Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
¿Qué es Educación?
Leonardo Girondella Mora
25 julio 2011
Sección: EDUCACION, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


Dada la gran inclinación a opinar que los problemas mayores de toda sociedad se resuelven con mayor educación, sería de gran utilidad intentar un conocimiento organizado sobre eso que se llama educación.

Comienzo por lo que es una afirmación que no necesita demostración —es evidente en sí misma y sostiene que el conocimiento es parte de los bienes humanos.

Más aún, el conocimiento está relacionado con otros bienes humanos como la sociabilidad y la experiencia de la belleza, así como su bienestar material.

&&&&&

Genéricamente, la educación es eso que tiene como propósito dar conocimiento al ser humano —conocimiento que es en sí mismo un bien y representa una mejoría en la situación de cada persona.

La educación debe entenderse con el conjunto de procesos y métodos que se usan para obtener conocimientos —los conocimientos existentes en cada circunstancia y que en general persiguen permitir a la persona una mejor vida.

En la educación es posible distinguir ciertas facetas y hacer algunas precisiones que colaboren a definirla —una especie de elementos de la educación:

• La educación no está limitada a una fuente, ni a un método —al contrario, tiene distintos orígenes y sigue procesos variados, comenzando con los primeros días y años dentro de la familia del niño (lo que hace crucial la calidad de esa familia).

Se prolonga y complementa con la educación formal en instituciones especializadas, con la acumulación de experiencias propias y ajenas, y con acciones personales.

• La educación comienza con el nacimiento de la persona y no termina en toda su vida —aunque tiene puntos culminantes en la finalización de etapas importantes, como el término de la educación primaria, o la graduación universitaria.

Es decir, se trata de una continuidad que dura lo que la vida de la persona, incluso a pesar de las apariencias de finalizar en, por ejemplo, la obtención de un título universitario. Se trata de un reconocimiento explícito del bien que representa la adquisición de conocimientos y su actualización.

• La educación tiene un claro componente práctico o utilitario, en terrenos como matemáticas, geometría, física, anatomía, geografía, química y otros que permiten a la persona conocer la realidad y su funcionamiento.

Estos conocimientos comienzan con nociones en extremo básicas y van refinándose en el tiempo hasta poder llegar a especializaciones profesionales.

• La educación tiene otro componente que también persigue lograr un entendimiento de la realidad que le rodea —está bien representado en los terrenos de la historia local y universal, la literatura y el arte en general, amén de otros similares.

Como en el caso anterior, la adquisición de esos conocimientos sigue un proceso gradual que va de las ideas más elementales y se desarrolla en el tiempo hasta las más refinadas y complejas.

• La educación tiene un tercer componente —uno que no está dirigido al conocimiento de lo externo, sino de lo interno: la propia persona. Su objetivo es obtener conocimientos destinados al desarrollo personal, su carácter.

Puede esto entenderse como maduración y sigue también un proceso que va de lo elemental a lo más complejo.

Si bien los dos componentes anteriores suelen ser asignados en mayor proporción a las escuelas, este componente dirigido a la maduración proviene mayoritariamente de otras fuentes, especialmente la vida en familia y lo que en ella se da como ejemplo. A esto se añaden otras fuentes, como las religiosas.

&&&&&

Las precisiones anteriores presentan un esquema sencillo que permite entender distintos campos del conocimiento y el dinamismo en el tiempo de la educación. Es un hecho que el ser humano tiene un proceso de desarrollo en extremo lento y que la educación considera esta realidad.

En lo que sigue examino situaciones que creo deben ser hechas explícitas porque actúan en contra de la educación, debilitándola y frenando la mejora del ser humano.

• La educación es dañada por la especialización extrema que deja de considerar importante al ser humano integral —lo que no significa que la especialización sea negativa, al contrario, no lo es.

Ella permite grandes beneficios que el conocimiento de unos logra en la vida de otros. Pero cuando la especialización, mal entendida, aísla a la persona del resto del mundo y de su interior, la educación fracasa en su meta de mejorar a la persona.

• La educación es dañada por las ansias de convertirla en un logro masivo al que todos tienen derecho, lo que ha llevado a reducciones en sus estándares y dado incentivos perversos a la pereza y el desgano.

La educación básica, desde luego, debe ser una ambición universal, deseable para el mayor número posible de personas, las que con ella tendrán una mejor vida —pero en la educación debe reconocerse un elemento natural, elitista si se le quiere llamar.

Es aceptar que existen personas más inteligentes que otras, que tienen capacidades mayores.

• La educación es dañada por la creencia de los padres de familia que piensan que pueden delegar en los profesores toda la educación de sus hijos. Desconocen que buena parte de la educación, quizá la más memorable, la realizan ellos.

• La educación es dañada por el relegar conocimientos de apariencia no práctica y dar preferencia a educación utilitaria —lo que hace perder a la persona la visión de sí misma e impedir un mejor conocimiento de otros.

• La educación es dañada cuando ella pone su mayor énfasis en la memorización sin sentido por encima de habilidades de razonamiento, comprensión de lecturas, capacidad de comunicación y solución de problemas.

• La educación es dañada cuando la instrucción escolar se desvía de su objetivo y se vuelve un instrumento político. Los sindicatos de profesores, por ejemplo, crean incentivos que descuidan calidad y premian lealtad corporativista.

• La educación es dañada cuando ella se obsesiona con la modernidad y las más recientes modas —lo que descuida el conocimiento del pasado y las experiencias que pueden dar.

• La educación es dañada cuando ella se entiende como un sistema que debe alejarse de dogmas e adoctrinamiento —que es cuando más dogmática se vuelve. Cuanto más liberada quiere ser, la educación resulta más esclavizante.

Sobre este último punto quiero decir algo más. Es algo que no necesita demostración decir que la educación busca dar conocimientos y que los conocimientos lo son cuando se apegan a la verdad —atacar la idea de la verdad es derrumbar la esencia misma de la educación.

Nota del Editor

Hay más ideas sobre la noción general en ContraPeso.info: Educación, donde está la colección completa y actualizada de columnas sobre el tema.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras