gobernantes propondrán a su gobierno como un medio para la solución de la pobreza que se padece.

En este caso y circunstancia, los gobernantes propondrán consistentemente medidas intervencionistas para lograr la prosperidad del país: gasto público para crear empleos y para animar a la economía, impuestos redistributivos para labores sociales, regulación de importaciones para proteger empleo nacional, leyes laborales sesgadas a favorecer al empleado y otras más.

El objetivo del activismo gubernamental será el de promover el bienestar general, especialmente el de los más pobres —y será esa meta la que, sin realmente justificarlo, promueva la aplicación de medidas intervencionistas, como controles de precios, de rentas, salarios mínimos y otros similares.

En este caso, la mayoría de la población tiene escasos ingresos y poca educación, lo que la hace víctima simple de las promesas gubernamentales y su propaganda —el mito de que el monopolio petrolero estatal es de todos los mexicanos es un buen ejemplo de esta propaganda que vuelve a la población una masa dependiente de favores estatales.

• La circunstancia de un país rico, con alto ingreso per cápita y una economía poderosa se presta muy bien a la implantación del activismo gubernamental —los gobernantes propondrán a su gobierno como un medio para la distribución de la riqueza y la solución de la pobreza que padecen algunos de sus ciudadanos.

El medio ambiente de riqueza y abundancia se presta mucho a la difusión de ideas vagas que propugnen la creación de derechos a todo y, para lograrlo, se proponga al gobierno como un agente de cambio.

El clima intelectual que antes premiaba el trabajo y la previsión cambia a uno en el que se crean sentimientos de merecimiento injustificado.

En este caso, de un país rico, se propone como en el anterior al gobierno como el principal agente del bienestar general y también, sin ser justificado, comienza la implantación de medidas intervencionistas, como subsidios a industrias seleccionadas, crédito laxo a grupos vulnerables, subsidios a grupos de presión.

Dentro de un país rico, no hay muchas personas pobres e ignorantes que sean víctimas de promesas simples de ayuda que cree dependencia —lo que sí existe es un medio ambiente intelectual lleno de ideas que desprecian al trabajo y su resultado, la mejora personal; lleno de críticos sociales con ideas equivocadas sobre la sociedad y que sólo entienden que el gobierno es un hacedor de milagros.

&&&&&

Lo anterior ilustra que, por igual, en dos casos muy diferentes, el activismo gubernamental encuentra excusas para ser implantado —y esto es lo que debe preocupar como preocupa que el agua se filtre por la más pequeña de las grietas.

Demuestro así que el activismo gubernamental tiene, por diseño, esa cualidad, la de encontrar que cualquier ocasión le es útil para infiltrarse: si hay una crisis económica, eso es causa de mayor intervencionismo, lo mismo si hay un problema de obesidad, uno de precios altos o bajos, de educación, de lo que sea.

La causa por la que eso sucede es una mala interpretación del papel del gobierno, al que las personas entienden como un agente todopoderoso que tiene capacidad para resolver correctamente cualquier problema —es una terrible falta de imaginación creer que todo problema pueda ser solucionado por medio del intervencionismo.

La conclusión me parece clara —cuando se piensa que todo problema puede ser solucionado con mayor activismo gubernamental, ese activismo se filtrará con cualquier pretexto y en cualquier circunstancia.

Es un problema grave, es un problema de opinión pública errónea.

Nota del Editor

Hay más ideas sobre los temas en ContraPeso.info: Intervencionismo Económico y en ContraPeso.info: Socialismo.

Quisiera añadir otra instancia de activismo gubernamental, la del intervencionismo moral, cuando el gobierno interviene en la determinación de lo que es bueno o mal por decisión propia y conveniente a sus intereses.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras