Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Pobreza: Medida Variable
Leonardo Girondella Mora
1 diciembre 2011
Sección: PROSPERIDAD, Sección: Asuntos
Catalogado en:


La pobreza es una noción compleja, abstracta, difícil de medir, sujeta a distintas interpretaciones —y que suele ser explotada para beneficio político del gobernante.

En lo que sigue hago un resumen de diversas posibles mediciones de pobreza —cada una de ellas dando resultados distintos, lo que da ocasión al gobernante a ignorar las que le contradicen y seleccionar las que le apoyan.

Ya que las noticias por lo general no mencionan las diferencias en las mediciones, la persona común tiende a creer que todas las cifras mencionadas pueden ser comparadas entre sí —cuando en realidad lo más seguro es que no puedan serlo.

Una clasificación razonable de mediciones de la pobreza es la siguiente:

 

Mediciones Absolutas

El caso más conocido es la determinación de un criterio de ingreso, por debajo del que las personas se consideran pobres —el estándar de un dólar diario, por ejemplo.

Podría usarse cualquier otro criterio, como 2 o 3 dólares diarios, o incluso 10 —resulta obvio que los resultados variarán dependiendo del estándar usado. Naturalmente, ese estándar tiene que ser justificado de alguna manera, argumentando que representa un nivel mínimo de vida decente o algo por el estilo.

Un estándar de este tipo es el de la determinación de una especie de canasta básica, mínima suficiente para tener una vida razonable —cuantificada esa canasta, las personas que no lleguen a ese mínimo de ingreso serán clasificadas como pobres.

Todo lo anterior está sustentado en la medición del ingreso, pero hay otra posibilidad, la de la medición del gasto o consumo real —con la ventaja de incorporar ingresos no monetarios y corregir inexactitudes a la baja en los ingresos. Estas mediciones no suelen coincidir con las de ingreso.

 

Mediciones Subjetivas

Estas mediciones están sustentadas en la idea de retirar la arbitrariedad de las mediciones absolutas y relativas —que usan criterios o estándares pretederminados.

En este caso, la fuente de información es la propia persona —ella responde clasificándose a sí misma como pobre o no, y en qué nivel de pobreza. En este caso no existe ese estándar arbitrario.

Los datos obtenidos pueden cruzarse con información de ingresos para encontrar algún punto de quiebre en ambas medidas —lo que daría esa línea de pobreza, pero determinada por la propia evaluación personal.

Otra posibilidad de medición subjetiva es la medición de opiniones sobre lo que se considera una canasta mínima de consumo para tener un mínimo aceptable de calidad de vida —el promedio de estas opiniones se toma como el estándar o línea de pobreza.

 

Mediciones Relativas

El corazón de estas medidas las hace ser opuestas a las mediciones absolutas.

Consiste en tomar como fuente base el ingreso de las personas en un país —esa información pasa por un proceso estadístico que hace comparables a los hogares, con lo que se obtiene una tabla de distribución del ingreso.

Entonces se fija una línea relativa de pobreza, definida como una proporción del ingreso medio —por ejemplo, decidir que esa línea es la mitad de la cifra del ingreso medio y clasificar como pobres a la proporción que esté por debajo de ella.

Los resultados de estas mediciones varían, dependiendo si se usa el promedio de ingresos o la mediana. Además, al ser medida así, es en realidad más una medición de disparidad en el ingreso que de pobreza.

 

Mediciones de Carencias

Estas mediciones se inspiran en otro punto de vista, la medición de carencia o privación de bienes —esa insuficiencia debe ser involuntaria y tiene como estándar un conjunto de bienes predefinidos.

Una medición de este tipo es la que inquiriría a la persona si posee televisión —y si no la tiene, si por no tener recursos suficientes. Los bienes investigados pueden ser varios, como comer carne una vez a la semana, o cualquier otra cosa. Los datos se unen y se determina el nivel de pobreza o no pobreza.

Una variante de esto es la determinación de tipos de pobreza, por ejemplo, la alimentaria —personas que no pueden adquirir el mínimo de alimentos apuntado en la canasta. O bien, pobreza educativa, si no pueden adquirir los bienes o servicios de ese tipo.

&&&&&

Las explicaciones anteriores persiguen mostrar la variedad de posibles mediciones que pueden existir —dando ellas algunas veces resultados relacionados, pero muchas más resultados inconsistentes entre sí.

Es el problema de peras y manzanas llevado al extremo —diferentes mediciones de pobreza resultan imposibles de comparar, pero lo son al ser reportadas en los medios como si se tratara de lo mismo.

Las situaciones se complican mucho al considerar que diferentes tipos de mediciones de pobreza están sesgadas, por su definición, a la implantación de ciertos tipos de política económica.

Addendum

Diferentes mediciones de pobreza causan un caos informativo que llevaría a la implantación de políticas inestables de combate a la pobreza —por lo que quizá sea aconsejable usar diferentes mediciones, las menos arbitrarias posibles y observar su comportamiento en el tipos.

Para el interesado en el detalle de este tema, el libro de Niemietz, K. (2011). A New Understanding of Poverty: Poverty Measurement and Policy Implications (Research Monograph). Inst of Economic Affairs, es indispensable.

De esa obra tomé ideas para esta columna.

Nota del Editor

En Pobreza: Una Definición Causal, Girondella explica una manera promisoria de entender a la pobreza.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras