Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Midiendo la Pobreza
Leonardo Girondella Mora
23 noviembre 2011
Sección: PROSPERIDAD, Sección: Asuntos, Y MATERIAL ACADEMICO
Catalogado en:


Para países pobres, sobre todo, es costumbre entender a la pobreza como un problema de ingreso muy bajo —con el usual nivel de definirla como ganar menos de un dólar diario.

Las noticias sobre esos países mencionan con frecuencia cifras: “aumentó (o se redujo) el número de pobres el año pasado” y cosas por el estilo.

El problema es que pocas veces se menciona la definición de pobreza y cuando se hace, suele suponerse ese dólar diario.

La imaginación de la persona común trabaja creando la imagen de un pobre con un billete de un dólar que entra en un supermercado para comprar cosas de comer —concluyendo que nada podrá realmente comprar, quizá un poco de vegetales.

Esta medición de la pobreza, basada en el ingreso, olvida que la pobreza también puede ser medida desde el otro lado, el consumo —en lugar de investigar lo que gana la persona se investiga lo que consume (y gasta).

No son lo mismo. Darán panoramas distintos.

Viendo el gasto, además, se entenderá el problema de la pobreza de otra manera muy diferente que si se viera el ingreso —lo que ejemplifico en dos situaciones:

• Si la pobreza se mide como ingreso muy bajo, por debajo de un límite determinado, la tendencia mental será a encontrar soluciones que eleven el ingreso de los pobres —típicamente por medios redistributivos como mayores impuestos a empresas grandes, o a herencias.

• Si la pobreza se mide como consumo muy bajo, por debajo de cierto límite, la tendencia mental será otra, la de considerar soluciones que abaraten bienes y servicios —por ejemplo, facilitar la apertura de supermercados y tiendas de descuento en donde no existan.

Una medición de la pobreza lleva al aumento de impuestos —la otra lleva al fomento de la apertura de negocios. Es una diferencia mayor, que depende de la manera de entender a la pobreza.

&&&&&

Añado que la medición de la pobreza, basada en ingreso, para países pobres mostrará siempre un descenso del número de pobres conforme ese país prospere —cada vez menos personas ganarán menos de un dólar diario, una situación que moverá al cambio en la definición de pobreza.

Cambiar esa definición equivale a modificar el límite establecido —por ejemplo, indexar el dólar, como se ha hecho, e incluso elevar el límite, a dos dólares por ejemplo. Todo conforme el país desarrolle su economía.

Y al hacerlo, las cifras de pobreza mostrarán una caída —cada vez menos pobres de acuerdo con la definición usada, hasta que llega un punto en el que este tipo de medición no funciona porque no hay ya nadie o casi nadie que gane menos de de esos niveles mínimos.

En este momento, estimado en niveles de ingreso promedio nacional de unos 15,000 dólares anuales, la pobreza se ha erradicado —ha sido conquistada y no hay más pobres. Pero como la existencia de pobreza depende de la medición usada, ella podrá seguir existiendo e incluso crecer.

Nuevas mediciones de pobreza, muy distintas a las anteriores, han surgido —se les llama mediciones relativas, distintas a las absolutas anteriores. Típicamente usan como estándar de comparación el ingreso medio del país o la región.

Ejemplifico esto con una situación extrema que lo hace más comprensible.

• En una nación en la que la pobreza sea definida como un ingreso menor al 60% del ingreso medio y ese ingreso sea de 100,000 dólares: será definido como pobre todo el que gane menos de 60,000 dólares.

Y si llega a suceder que en ese país el ingreso medio después de varios años, se eleva a 150,000 dólares —con la misma definición de pobreza será pobre todo el que tenga un ingreso menor a 90,000 dólares.

Las noticias entonces podrán anunciar que en ese país muy rico, sin embargo, existen pobres en una proporción similar a la de otra nación en exceso pobre —la imaginación popular podrá llegar a pensar que en el país rico aún hay personas que ganan menos de un dólar al día, igual que en Haití.

Todo por causa de diferentes maneras de definir y medir pobreza.

&&&&&

Mi intención fue sólo mostrar que existen varias definiciones de pobreza, con diversas maneras de medirla —y que, lo más importante, eso lleva a distintas consecuencias en política económica. Y no sólo eso, son tan variadas las mediciones de pobreza que las cifras reportadas en lo medios son imposible de comparar.

Addendum

Para el interesado en el detalle de este tema, el libro de Niemietz, K. (2011). A New Understanding of Poverty: Poverty Measurement and Policy Implications (Research Monograph). Inst of Economic Affairs, es indispensable. De esa obra tomé ideas.

Nota del Editor

Las observaciones de Girondella debe producir en el interesado en el tema una actitud de escepticismo, que lo lleve a ver con sospecha inicial las cifras de pobreza que usan los gobernantes. Es muy sencillo manipularlas para beneficio propio y daño ajeno.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras