Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Meras Relaciones Públicas
Eduardo García Gaspar
30 junio 2011
Sección: ETICA, Sección: Una Segunda Opinión, SOCIALISMO
Catalogado en:


La columna argumentó un punto conocido pero valioso. El mismo que mencionó otra persona de manera independiente.

Es un punto que se repite con frecuencia y, lo mejor, es mencionado por personas que están realmente preocupadas.

Preocupadas por la economía, por su desempeño mediocre, por la falta de creación de empleos suficientes, por las crisis económicas. Es una posición admirable manifestar ese sentimiento.

Hay algo valioso en la persona que eso siente. Pero lo más interesante es otra cosa. Una cosa que bien vale una segunda opinión.

Es frecuente que esa preocupación se acompañada siquiera por un atisbo de solución. Menciono un caso como ilustración de esto. La persona dijo, “quizá con un poco de socialismo humanista y honesto, bien implantado pueda solucionarse todo eso”.

Su esperanza estaba fincada en un socialismo honesto.

La idea tiene sus antecedentes. Uno de ellos es el más claro: la evidencia en favor del liberalismo económico es tan clara que la defensa del socialismo ya no está basada en la capacidad de crear más riqueza. Claramente es el capitalismo superior en este sentido económico.

El otro antecedente es menos obvio. Reconociendo su inferioridad para crear prosperidad, los partidarios del socialismo han recurrido a un arma inteligente, la de asociar al socialismo con el humanismo, con al altruismo.

Y con eso han asociado al liberalismo con lo egoísta, lo codicioso, lo individualista.

Sin duda, el ardid ha sido exitoso. Una prueba de ello es esa persona que decía que sus preocupaciones por los pobres y los desempleados podrían solucionarse con “un poco de socialismo bien implantado”.

Recuerdo hace años a uno de los más célebres empresarios mexicanos elogiando al “socialismo humanista” (mientras él vivía de la protección estatal).

La situación merece esa segunda opinión, no tanto por defender al liberalismo, sino para analizar un argumento que puede ser falso.

¿Es el socialismo más humano y moral que el liberalismo o el capitalismo? No lo creo, posiblemente sea lo contrario. Expongo algunas razones.

Si se reconoce que el socialismo es económicamente inferior al liberalismo, sería un problema serio optar por un sistema que produce menos bienestar y se sabe que crea menos riqueza.

La cosa debe ser la opuesta: es un imperativo moral el seleccionar de acuerdo con lo que se sabe al sistema económico que mejor funciona, no al que es inferior.

Escoger al sistema inferior sería caer en el absurdo de que es moralmente superior promover la pobreza. Si usted tiene la misión de hacer más eficiente una fábrica, no va a escoger un sistema que da menos resultados que otro. Y si se trata de ayudar a los pobres, sería inmoral optar por un sistema inferior.

Otra razón para demostrar que el socialismo es moralmente inferior es el que tiene que ver con la naturaleza humana, que es libre y posee razón.

El socialismo viola consistentemente esa libertad y desperdicia el poder de razonamiento, concentrando las decisiones y el poder en la burocracia. En este sentido es también moralmente superior el liberalismo, por razones de derechos y libertades y aprovechamiento de talento.

El socialismo, por último, afirma que es superior al liberalismo en un sentido moral porque el capitalismo concentra la riqueza en unos pocos y el socialismo la distribuye en todos.

¿Quiere alguien saber de verdad qué sistemas concentran la riqueza? El socialismo y el intervencionismo. Ellos la concentran en el gobierno y en sus aliados, empresas y sindicatos.

No por ser liberal he atacado la supuesta superioridad moral del socialismo.

Es porque sé que es económica y moralmente superior el liberalismo que soy liberal y me opongo al socialismo y la intervencionismo, que son inferiores en eso. Los dos impiden la creación de riqueza, los dos van en contra de la naturaleza humana.

De allí que me parezca en extremo curiosa la opinión de que “con un poco de socialismo honesto y humano” puedan resolverse mejor las malas situaciones económicas de falta de empleo, de pobreza… si es precisamente lo opuesto, cuanto más socialismo se implante, peor terminaremos.

La superioridad moral del socialismo es, me parece claro, una victoria de relaciones públicas, de percepciones engañosas, de entendimientos confundidos. Un triunfo que cuanto más temporal sea, mejor para todos.

Post Scriptum

Hay más ideas sobre el tema en ContraPeso.info: Socialismo y el Contrapeso.info: Liberalismo.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras