Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Marcas y Patentes: Identidades
Selección de ContraPeso.info
3 enero 2011
Sección: DERECHOS, Sección: Asuntos
Catalogado en:


ContraPeso.info presenta una idea de Enrique Blasco Garma. Agradecemos a Instituto de Libre Empresa, en Perú, el amable permiso de publicación.

La idea central del escrito es hacer entender a las marcas y patentes como la identidad de los bienes que compramos. Una identidad que protege al usuario. Sí, la propiedad legal de una marca o patente es un mecanismo que protege al consumidor.

A usted lo detiene un policía. Más precisamente, quien usted cree es un agente de la ley. ¡Cuidado!

Si en cambio fuese un delincuente disfrazado, la vida y pertenencias suyas y de su familia estarían en grave peligro.

Algo similar ocurre cuando simulan su identidad para penetrar en su vivienda o cuentas bancarias y robarle dinero. El robo de identidad perjudica a cientos de millones de personas, en todo el planeta. Es muy probable que usted ya lo haya sufrido o sea una próxima víctima.

Las marcas y patentes conforman la identidad de los bienes con cierta complejidad. Mientras que las primeras se centran en proteger el nivel de calidad que el consumidor asocia con una determinada designación; las segundas protegen las ideas innovadoras, incluyendo las fórmulas de los medicamentos que se producen bajo estrictas normas de calidad.

Puede decirse que las marcas surgieron para asegurar a los compradores la calidad de los bienes y el respaldo del proveedor, mientras que las patentes tienen por finalidad  premiar los esfuerzos de quienes los producen.

El que se apropia indebidamente de patentes y marcas está robando o bien su identidad o bien capturando la inversión en investigación realizada por un tercero.

De esta manera se engaña al comprador, al productor, a ambos. Los diseñadores, desarrolladores, inventores, enfrentan enormes pérdidas por estos engaños, lo cual desalienta esos emprendimientos.

Los compradores son defraudados con medicamentos, programas de computación, diseños u otros bienes que no cumplen los requisitos prometidos por el auténtico proveedor.

Estos robos de identidad son cuantiosos. La Organización Mundial de la Salud calcula que se falsifica el 40% de las medicinas, en Argentina, Colombia y México.

Ello constituye un grave peligro para la salud pública. Los remedios falsificados no suministran el tratamiento efectivo. Millones de vidas humanas se pierden por esto. Con malaria y tuberculosis, mueren anualmente 700.000 personas por medicinas falsificadas.

Los falsificadores consiguen ganancias gigantescas. Ahora, las empresas perjudicadas están contraatacando con mayor eficacia.

Pfizer, el mayor laboratorio del mundo, obtuvo una sentencia a 17 años de prisión y multa de 730,000 dólares para un falsificador de remedios en China.

Con ese objeto, además de los tribunales, emplea a ex agentes de aduana, personal del FBI y agencias de varios países para decomisar remedios falsificados, el dinero y activos conseguidos con ese tráfico ilegal.

En el caso concreto de Viagra, Pfizer evitó que 58 millones de pastillas falsas llegasen a los usuarios, quienes pudieron haber pagado más de 860 millones de dólares por ellas.

Este nuevo enfoque reduce las ganancias potenciales de los falsificadores y, en este caso, seguramente alegra a las parejas usuarias.

Nota del Editor

En ContraPeso.info: Propiedad existe mucho más material sobre el tema.

Muy relacionada con esta columna está una idea de Mises, en Menos Dueños: los consumidores son en realidad propietarios del uso de los bienes de producción.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras