Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Gobierno: Depredador Económico
Eduardo García Gaspar
7 febrero 2011
Sección: GOBIERNO, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Todos conocemos al menos uno de esos casos. Esos de personas que viven por arriba de sus recursos.

Gastan más de lo que ganan. Compran más de lo que pueden. No es que no ahorren, sino que al contrario, adeudan más de lo razonable. Son casos que reprobamos.

Los consideramos instancias de gente que no maneja con inteligencia sus finanzas y que, tarde o temprano, entrará en crisis económica. Van en contra del sentido común y la prudencia. Se debe gastar en lo necesario, no en lo superfluo y, sobre todo, debe saberse vivir dentro de los medios que se tienen.

No es complicado. No es difícil de entender.

Y, sin embargo, por algún extraño mecanismo, se tiene un fenómeno contrario a ese sentido común y que demasiados ven como positivo. Sí, dicen estos que gastar más de lo que se tiene es bueno, que endeudarse más de lo factible también lo es.

Tomemos un humilde ejemplo, el de la deuda de uno de los estados mexicanos, la de Nuevo León. En un reportaje reciente se reveló información (El Norte, 3 febrero 2011).

Según algunos expertos, no es recomendable que la deuda pública exceda de un tercio de los ingresos de su gobierno. El problema es que esa deuda estatal ya rebasa la mitad de los ingresos y este año llegue a dos tercios.

Según la ley de egresos del estado para 2010, el gasto será de 46.6 mil millones. Para poder gastar esos miles de millones, se necesitaría tener un principal de unos 940 mil millones de pesos invertidos al 5 por ciento.

En dólares, eso sería alrededor de unos 75 mil millones.

Como comparación, en 2010, fue reportado que Carlos Slim era el hombre más rico del mundo, con una fortuna de 53,500 millones de dólares. Es decir, Slim requiere aumentar más o menos 50 por ciento su fortuna para igualar el capital que se necesita para gastar lo que un estado en México gasta.

Curiosamente, al lado de la noticia que reportaba el peligroso aumento de la deuda de Nuevo León, se reportó también que la fortuna de Slim había aumentado en 37%. Es decir, este gobierno estatal sigue siendo más rico que el hombre más rico del mundo. Pero no es esa la única diferencia.

Entre Slim y ese gobierno estatal hay otras facetas dignas de mencionar. Slim es propietario de su fortuna y del gasto de de ella puede hacer. Los gobernantes de Nuevo León no son propietarios de lo que gastan, es dinero de otros y ellos actúan como una especie de delegados.

Lo que con ese dinero hagan no afecta a sus personas ni a sus propiedades. Peor aún, los gobernantes toman decisiones de gasto sin asumir las consecuencias de ese gasto en plazos más allá de la duración de su gobierno.

Si, por ejemplo, dentro de cinco o seis años, en Nuevo León se presenta una crisis por deuda estatal, los actuales gobernantes no padecerán sus efectos.

Viendo el caso de la familia que gasta más de lo que tiene y puede, y considerándolo una mala práctica, me parece que es algo fuera de toda razón que en los gobiernos se practique lo que en una familia se piensa que es reprobable. Va contra todo sentido común, contra toda lógica y, por necesidad inevitable, conduce a problemas futuros de consideración.

Hay un principio de acción en el cuidado del medio ambiente que es razonable.

Se trata de cuidar a la naturaleza en el largo plazo, pensando en las consecuencias que tengan generaciones futuras. Bien aplicado es una conducta razonable, una que no se aplica en el caso del medio ambiente económico de generaciones futuras.

Igual que en algunas partes se acaba sin sentido con bosques que no son renovados, los gobiernos están acabando sin conciencia con recursos financieros que alterarán la vida de generaciones siguientes. Ellas estarán pagando la irresponsabilidad de una ignorancia supina de gobiernos actuales.

No son asuntos complejos, no necesitan grandes teorías económicas, no se requiere tener una mente superdotada para comprender lo que se está haciendo, depredar el bienestar futuro.

Señalar lo anterior bien vale una segunda opinión, dadas las consecuencias que pueden ser anticipadas con buen grado de certidumbre. Pocas cosas causan pobreza en este mundo como el desperdicio necio de recursos escasos que podrían usarse, de estar en otras manos, en oportunidades de real desarrollo.

Post Scriptum

Hay más ideas sobre el tema en ContraPeso.info: Finanzas Públicas.

La idea de comparar fortunas estatales y privadas es de Arnold Kling, véase Los Multimillonarios Reales.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras