Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
¿Qué es Proteccionismo?
Leonardo Girondella Mora
3 octubre 2011
Sección: LIBERTAD ECONOMICA, Sección: Asuntos, Y MATERIAL ACADEMICO
Catalogado en:


En pocas palabras, la definición de proteccionismo es la opuesta a la de libre comercio —es la implantación de frenos de distinta intensidad a las importaciones, más algo poco mencionado: frenar también las inversiones extranjeras en el país.

El nombre deriva del objetivo que se persigue: la protección de las industrias y empleos dentro de un país con respecto a la competencia que viene de empresas del exterior, de otros países.

El mecanismo que, se piensa, funciona es el de dar tiempo a la industria nacional para crecer y prepararse a una situación futura de competencia internacional.

La formas específicas que toma el proteccionismo son de muy distintos tipos —por ejemplo, prohibición de importaciones o cuotas de bienes importados; subsidios a los productores nacionales y a los exportadores. Incluso es posible mantener artificialmente baja la cotización de la divisa nacional para abaratar exportaciones y encarecer importaciones.

En su sentido más extremo, el proteccionismo es una política económica implantada por gobiernos y que busca detener las importaciones al país, e incluso a las exportaciones aplicándoles, por ejemplo, impuestos o cuotas. Está asociado con ideas de aislacionismo, nacionalismo, autosuficiencia, soberanía.

Sus justificaciones son de dos tipos —económicas y políticas.

&&&&&

Las justificaciones económicas del proteccionismo se basan en un razonamiento que es simple: la competencia del exterior es una amenaza a la industria nacional con la que ésta no puede competir —por lo tanto es necesario impedir o limitar las importaciones para proteger el desarrollo de la industria nacional y el empleo que ellas dan.

Es común que se usen escenarios catastróficos que justifiquen el cierre de fronteras a la importación —suele asegurarse que si se abrieran las fronteras, se perderían todos los empleos nacionales.

En la realidad, y en la teoría también, nada de eso es cierto —y el consenso general es que el proteccionismo daña a los países limitando su desarrollo, mientras que el libre comercio eleva la prosperidad. Uno de los razonamientos más poderosos es el de la ventaja comparativa.

Las justificaciones políticas del proteccionismo están muy asociadas con el aprovechamiento electoral de esos escenarios catastróficos —por ejemplo, es frecuente que gobernantes expliquen la pérdida de empleos por causas de importaciones, capitalizando la ingenuidad de muchos votantes, especialmente de aquellos quienes se sienten amenazados por las importaciones.

También, por motivos electorales y de popularidad política, es común que los gobernantes apelen a sentimientos nacionalistas y de soberanía que terminan en medidas proteccionistas —una realidad que muestra cómo la falta de conocimiento del funcionamiento de la economía es capitalizada políticamente con malos resultados en el largo plazo.

&&&&&

Si el objetivo explícito del proteccionismo es repetido con alta frecuencia —el proteger a la industria y el empleo nacional— , poco o nada se mencionan los efectos colaterales que le acompañan. El efecto no intencional más claro es el del contrabando: la prohibición de importaciones abre una oportunidad de negocio ilegal, como sucedió en México cuando se aplicó el proteccionismo.

También, ante la falta de competencia, las empresas nacionales dejan de actualizarse, lo que las hace menos competitivas e innovadoras —lo que a su vez lastima a todos los consumidores nacionales que se ven obligados a comprar bienes anticuados, de baja calidad y a precios mayores de lo posible.

No es poco común que el ataque al proteccionismo contenga un aviso considerable: el proteccionismo suele tener una tendencia muy fuerte a crear sentimientos nacionalistas que ven el desarrollo de otras naciones como una amenaza y que eso lleve a enfrentamientos bélicos más probables.

En resumen, el proteccionismo no tiene ninguna base sólida en su sentido económico —sin embargo subsiste debido a su gran valor electoral: los gobernantes suelen culpar al libre comercio de los males nacionales y proponer soluciones basadas en la implantación de medidas proteccionistas.

Addendum

Creo necesario agregar —mejor dicho, insistir— en el aprovechamiento electoral del proteccionismo. Sin fundamento económico alguno, el gobernante en campaña suele prometer empleos nacionales con medidas proteccionistas —como el impedir que las empresas del país abran empresas en el exterior, una medida que los sindicatos apoyan con entusiasmo.

El proteccionismo es en su saldo final la concesión de privilegios a grupos de interés que buscan su beneficio orientando a su favor la política económica —la posición exactamente contraria a la del liberalismo, que se basa en la simple negación de privilegios especiales a todos.

El efecto real del proteccionista es el privilegio dado a empresas locales, evitando que enfrenten competencia internacional y, por eso, dañando a los consumidores que sufrirán productos de mala calidad, anticuados y de alto precio. Las empresas locales no llegarán a tener nivel para competir a nivel internacional y no producirán exportaciones para el país, lo que producirá escasez de divisas para importar lo que no se produce en el país.

Nota del Editor

Hay más ideas sobre el tema en ContraPeso.info: Libre Comercio. Para comprender al proteccionismo ayuda saber qué es el libre comercio.

Las ideas de Benegas Lynch y las ideas de T. Sowell ayudarán a comprender mejor la defensa del Libre Comercio.

Debe añadirse a la anterior, otra sugerencia, la de examinar la teoría de la dependencia, un concepto muy popular durante el siglo pasado en América Latina y que dio base a que muchos países adoptaran políticas proteccionistas.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras