Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Fallas Del Diagnóstico
Leonardo Girondella Mora
19 agosto 2011
Sección: ECONOMIA, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


Intento en lo que sigue colocar frente a frente a dos formas de pensar —en una esquina eso que se llama mercados libres y en la otra, al keynesianismo.

Mi intención es mostrar que la mayoría de las veces en las que se afirma que “ha fallado el libre mercado”, en realidad ha sucedido otra cosa: ha fallado el diagnóstico del poblema.

Inicio con las definiciones breves de ambas posiciones.

• En los años 30 del siglo 20, un economista británico de apellido Keynes creó lo que tiempo después se llamó keynesianismo: la opinión de que los mercados libres necesitan ser intervenidos con medidas gubernamentales para que funcionen mejor.

Concretamente, propone la implantación de medidas contracíclicas: el gobierno bombea dinero a la economía en las épocas malas y retira dinero en las buenas. La idea general es corregir fallas del mercado con esas medidas que suavizan y corrigen los ciclos económicos.

Por extensión y contagio, keynesianismo suele ser un término menos específico, que propone en lo general una intervención estatal en la economía con el propósito de corregir fallas del mercado.

• Los mercados libres, liberalismo, o bien libertad económica solamente, piensan de manera opuesta —sostienen que los mercados, cuando son realmente libres, se ajustan de forma eficiente y rápida, sin necesidad de intervención estatal.

Más aún, en esta esquina liberal se piensa que la intervención estatal distorsiona los precios y agrava los riesgos de crisis económicas. Para esta manera de pensar, la libertad económica no está exenta de defectos, pero es muy superior a la intervención estatal.

&&&&&

La esencia del enfrentamiento de esas opiniones es la discusión sobre si la economía será o no mejor con la intervención estatal o sin ella —es el viejo choque de creencias entre socialistas y liberales y es, realmente, la disyuntiva económica en todas partes.

No es muy complicado comprender el dilema explicado de esa manera, simple y amigable. Un ciudadano comprendería con facilidad las dos opciones y votaría por el partido que más se acercara a su opinión.

Es muy desafortunado, sin embargo, que algo tan simple haya sido innecesariamente complicado por un error muy difundido.

Es en extremo frecuente que gobiernos interventores en la economía sean confundidos con gobiernos que apoyan mercados libres. En México, por ejemplo, es un malentendido común el pensar que se tiene un gobierno liberal cuando en realidad se tiene un gobierno intervencionista.

La confusión tiene consecuencias que explico.

Un país cualquiera tiene un gobierno que interviene en la economía —lo que sería un gobierno intervencionista en algún grado. Ese gobierno enfrenta una crisis y para solucionarla se propone elevar la intervención económica, es decir, hacer más extremo al intervencionismo ya presente.

Sucede eso porque se cree, erróneamente, que el gobierno actual es partidario de los mercados libres, cuando en realidad es intervencionista. Si se piensa que el gobierno es liberal, sucederá lo natural: se culpará al liberalismo del gobierno la mala situación económica y se pedirá implantar medidas intervencionistas.

Lo opuesto de lo que debe hacerse. Esto sucede una y otra vez.

Por ejemplo, la administración estadounidense, antes de la actual, era claramente intervencionista pero se creía que era liberal —consecuentemente se acusó a las fallas del mercado y se pidió la intervención estatal para corregirlas. Se ignoró que lo anterior no era liberalismo, sino intervencionismo.

Un caso similar es el de México, como apunté. Es común creer que el país, que tiene un desempeño económico mediocre, vive bajo un régimen de mercados libres —en realidad no, su economía está fuertemente intervenida por el estado, aunque en la superficie se perciban mercados libres.

&&&&&

Con estas precisiones he pretendido mostrar una de las razones centrales por las que los gobiernos, con el voto de muchos, toman medidas opuestas a las adecuadas: sufren los efectos del intervencionismo económico y para resolverlos se implantan medidas aún más intervencionistas —no menos, que es la solución correcta.

 

Nota del Editor

Hay más ideas al respecto en ContraPeso.info: Intervencionismo Económico. También en ContraPeso.info: Liberalismo.

Añado una de mis comparaciones favoritas: solucionar el mal desempeño económico con aún mayor intervencionismo, por sufrir una confusión como la señalada por el autor, es igual a querer curar una cirrosis, mal diagnosticada, causada por el consumo de alcohol, recetando al paciente que beba más.

En ContraPeso.info: México no es Liberal, las columnas intentan corregir la impresión de que el sistema económico mexicano es liberal. Obviamente no lo es y, por eso, las fallas que tenga no pueden ser asignadas al liberalismo.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras