Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Está en el Planteamiento
Eduardo García Gaspar
17 octubre 2011
Sección: FALSEDADES, POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


La solución que usted proponga a un problema cualquiera será buena o mala dependiendo de cómo plantee el problema.

Si el problema está expresado y planteado correctamente, es probable que la solución será buena. Y lo contrario.

Toda la diferencia está en el planteamiento del asunto, el cómo se entiende el problema.

Un caso de esto se tiene ahora en México. Un grupo de empresarios hablaron México: una economía con poca brillantez e índices de pobreza que podían ser reducidos. Añadieron otros detalles, pero eso es lo que en resumen dijeron. Están en lo correcto. No hay mucho que agregar.

Excepto por el gran detalle del planteamiento del problema, la manera en la que lo enmarcaron.

Lo comprendieron como un problema de mal desempeño económico cuya causa es el partido del presidente en el poder. La manera de plantearlo apunta a una causa, de varias otras posibles, y por eso está equivocado. Es un planteamiento malo.

Es revelador ver que ese planteamiento contiene una respuesta única, predeterminada y oculta.

Esos empresarios entendieron el problema económico de México como el resultado del partido del presidente elegido. Es comprender el problema siguiendo una línea fallida de pensamiento:

• al PAN se le dio la oportunidad y no dio resultados,

• el PRI tampoco dio resultados antes,

• ahora es tiempo de darle oportunidad al PRD.

Cuando alguien plantea el problema de la no tan buena economía mexicana como uno causado por el partido de quien está en la presidencia, es obvio que sólo tendrá una solución a proponer: la de cambiar de presidente a uno de otro partido, el que sea.

Es un razonamiento erróneo porque en su planteamiento se esconde la única solución posible (y simplista).

Puede ser comparable con la situación del que se casa por primera vez con una alemana y le va mal en su matrimonio. Para el segundo matrimonio decide darle una oportunidad a las canadienses y se casa con una. Le va mal también y decide que ni las alemanas ni las canadienses son buenas esposas, que ahora se casará con una brasileña porque hay que darle una oportunidad a ellas.

En el caso que trato, se plantea el problema igual: el PRI tuvo su oportunidad y falló, el PAN también la tuvo y falló, ahora ¿qué debe hacerse?

La única solución al problema planteado así es que hay que darle la oportunidad al PRD y esperar que ahora sí salgan las cosas bien. Igual que darle una oportunidad a las francesas si con la brasileña no se tiene éxito en el matrimonio.

Lo que creo que bien vale una segunda opinión es apuntar con claridad la importancia del planeamiento del problema.

En este caso, esos empresarios lo entienden como tener en la presidencia al presidente de un partido. Es un planteamiento pueril y primitivo. Ignora variables significativas, situaciones distintas, resultados mixtos (por ejemplo, coloca en la misma categoría a Echeverría, a Lázaro Cárdenas, a Zedillo).

Es un caso de la falacia del razonamiento que en su propio planteamiento contiene ya la respuesta.

Si usted quiere plantear con mayor exactitud el problema, es mejor camino hacer de lado a los partidos y a las personas, para poner atención en las políticas económicas aplicadas, no importa por quién, y ver sus resultados. Más aún, deben considerarse las políticas económicas de otros lugares y sus resultados.

Plantear la solución de un problema de pobreza posible de evitar en la elección a presidente de un partido diferente, es cometer un error de esperanza infundada.

Ese nuevo presidente de otro partido puede intentar aplicar políticas económicas peores o mejores que no son conocidas de antemano. Es decir, esos empresarios piden elegir a un nuevo presidente ignorando las políticas que aplicará. Es difícil sufrir más miopía mental.

Siguiendo la misma manera de pensar, el hombre de los matrimonios múltiples entiende que ellos fracasan debido a la nacionalidad de la esposa y pasará la vida esperanzado en encontrar la nacionalidad ideal.

Igual que quien cree que la economía fracasa por el partido al que pertenece el presidente, el que va a pasarse la vida buscando al presidente diferente del partido diferente… en lugar de las políticas correctas.

Para mostrar mejor el error de estos empresarios, supongamos que su solución, la de tener un presidente del PRD falla, entonces se quedarían inmovilizados. La única solución posible, según ellos, sería buscar a otro presidente de otro partido y colocar en él de nuevo todas las esperanzas.

En fin, lo que he querido apuntar es que el buen planteamiento de los problemas es de una importancia central.

Un mal planteamiento, como en este caso, ilustra muy bien cómo ello lleva a una solución sin fundamento alguno, que sólo puede crear una esperanza alocada sobre la construcción de una sociedad perfecta… posible sólo si se cambia de presidente a uno de otro partido.

Post Scriptum

Los empresarios a los que me refiero son los patrocinadores de Despierta México y que, según fue reportado, entienden el problema de México como uno del partido del presidente, lo que les ha llevado a apoyar a López Obrador, creyendo que cambiar a ese partido es suficiente como para resolver al problema de la pobreza en el país.

El error de plantear un problema de manera que ya contiene una única solución predeterminada, tiene la misma consecuencia del razonamiento más primitivo del más ignorante: descansar en la esperanza de que un cambio de partido en la presidencia sea la solución automática a los problemas del país.

¿Qué tan crédulo se puede ser?

No es un error nuevo el cometido, Esopo lo ilustró en su fábula de las ranas.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras