Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Más que Esa Celebridad
Eduardo García Gaspar
22 abril 2011
Sección: ETICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Es uno de los temas más fascinantes que existe y, por eso, mucho me temo, uno de los menos tratados.

Es más popular la vida sexual de alguna celebridad que hablar de lo que realmente importa. Quizá sea que tenemos una predisposición por lo trivial.

No lo sé. Pero uno de esos temas que son ignorados es el del bien y el mal.

Las mentes ingenuas usan el funcional truco de decir que todo es relativo y con eso logran la oportunidad de seguir con una conversación sobre el divorcio de una actriz.

Otras mentes, sin embargo, saben que hay cosas imposibles de ignorar, como esto del bien y del mal.

Hay cosas obvias que nos indican que hay cosas buenas y cosas malas. Una manera de demostrarlo es el acuerdo en ver al asesinato como algo reprobable. ¿Por qué? La razón es sencilla, consideramos a la vida como un gran bien y, por eso, quitarla es un gran mal. No es difícil entenderlo.

Y si consideramos a la vida como un gran bien y prohibimos el asesinato, entonces podemos también de allí sacar otros principios que son lógicos. Concluir, por ejemplo, que dañar a otras personas es reprobable. Robar sus propiedades es, al final de cuenta, dañar su vida y, si la vida es un gran valor, la conclusión sigue por lógica.

¿Qué pasaría si se deja de considerar a la vida como un gran valor, quizá el mayor?

Todo se cae: robar, golpear, matar, secuestrar, todo eso sería considerado como irrelevante. Un asesino no tendría que ser llevado a prisión. Un ladrón no sería castigado. Entonces, por lo menos, tenemos algo que es absoluto, la vida y su valor.

Sobre esa base construimos principios morales como el no robar y su contraparte, el hacer caridad.

Sacar estas conclusiones es tarea nuestra, una labor de nuestra mente y razón. Es importante hacerlo, más que hablar de la cirugía plástica de una cantante. Pero sacar conclusiones no es tarea sencilla.

Podemos todos estar de acuerdo en que asesinar es malo, pero hay cosas que se complican con temas ligados a ese. ¿Es legítima la pena de muerte? ¿Debe ser permitido el aborto? Si estamos de acuerdo en el principio central, hay discusiones sobre cómo aplicarlo en casos más concretos y especiales.

Mi punto es que lo debemos hacer. Lo que vale una segunda opinión es que tenemos la obligación de pensar al respecto y en algunas ocasiones, eso lo impiden conversaciones triviales a las que damos una importancia que no merecen.

También impiden esas discusiones otros obstáculos.

Ya mencioné uno, el truco del que dice que todo es relativo y con eso cree que ha dicho una cosa muy sabia.

A eso se añade otro truco más sutil, el del que afirma que nuestro sentido moral es un accidente biológico y que, por eso, no hay mucha atención que darle: toda nuestra moral es solamente un instinto biológico.

Y de eso se deriva una visión interesante, la de poder ir acomodando las reglas morales de acuerdo con la experiencia que se tenga con ellas y las necesidades que se perciban en el presente. No habría nada fijo, todo podría ser modificado, definiendo el mal de una manera un día y al otro, de otra forma.

Bajo esta idea, no habría principios absolutos, como el de la vida.

Un ejemplo concreto, el del aborto intencional. Considerado reprobable durante gran tiempo, por ser un ataque al valor de la vida de un ser humano, la mentalidad ha cambiado. Muchos piensan ahora que es legítimo el aborto, una excepción al gran valor de la vida.

Este es el peligro de la mentalidad de ver a la moral como un accidente biológico sostenido en instintos.

Mi punto es doble.

Primero, insisto de nuevo, estos son temas vitales para nuestro bienestar y nuestra vida. Ignorarlos es una falta grave de omisión, en buena parte producida por la tremenda afición a dar tiempo a temas triviales. Tenemos la obligación de informarnos a nosotros mismos sobre estas cosas.

Segundo, existen ideas chatarras que sobreviven porque dan soluciones rápidas (aunque erróneas), como la del relativista que no sabe que decir que todo es relativo es un argumento no relativo. O como el que dice que lo que hacemos es sólo un accidente biológico, sin darse cuenta que lo que dice también tiene que ser un accidente biológico y, por eso nada significa.

En fin, debemos dedicar tiempo a estos temas, de lo contrario nuestra vida carecerá de brújulas.

Post Scriptum

Hay más material sobre el tema en ContraPeso.info: Vacío Moral.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras