Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Protesta Buena, Pero…
Eduardo García Gaspar
31 mayo 2011
Sección: LIBERTAD ECONOMICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Si usted hubiera pasado por la Puerta del Sol, en Madrid, los días anteriores a las elecciones españolas del 22 de mayo, habría visto algo ya visto.

Un campamento de varios días, profusamente lleno de consignas y leyendas. Además de personas que eran visitas temporales, o simpatizantes momentáneos.

La plaza estaba repleta. Apenas podía caminarse en ella. Las mantas y cartones contenían leyendas, esas frases cortas que con demasiada simplicidad señalan problemas y apuntan soluciones. Como peticiones de empleos estables y acusaciones a la “dictadura de los mercados”.

Todo quería ser llamado democrático, ese adjetivo que ya nada significa a fuerza de ser usado y abusado. No podía faltar el grito de “el pueblo unido jamás será vencido”. Había uno que decía querer más pan.

Era como un festín de literatura petitoria contenida en pequeñas cápsulas legibles para los medios.

Había razón en la protesta. Se habla de un 20% de desempleo en España, aún más alto entre jóvenes. Claramente es una situación lastimosa y con poco perspectiva de solución. Nada nuevo, nada que no haya sucedido en otras partes, como lo hemos tenido en México tantas veces.

Lo que merece una segunda opinión, en sucesos como esas protestas, es examinar algunos de sus grandes comunes denominadores.

Uno de ellos es el origen de la protesta y que es una mala situación económica de ya tiempo y con pocas perspectivas de remedio razonablemente rápido.

La libertad de unión para protestar me parece legítima. Es una de las libertades naturales, la de expresar una opinión. En el caso español me parece algo válido y perfectamente justificable.

Esto me lleva a otro común denominador, el sujeto de las protestas, aquél contra el que se protesta. Me parece que es siempre el gobierno y eso es natural.

Los gobiernos han asumido tal cantidad de funciones que es lógico que se les considere culpables principales de la mala situación. Es una consecuencia del aumento terrible de su tamaño.

Esto hace a todo aún más interesante: una mala situación económica es adjudicada a un elemento político, el gobierno, y de allí se hace lo natural, se piden soluciones políticas y no económicas. Y si se piden soluciones económicas, ellas implican más gobierno, no menos.

Curiosa mentalidad esta, que protesta con fuerza contra el gobierno actual y, sin embargo, encuentra soluciones en más medidas gubernamentales. No tiene sentido solicitar más de lo mismo contra lo que se protesta, que es otro común denominador de esos sucesos.

Quieren más empleos, por ejemplo, pero quieren que ellos se creen por medio de leyes. Esto es lo que más llama la atención. Es como querer curar una cirrosis prohibiendo el ron y pidiendo que se beba brandy. Consistentemente se comete este error.

Un error que es falla sistemática en protestas contra la situación económica, sean de gente acampada en lugares públicos o de personas que hablan de economía entre amigos en una reunión en sus casas. Protestan, generalmente con razón, lamentando la situación de su economía.

Y usualmente tienen razón al hacerlo. Las cosas podían ser mejor casi siempre. Pero proponen, generalmente sin razón, medidas que son contrarias a lo que buscan.

Quieren más de eso contra lo que protestan. Piensan que todos los males se remediarán con otro gobierno que haga cosas distintas, pero que en realidad son las mismas que producen la mala situación económica.

Y, lo más llamativo de todo. Protestan y se oponen con rabia a eso que les brindaría una oportunidad de solución. Quieren progreso y bienestar, pero luchan contra la libertad económica. Quieren más empleos, pero van contra eso que los puede crear.

No encuentro una explicación de conducta tan paradójica y insólita.

Un amigo cree tenerla. Dice que en buena parte esas protestas tan desorientadas tienen su origen en la educación recibida: una instrucción pobre en el ejercicio de la imaginación y el raciocinio. Una educación rica en adoctrinamiento estatal, que cierra las mentes a pensar sólo en tener más gobierno y no menos.

Tiene un punto mi amigo para explicar cómo es posible que protestas legítimas se desperdicien en propuestas sin sentido que ocasionarán, tarde o temprano, otra situación quizá peor de la actual. Protestas buenas, propuestas malas.

Post Scriptum

Hay más ideas sobre el tema en ContraPeso.info: Electorado. También, véase ContraPeso.info: España.

Protestas como ésta, llamada 15-M, son muy llamativas porque suelen calificarse a sí mismas como democráticas y defensoras de libertades, pero al mismo tiempo piden un gobierno mayor, con más poder y menos libertades.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



1 comentario en “Protesta Buena, Pero…”
  1. Corina Dijo:

    Si parece que la poblacion y mayormente los jovenes, luchan por su autodestruccion, es una situacion muy compleja, ya que los jovenes han sido y siguen siendo educados en las escuelas superiores, en la idea que el Socialismo es la cura para todos los males, siendo todo lo contrario, es el principio de la destruccion de los pueblos, solo que en su idealismo de niños de jovenes y de aun de los adultos, piensan que todos pueden vivir igual, pero que pensamiento tan nefasto querer vivir todos igual, los flojos, viviendo igual acosta de los que si trabajan los que no quieren estudirar a costa de lo que si estudian etc. Pero tal parece que estas ideas son muy rentables, para las mentes de los jovenes y los maestros se han dedicado a eso , en el mundo pues en Estados Unidos tambien esta sucediendo es el motivo que Obama pudo llegar a Presidente vendiendo la idea de la redistribuicion de la riqueza.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras