Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Gracias, Brown y Demás
Eduardo García Gaspar
15 abril 2011
Sección: EFECTOS NO INTENCIONALES, RELIGION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Cuanto más hablan, en ciertas ocasiones, de una cierta cosa, más me convenzo de lo contrario. Es como una forma de persuasión en sentido contrario.

Una ilustración de este tipo de convencimiento en reversa fue una noticia española. Fue reportado que

“Ante el anuncio de una ‘procesión atea’ en Madrid el próximo Jueves Santo, la nueva delegada del Gobierno en Madrid, María Dolores Carrión, ha intentado de momento ‘lavarse las manos’ y no tomar ninguna decisión al respecto…” (Análisis Digital, 11 abril 2011).

En resumen, un grupo de personas quiere hacer una marcha por las calles. Esa marcha es en contra del Catolicismo. La fecha es una muy importante para esa religión. Toca al gobierno autorizar la marcha o no.

Todo el suceso está fabricado para crear noticia: la fecha, el asunto, la expectativa de autorización.

Reporta el mismo medio que,

“La ‘antiprocesión’ anunciada será dirigida por el actor Leo Bassi que permanece imputado por un Juzgado de Valladolid por delitos contra los sentimientos religiosos, injurias y calumnias”.

Añade que

“La burla incluirá la representación de Pasos con nombres ofensivos y zafios como la ‘Hermandad de la Santa Pedofilia’ o la ‘Cofradía del Papa del Santo Latrocinio’”

Total, algo que es parte del panorama religioso, especialmente católico.

Con todo su derecho, grupos católicos se oponen a la marcha y esperan que la autoridad no la permita. Tienen su punto, si es que piensan que la autoridad debe meterse en esas cuestiones.

Por mi parte, siento sospecha de esas peticiones que dan más poder al poder y que puede volverse en contra de quien ahora solicita protección.

Podría ser que en algún momento, con la misma base con la que un gobierno prohibe esa marcha atea, prohibiera también una festividad religiosa. Todo, por convertir al gobierno en una autoridad que censura las ideas de las marchas y protestas.

Pero lo que creo que bien vale una segunda opinión es ese efecto en reversa que, al menos para mí, tiene la expresión de esas opiniones anticlericales. Cuanto más las veo, más me convenzo de que mi religión es la verdadera. Hay algo en ella que la hace blanco de los más crueles y viles ataques.

Por algo ha de ser, termino pensando. Algunas personas la hacen el objetivo de su odio extremo y causar eso debe tener una razón poderosa. No los veo actuar igual en contra de otras creencias religiosas. No sé de marchas iguales contra el Budismo, por ejemplo. O contra el Sintoísmo. O contra el Anglicanismo.

Solo esa selección casi única en contra del Catolicismo me hace pensar en buscar dentro de mi religión qué es lo que ella tiene que a otros causa tamaña reacción. Y he buscado a través de los años, encontrando cada vez cosas mejores y más valiosas. Por ejemplo, un par de novelas de Dan Brown me hicieron releer a Chesterton y a Lewis.

Y lo que encontré fue precioso. ¡Gracias, Dan Brown, por esto! No lo hubiera hecho sin ti.

La protesta de este caso, quizá me produzca explorar aún más, con la seguridad de que encontraré aún más tesoros que desconocía de mi religión. Porque la verdad, quien basa su protesta en un eslogan como “Hermandad de la Santa Pedofilia”, o la “Cofradía del Papa del Santo Latrocinio”, tiene muy poco que decir.

Podría contestársele con la “Mutualidad de la Insensatez y el Desacierto”, o con la “Cofradía de La Ignorancia Supina” y eso bastaría para mostrar que no se trata de un duelo de insultos ingeniosos.

Porque la verdad, un ateo serio y convencido, no emplea razones que son eslóganes. Si fuesen sensatos y razonables, no organizarían marchas de ese tipo en esa fecha. Las marchas callejeras suelen ser el recurso del ignorante.

Esa reacción, opuesta a la intentada, es algo cotidiano. Es como el amigo que recomienda una película y de antemano sabemos que eso significa que no nos gustará. Tiene su nombre técnico. Se llama Ley de Consecuencias no Intencionales. Son acciones que producen lo opuesto de lo que persiguen.

Para mí, al menos y quizá para muchos otros, esa marcha con esos argumentos, me dice lo opuesto de lo que intenta. Podría ser incluso una marcha que en mí produzca más fe en mi iglesia, más certidumbre en sus dogmas. Me parece que incluso compraré un libro que me han recomendado, el de Credo a Cámara Lenta.

Post Scriptum

Hay más ideas sobre el tema general en ContraPeso.info: Religión. Véase también la colección de columnas sobre el tema específico en ContraPeso.info: Libertad Religiosa.

En ContraPeso.info: Efectos no Intencionales hay una buena cantidad de material que ejemplifica y define su funcionamiento. La primera de las columnas publicadas sobre el tema fue Tiros Por la Culata en abril de 1999.

Sí existe el libro mencionado con un título tan curioso, es el de Knox, R. A. (2007). El Credo a cámara lenta. Madrid: Ediciones Palabra.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras