Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Responsabilidad y Químicos
Leonardo Girondella Mora
21 julio 2011
Sección: Sección: Asuntos, SEXUALIDAD
Catalogado en:


Un comentario hecho a una columna publicada en esta página es muy digno de ser explorado —fue la columna Anticonceptivos, no Gracias, la que generó esa carta a la redacción.

La columna define el funcionamiento de los anticonceptivos:

El mecanismo es sencillo: las mujeres tienen un ciclo hormonal que prepara el propio cuerpo para que, si hay relaciones sexuales, pueda ser concebido un niño. Entonces, si queremos que no nazca un niño, intervenimos sobre este ciclo y sobre partes del cuerpo femenino, y así evitamos el “problema”, un embarazo no deseado.

Y el comentario recibido tiene dos partes que examino por separado.

Primero, dice la gentil lectora que comenta la columna que,

… los anticonceptivos de ninguna manera evitan que no [sic] nazcan los niños, como aquí indican, sino que evitan la ovulación (mucho antes que se haga un niño).

La distinción que hace es inútil —dice que los anticonceptivos no previenen el nacimiento de niños, sino que evitan la ovulación, lo que por consecuencia inevitable evita el nacimiento de niños.

No hay otro propósito en el detener la ovulación que el impedir la concepción y así es que niega lo que afirma. No es un argumento siquiera dudoso el que esgrime la lectora.

&&&&&

La segunda parte es la que más llama la atención —luego de una crítica a los métodos “naturales”, ella continúa respondiendo a la interrogante de qué hacer con las mujeres para las que esos métodos naturales no funcionan:

Hoy en día los “químicos” que se utilizan en los anticonceptivos hormonales, no son de ninguna manera dañinos para la mujer, que debe más bien estar agradecida de que en estos tiempos modernos tiene derecho a vivir su sexualidad libremente y de manera responsable hasta que esté lista para formar una familia. Bienvenidos al siglo XXI!!!!

Dos aseveraciones existen en lo anterior.

Una de ellas es que las sustancias químicas que evitan la ovulación no causan daño alguno en la salud de la mujer que usa anticonceptivos —una afirmación que, según lo que conozco, no deja de ser al menos dudosa, pero que dejo a los expertos médicos.

Lo que realmente interesa es la otra aseveración —la que dice que la mujer “en estos tiempos modernos tiene el derecho a vivir su sexualidad libremente y de manera responsable hasta que esté lista para formar una familia”.

Es decir, dado el contexto del comentario la mujer, en palabras llanas, dice ella, tiene el derecho de ir a la cama con quien ella quiera antes de casarse sin sufrir las consecuencias de un embarazo —hasta que ella esté preparada para casarse y, entonces, tener hijos.

Los tiempos modernos, por tanto, cambian palabras —la promiscuidad ahora se llama “vivir la sexualidad libremente” y, es posible renunciar a la responsabilidad de tener hijos por medio del uso de sustancias químicas que alteran el funcionamiento natural del cuerpo.

En resumen, el comentario argumenta en favor del uso de sustancias químicas que impiden la ovulación para que la mujer pueda ser promiscua sin las consecuencias naturales de la concepción.

Termina su comentario diciendo “Bienvenidos al siglo XXI!!!!” —quizá pueda eso ser complementado con “Adiós a la responsabilidad”.

Nota del Editor

Hay más ideas sobre el tema en Contrapeso.info: Anticonceptivos.

Recuerda la columna otro caso, el de la mujer que el el supermercado compraba legumbres orgánicas y en la farmacia píldoras anticonceptivas.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras