Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Izquierda en la Capital
Leonardo Girondella Mora
13 diciembre 2011
Sección: Sección: Asuntos, SOCIALISMO
Catalogado en: , ,


Una columna reciente, de Sergio Sarmiento (Grupo Reforma, 5 diciembre 2001), hace una serie de observaciones sobre el gobierno de la Capital de México —las que exploro en lo que sigue.

Parte él del caso curioso del gobierno de la capital mexicana —gobernada por el PRD desde hace ya tiempo. Se pregunta si ese gobierno es uno de izquierda.

Responde que no, que ese gobierno de la capital mexicana no es de izquierda y para ello, apunta actos conocidos de ese gobierno:

  • Contrató a Britney Spears en un concierto gratuito para los ciudadanos —el costo pagado a la artista es desconocido.
  • Ha instalado pistas de hielo, gratuitas, para los habitantes de la ciudad.
  • Instaló un gran árbol de Navidad en el zócalo y escenas de la Natividad en una de las avenidas principales.
  • Ha organizado carreras deportivas, desfiles, paseos en bicicleta.

La imagen que forman esas medidas sobre un gobierno, dice Sarmiento, no corresponde a la de un gobierno de izquierda.

A eso añade otra decisión del gobierno capitalino —una muy conocida.

  • La Norma 29 que establece que no pueden abrirse supermercados ni tiendas de conveniencia en las colonias más pobres de esa ciudad —en ellas sólo pueden operar los mercados públicos y los llamados mercados sobre ruedas, los que ya reciben otras ayudas gubernamentales.

La interpretación usualmente dada a ese Norma 29 es la de constituir una compra masiva de votos y apoyos de quienes operan esos mercados populares —a los que la norma protege de competencia.

Tomando esos actos del gobierno del DF, Sarmiento se pregunta si eso puede llamarse gobierno de izquierda —concluyendo que no, que no puede ser un gobierno de izquierda, que en el “mejor de los casos” se trata de un gobierno populista y “en el peor”, uno de derecha.

&&&&&

El tema es realmente importante y Sarmiento tiene el gran mérito de ponerlo a la luz pública —hasta ese punto estoy de acuerdo con el columnista.

En lo que difiero es en sus suposiciones:

• Supone que un gobierno de izquierda es “uno en que los gobernantes hacen cuando menos el esfuerzo de reducir la pobreza y mejorar la distribución de la riqueza”.

Esta suposición haría concluir que cualquier otro gobierno no tiene la intención de lograr prosperidad para todos y que esa intención es exclusiva de un gobierno de izquierda —una conclusión demasiado audaz.

Los gobiernos de izquierda y de derecha no pueden ser diferenciados por sus intenciones, que son las mismas, sino por sus métodos para lograrlas. Un gobierno de izquierda implanta medidas intervencionistas abundantes, lo opuesto de un gobierno de derecha —un aspecto que escapó al columnista.

• Supone que un gobierno de izquierda no puede ser uno como del de la capital mexicana, que gasta irresponsablemente en circo e implementa actos como la Norma 29.

Esta suposición ignora una de las características de los gobiernos de izquierda, que es el asumir la responsabilidad de cuidar a los ciudadanos desde que nacen hasta que mueren —y uno de esos cuidados es el dar diversión al ciudadano, al igual que darles otras cosas, como servicios de salud, de vivienda, subsidios, ayudas, pensiones.

Dar circo es una de las manifestaciones de los gobiernos de izquierda —algo que los gobiernos de derecha consideran indebido.

En cuanto a la Norma 29, dice el columnista que no es parte de un gobierno de izquierda implantar algo que daña la economía de los más pobres. Creo que, al contrario, esa disposición es parte clara de un gobierno de izquierda, uno que interviene en la economía activamente limitando libertades —con medidas que, como ésta, tienen efectos colaterales desastrosos.

Para Sarmiento, esas medidas apuntadas por él son argumentos que le llevan a concluir que el gobierno del DF no es de izquierda —esos mismos argumentos, en mi interpretación, me ayudan a confirmar que el gobierno del DF sí es uno de izquierda indudable:

Los gobiernos de izquierda tienen en su esencia la mentalidad de realizar acciones que cuiden al ciudadano desde la cuna hasta la tumba —incluyendo realizar eventos de entretenimiento. Y, también, implantar medidas intervencionistas, como la limitación de libertades, que la Norma 29 ejemplifica muy bien.

&&&&&

Finalmente, queda un aspecto a tratar, el del populismo —y si esas acciones del gobierno de la capital mexicana lo son. No tengo duda de que lo sean y no sólo populistas, sino corporativistas para la compra de apoyo político.

Esa es precisamente la esencia y el efecto de un gobierno de izquierda, realizar acciones congruentes con su mentalidad de intervención fuerte en la vida de los ciudadanos con actos que, al mismo tiempo, le produzcan popularidad y votos.

Eso, en su fondo, es como dice el columnista, un mal uso de recursos públicos —el tipo de actos que lleva a situaciones insostenibles en las finanzas públicas, creando crisis económicas como las de Europa en la actualidad.

Addendum

Mi suposición es considerar de izquierda a un gobierno socialista —que interviene en la economía e implanta medidas de un estado de bienestar. De derecha sería un gobierno que no interviene en la economía y deja en los ciudadanos la responsabilidad de su bienestar.

Las suposiciones de Sarmiento, imagino, pueden ser diferentes y, por eso, ser el origen de la diferencia de opiniones.

En una columna de hace tiempo examiné otra columna, de L. Meyer, que trata el tema de derechas e izquierdas en política.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras