Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
No es Póquer
Eduardo García Gaspar
31 marzo 2011
Sección: ECONOMIA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Fue repetido otra vez y eso llama la atención. Era un hombre en la radio. Hablaba de cosas que deben hacerse en la economía mexicana para resolver el problema de la pobreza. Una de sus propuestas fue poner frenos a la riqueza.

Fascinante solución que, si fuese médico, propondría curar las enfermedades prohibiendo la salud.

Por ejemplo, más allá de cierto tamaño, las empresas deberían dejar de crecer. Más allá de cierto ingreso, las personas debían tener impuestos casi totales.

Y lo dijo de nuevo, la riqueza debe distribuirse, en el sistema capitalista, insistió, lo que unos ganan, los otros lo pierden y esos que pierden son los pobres.

El hombre supuso, primero, que México es un país capitalista, toda una exageración, pero creída por demasiados. El punto, sin embargo, es otro y conviene verlo en una segunda opinión.

Los términos adecuados para tratar el tema son los de juegos de suma cero y juegos de suma positiva.

Un juego de suma cero es un partida de póquer. En ella lo que uno gana otro pierde. No hay otra posibilidad. Las apuestas hechas son llevadas al bolsillo de quien tiene las cartas más altas y el resto pierde sus apuestas. Una elección para presidente es de suma cero también: gana el que tenga más votos y todos los demás pierden.

¿Es la economía un juego de suma cero? No, si la economía es libre y se rige por intercambios voluntarios.

En este tipo de actos no hay apuestas, sino actos de compra y venta, de acuerdos voluntarios. Esto cambia las cosas totalmente.

Si usted compra cervezas en un supermercado es porque el propietario del supermercado quiere venderlas a un precio con el que usted está de acuerdo.

Al final, usted es propietario de las cervezas y el dueño de la tienda tiene lo que quería, dinero para hacer otras cosas, quizá comprar más cervezas o lo que sea. Usted termina con la utilidad de las cervezas y el otro con el valor de ese dinero que le dio.

Los dos ganaron. Nadie perdió. El beneficio total es la suma de los dos beneficios personales.

No hubo necesidad de lastimar a uno para beneficiar a otro. La condición es la libertad de ambas partes y en general de todos. Los que quieran comprar cerveza que lo hagan y quienes quieren venderlas, que lo hagan también.

No es complicado. Y por eso, llama la atención que algunas personas insistan en no creerlo.

Hasta donde conozco a esas personas, ellas piensan en que cada intercambio tiene necesariamente un perdedor. Típicamente, ellas ven las cosas así: el vendedor obtiene el dinero que usted le dio por las cervezas y usted termina con una pérdida, la del dinero dado.

Por supuesto, visto así, sí existe una pérdida, la de usted y su dinero.

Lo que olvidan es que usted ahora tiene las cervezas, a las que usted valoró más que ese dinero que dio a cambio. Es decir, usted le asignó más valor a las cervezas que al dinero que pagó. Olvidar la ganancia del consumidor es no ver el proceso completo y sacar decisiones erróneas.

Pero luego ellos alegan que usted pierde porque el vendedor pone un precio injusto, demasiado alto a las cervezas. En realidad no.

Si usted pagó por ellas es porque usted consideró que el precio era el adecuado. De lo contrario no lo hubiera pagado. La cosa se pone mejor todavía por otra razón.

Si existen varios que quieren vender cervezas, eso le da poder a usted, porque los otros intentarán que se las compre a ellos y no al resto. Y una de las maneras de vender es tener precios lo más reducidos posible. No está mal, nada mal. De esta manera, con varios competidores, usted gana poder sobre ellos.

No paran allí las críticas.

Quienes ven juegos de suma cero alegan también que cuando los precios suben la causa es la codicia de productores y vendedores que sin causa justificada lo hacen. El problema con esto es que si hay varios vendedores, cada uno de ellos tendrá interés en ganar con precios bajos no altos.

Pero si hay una alza general de precios, digamos por pérdida de cosechas, ellos siguen generando las voluntades de ambas partes bajo una nueva condición. Los dos, comprador y vendedor, se dan cuenta de que hay, por ejemplo, menos cervezas o lo que sea, y le dan un valor mayor.

Le darían un valor menor cuando hay mucha cantidad del bien y todos siguen ganando bajo las nuevas circunstancias.

La clave del asunto es ver la utilidad de ambas partes y que se deriva de la acción de cada una de ellas. No es complicado.

Post Scriptum

Hay más ideas sobre el tema en ContraPeso.info: Intercambios.

Esta página intenta fomentar el desarrollo del sentido común económico con ideas que se encuentran especialmente en ContraPeso.info: Economía.

El tema de si México es una economía capitalista o no, ha sido visto en varias columnas, encontradas en ContraPeso.info: México no es Liberal.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras