Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Falso Empleo Verde
Selección de ContraPeso.info
26 septiembre 2011
Sección: ECOLOGIA, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


ContraPeso.info presenta una idea de Kenneth Spence. Agradecemos al Acton Institute el amable permiso de publicación.

El autor es communications associate en el Instituto Acton. La idea central del escrito, originalmente titulado Solyndra and the False Hope of Green Jobs, es examinar el caso de una empresa quebrada, Solyndra, y sobre eso examinar el tipo de empleo creado por casos como ése.

Fotografías del tour del presidente [Obama] a Solyndra en 2010 han sido la compañía de casi todo artículo escrito acerca de la quiebra de esa empresa, y han tenido más significado de lo que se dan cuenta los periódicos.

Se ve al presidente como si estuviera visitando una planta de su propiedad y, en verdad, un préstamo federal de 535 millones fue tanto la causa de la nueva planta de Solyndra como el espíritu empresarial de sus fundadores.

La subsecuente quiebra de este abanderado de empleos verdes es un recordatorio doloroso de que el trabajo —el verdadero trabajo humano— no es mero empleo y la política que esto ignore, fallará.

Estímulos como el del préstamo a Solyndra vienen de la preocupación de Washington por los empleos, lo que es bien intencionado. Millones de personas han perdido sus empleos desde el crash de 2008 y una recuperación económica está en concordancia con el bien común.

Pero la preocupación por el empleo, en sí misma, es peligrosa. La dignidad del empleo de una persona no proviene de su salario sólo. Más bien, viene de su naturaleza —la persona está llamada a trabajar, a cultivar la tierra, desde el mero principio, y la nobleza de su trabajo está envuelta en su actividad propia y sus fines. No beneficia a la persona realizar un trabajo que carezca de consecuencia.

Tristemente, en la prisa por “crear empleos” por medio de estímulos gubernamentales, poca consideración se da a lo que el trabajo en realidad es, ni a cómo poder crear más. Se considera suficiente que el empleo sea de nueve de la mañana a cinco de la tarde, y que venga con un sueldo pagado a tiempo.

El movimiento de los empleos verdes es especialmente culpable de esta actitud poco reflexiva —es verdad que nunca se ha definido qué es un empleo verde y que diversas instituciones dan definiciones muy variadas. Si no se conoce aproximadamente qué es un empleo verde, no será posible saber si ellos son compatibles con la dignidad del trabajo humano, y si los gobiernos son capaces realmente de fomentar su creación.

La naturaleza indefinida de un empleo verde es uno de los muchos problemas señalados en marzo de 2009 en el escrito de Andrew P. Morriss et al., 7 Myths About Green Jobs, (sí, publicado en mismo mes en el que el Departamento de Energía [de EEUU] anunció el préstamo a Solyndra).

Cada mito señalado y criticado por los autores, cada problema sistémico con la industria verde financiada con fondos públicos, tiene su raíz en un mal entendimiento del trabajo.

Por ejemplo, la política de empleos verdes enfatiza la creación de empleo por encima de la productividad y eso resulta en empleos menos productivos y mal pagados. Citando a los autores de los 7 Mitos, “Los estimados de empleos verdes prometen un empleo expandido (agradable y bien pagado)”. Véase también un nuevo libro, The False Promise of Green Energy de Morriss, et al. Cato, 2011.

Usted puede proveer empleos extensos, y agradables y bien pagados si usted inventa el algoritmo de búsqueda de Google. De otra manera, debe esperarse un crecimiento más pedestre.

Irónicamente, el estrecho enfoque en empleos creados por los negocios verdes significa que sus defensores miden a la industria de acuerdo con los recursos que consume, no con los que produce. Abogados, contables y otro personal de apoyo realizan un trabajo significativo sin el que los negocios no funcionarían, pero no puede tenerse una economía en la que sólo existieran consultores y abogados y contables.

Lo que al principio parecía un misterio —cómo haber gastado 535 millones en 1,100 empleos y después de dos años despedir a todos — se vuelve más claro. Como se encontró en el estudio de los 7 Mitos, “Una constante en la literatura de los empleos verdes es la idea de que la meta es maximizar empleo, no maximizar el bienestar humano”.

Si el gobierno federal [de EEUU] y el cabildeo de los empleos verdes no entienden al trabajo humano, ¿En quién debe confiarse la creación de empleos? En el emprendedor.

Las fotografías del presidente Obama en Solyndra muestran al emprendedor sustituido por el gobierno, y eso es la cosa más preocupante del asunto.

Los riesgos tomados dentro del mercado libre por el emprendedor están calculados para rendir una ganancia. Esa ganancia es, como lo expresó el Papa Juan Pablo II, “el resultado de la expansión general del trabajo y la riqueza de la sociedad”.

El emprendedor debe crear empleos con sentido o de otra manera encarar las consecuencias impuestas por el mercado.

Los gobiernos, debido a su poder coercitivo, no sienten las consecuencias de su fracaso. El Departamento de Energía [de EEUU] es el antagonista del emprendedor: ha tomado 535 millones y los ha tirado, durante dos años, a la basura.

La pérdida no fue intencional, pero sí predecible, y debemos esperar que suceda de nuevo porque el funcionamiento de ese departamento como un cuerpo regulatorio es consumir, no producir —mientras que se pretenda que un empleo es nada más que un escritorio y un sueldo, los empleos serán creados con pérdidas.

Ningún brazo del gobierno puede comprar empleos como genéricos y promover el bien común, porque esa compra hace genérico al trabajador y lo desviste de la dignidad del verdadero trabajo.

Nota del Editor

La idea central de K. Spence es realmente notable y, parece, no sólo aplicable al caso de los empleos verdes: la obsesión con la creación de empleo, como una meta en sí misma, crea trabajos sin consecuencia ni significado, sin creación y eso es indigno.

Los 7 Mitos a los que hace referencia el autor son:

  1. Everyone understands what a green job is.
  2. Creating green jobs will boost productive employment.
  3. Green jobs forecasts are reliable.
  4. Green jobs promote employment growth.
  5. The world economy can be remade by reducing trade and relying on local production and reduced consumption without dramatically decreasing our standard of living.
  6. Government mandates are a substitute for free markets.
  7. Imposing technological progress by regulation is desirable.

Hay más ideas sobre el tema en ContraPeso.info: Empleo.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.




esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras

Septiembre 15 y 16

El lunes 15 y el martes 16 de septiembre, no publicaremos columnas. Tampoco enviaremos el boletín. ¿Descanso, vacaciones? No, trabajo de planeación.