Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Especuladores: Otro Complot
Leonardo Girondella Mora
7 enero 2011
Sección: MEDIOS DE COMUNICACION, Sección: Asuntos
Catalogado en:


Cuando un bien sube de precio, suele suceder que la capacidad de raciocinio de muchos se afecta.

Lo digo en serio —como el el caso reciente de un comentarista de radio que hablaba sobre el incremento de los precios del tomate en México.

Cuando se enfrenta una situación como ésa —de un bien que eleva su precio—, es normal que se busquen explicaciones del suceso. Esto es algo que llama la atención porque no sucede lo mismo cuando sucede lo opuesto y el precio se reduce.

En el caso del comentarista que menciono, esto fue muy marcado.

Su comentario estuvo dirigido a explicar la causa del aumento del precio del tomate —una intención que nada de reprobable tiene, pero que es asimétrica y debería también incluir comentarios sobre explicaciones acerca de la baja del precio del mismo bien en otro momento.

Lo que se saca de conclusión es aceptar que las elevaciones de precio llaman mucho más la atención que sus reducciones —lo que es normal porque precios más altos dañan y precios más bajos benefician.

Con los medios y su tendencia a señalar lo negativo más que lo positivo, no sorprende que se hable en ellos de los aumentos, no de las bajas.

Fue, además, muy llamativa la explicación que el comentarista dio —en resumen comentó que el precio elevado del tomate “se debía a la especulación, que eran los especuladores los culpables del alza en el precio” de ese vegetal.

Esta suele ser la explicación rápida e impensada del superficial cómodo.

Los “especuladores” conforman una explicación ideal para el perezoso: es vaga, abstracta, indefinida, además de vertiginosa y, lo mejor, se acomoda a la opinión pública mal formada.

Es igual a la teoría del complot —en la que un grupo oculto trabaja con total efectividad para realizar algo dañino para todos sin que pueda evitarse. Mencionando eso, todo queda aclarado en opinión de los que eso creen.

Que una persona promedio piense eso podría ser visto con lástima, pero que lo mismo afirme un comentarista de noticias es causa de desesperación.

Los precios de todos los bienes se mueven —está en la naturaleza misma de los precios el subir y bajar. Al hacerlo se convierten en información para productores y vendedores.

Si cuando el precio de un bien sube y de eso tienen la culpa los especuladores, tendría que explicarse la causa por las que el precio de un bien baja —algo a lo que los especuladores no conviene, pero que sucede.

No se trata de explicar las causas de una elevación de precio, sino las causas de los movimientos en los precios —para arriba y para abajo. El complot de los especuladores es una explicación fallida por incompleta.

Más satisfactoria es la explicación de movimientos en la demanda y la oferta —una noción muy conocida, pero que es sustituida por la visión cómica del villano especulador.

La ocasión a la que me he referido —la del comentarista y su explicación de un complot de especuladores— muestra el estado del conocimiento económico que poseen algunas personas en los medios de comunicación y el escaso sentido común que poseen.

Lo preocupante del tema es su consecuencia y que en este caso es la deseducación de algunas de las personas que lo escuchan y tienen en alta opinión. Entre las responsabilidades de los medios noticiosos está la de dar aportaciones que eleven la formación de sus audiencias —y que eviten explicaciones sin sentido.

Cuando se trata de explicar una elevación de precios, no sólo debe ser ella explicada, sino también su reducción.

El tomate no sólo sube de precio, también baja y se suele mover estacionalmente —lo que haría pensar que los especuladores toman vacaciones una buena parte del año y se sabe que están de regreso cuando los precios suben.

Eso que preocupa es, más ampliamente, que no sólo los políticos tengan en lo general un escaso conocimiento de la economía más fundamental, sino que esa ignorancia también se padezca en medios de comunicación.

Addendum

En lugar de culpar a los especuladores, el comentarista podía haber hecho referencia a información con mayor poder de explicación: de acuerdo con datos de la FAO los precios de los alimentos en el mundo se elevaron a niveles récord, no sólo el tomate. Y la causa de ese elevación, según fue reportado, fue una serie de condiciones climáticas negativas.

De eso puede deducirse que la oferta de alimentos se ha reducido. Con menor producción, es natural que el precio suba, especialmente si la demanda crece.

Nota del Editor

Un tema similar es tratado por el autor en Excusa Útil: Los Especuladores.

En Contrapeso.info: Columnistas hay una buena cantidad de casos en los que se examinan críticamente posturas de comentaristas. Uno de ellos es particularmente llamativo, Muerte Por Adjetivos.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras