Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Percido, Epanastos
ContraPedia ContraPedia
18 febrero 2011
Sección: Sección: Listas, Y CONTRAPEDIA
Catalogado en:


Percido (a)

Se da ese nombre a la persona con la que existe una relación asimétrica de conocimiento personal. Esa persona lo reconoce a uno, pero uno no reconoce a ella, o al menos no guarda registro posible de su existencia.

Un ejemplo, citado con el amable permiso del Instituto de Relaciones Sociales de Palas del Rey, en España, ayuda a aclarar el significado de esta palabra; se trata de un diálogo tomado de la vida real.

Relata la situación clásica en la que una persona cualquiera lo conoce a uno realmente bien, pero uno no guarda recuerdo alguno de ella.

— ¡Hola, Pedro! ¿Como estás? Ya estas curado de esa terrible úlcera que sufriste, supongo.

— ¿Qué? ¡Ah, sí! Digo, ya estoy totalmente curado de eso. Y, digo, pues, tú, estás bien, te ves bien.

— Nada de eso, sigo teniendo todos esos problemas que ya te conté hace tiempo, ¿recuerdas?

— ¡Hombre! Sí, como no, los recuerdo. Digo, este, pues, bueno, espero que todo sea leve, digo es como todo, unas veces se gana otras veces se pierde.

— Es una forma de verlo. Pero, por favor, dale mis saludos a tu hermano Juan, que hace tiempo que no lo veo, desde que se divorció y tú te casaste con su mujer. Fue todo un escándalo.

— Sí, creo que tú, digo, te ves bien. Y lo otro, vamos, pues es algo que sucede, vaya, que nadie está exento de las cosas de la vida. Dime cuando fue la última vez que nos vimos. Fue hace ya tiempo, creo, los años pasan y…

— Nada, nos hemos visto hace poco. ¿Ya te has olvidado? ¡Qué memoria tienes! Pero es que claro, con lo ocupado que andas, pues te olvidas de cosas y de la gente como yo. Vamos, Pedro, apuesto a que ni siquiera sabes mi nombre.

— ¡Claro que lo recuerdo! Digo ya, que, bueno, pues, y es que lo tengo en la punta de la lengua. Sí, hombre, digo, que, bueno…

— Pues ya lo sabía. ¡No quieres reconocerme! Claro está que te olvidas de los pobres que no pueden ayudar en tu carrera. Luis, me llamo Luis. Veamos si ahora recuerdas mi nombre completo. Te daré una pista, nos vimos hace seis meses o poco menos en el concierto de la Filarmónica de Pszczyna, que interpretó obras polacas y fue cuando te expliqué lo de mi negocio y lo de mis males. Quedamos en que me llamarías para ver si compras algo de lo que fabrico.

— De verdad que lo siento, pero no recuerdo. Es que había más de mil personas en ese concierto y hablé con tantas y había tanto ruido. Debe ser la edad, mira que ya estoy en los cincuenta y ya no es lo mismo de antes, te vas haciendo viejo y pues suceden estas cosas.

Epanastos

A pesar se la fonética de este vocablo, nada tiene que ver con sucesos o fenómenos griegos, pues se refiere a las manchas que dejan los restos y sobrantes de las pastas dentales.

En efecto, cuando la persona cepilla sus dientes produce espuma en cantidades suficientes como para que esa espuma salga de la boca y la persona tenga una apariencia un tanto cómica y en cierto sentido salvaje. Esos trozos de espuma saliente de la boca reciben el nombre de epanastos.

Desde luego, existe una categorización de los epanastos, pues es éste un término un tanto genérico que es conveniente aclarar.

Dase el nombre de epanasto húmedo al producido mientras se ejecuta el cepillado de los dientes y del que es fácil deshacerse escupiendo esos sobrantes de espuma; pero también existe el epanasto seco que es el que permanece cerca de la boca horas después de haberse cepillado los dientes debido a alguna distracción de la persona.

El Libro de los Récords de Dientes ha registrado un epanasto seco tan lejos como la frente de una persona, lo que fue considerado un hecho excepcional ya que más del 99.46% de los epanastos secos conocidos se registran en las comisuras de los labios.

Los expertos gustan de hacer una distinción entre el epanasto que es de naturaleza facial y los epanastos que son los restos secos o húmedos de pasta dental que permanecen en los cepillos de dientes.

Por otro lado, existe desde luego otra serie de marcas faciales que son producidas por la distracción humana. Una de las más conocidas es la de los restos de lápiz labial en los dientes de las mujeres, sin que por ello pueda ignorarse el jabonoste que es el resto de espuma de afeitar que usualmente aparece en las orejas del distraído.

Los libros que tratan estos temas, especialmente los editados dentro de la colección Taras y Realidades de la Editorial Jamás, son especialmente interesantes para profundizar los conocimientos, que son ampliados hasta el mocoste, que es el moco seco que aparece en la cara producto de haber vaciado las narices en la ducha, no haber limpiado bien las manos y luego lavarse la cara.

Volviendo a los epanastos, es notable la cantidad de nuevos diseños que han lanzado los fabricantes de cepillos dentales, sin que desafortunadamente hayan puesto atención en sistemas y métodos para hacer un cepillo que evite el epanasto que tanto asco puede producir en las personas.

Igualmente, tampoco los fabricantes de pastas dentales han dado suficiente atención en este fenómeno produciendo una pasta que evite el epanasto seco que tanta vergüenza suele producir socialmente.

Y aunque esto suene exagerado, no lo es, y representa un legítimo reclamo de los consumidores, como lo demuestra el bien conocido caso de la señora Edelmira López de Godanz, que llegó a cambiar el apellido de su marido que originalmente era Godínez para ser admitida en el Club Campestre de Yoder, Colorado; la infortunada mujer el día de su admisión en el mencionado club tuvo la desgracia de tener un epanasto muy notable en uno de los brillantes de su collar, lo que se convirtió en el impedimento final de admisión, pues el mencionado club prohibía explícitamente que sus miembros sufrieran de epanastos, ya que la risa que ellos producen se considera una distracción indebida al jugar golf.

ContraPedia tiene un antecedente en los 80, cuando fueron publicadas una serie de propuestas de palabras y personajes que no existían. Eran muy breves. Esta versión respeta la idea original, jamás publicada antes, con textos más amplios.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras