Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Riesgos: Causas Humanas
Leonardo Girondella Mora
25 enero 2011
Sección: GOBERNANTES, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


Se vive en un mundo en el que no hay posibilidad de evitar riesgos —es decir, posibilidades de sucesos o eventos que produzcan dolores y males en las personas.

Estos eventos pueden ser clasificados en dos tipos, según el origen que tengan.

Un tipo es el de los desastres naturales, como marejadas, ciclones, terremotos, erupciones y eventos de similar naturaleza y que son independientes de la voluntad y la decisión humana.

Quiero explorar los eventos que tienen el otro origen: los riesgo de eventos dañinos que se producen por actos humanos —con el caso de la guerra como el más obvio pero no necesariamente el único.

&&&&&

Al respecto propongo las siguientes ideas.

• Son riesgos de origen humano esos que crean condiciones y situaciones que dañan el bienestar de las personas —los originados por actos de personas, actos que fueron decididos por ellas y cuyos efectos lastiman a otros.

• Todo ser humano es potencialmente creador de riesgos, sin excepción. La causa de esto es la imperfección natural de la naturaleza de la persona —y que la lleva a cometer acciones que crean riesgos para ella y para los demás.

• El riesgo se amplifica en proporción al poder que tiene sobre otros la persona que actúa —sus actos tendrán consecuencias en un número variable de personas, que aumentará conforme se eleve el poder de quien actúa.

• El riesgo de crear condiciones dañinas a los demás se eleva por causa de otro factor: la capacidad y el talento de la persona, especialmente su habilidad para anticipar consecuencias de sus actos. A menos talento y menos prudencia, la probabilidad de crear situaciones potencialmente riesgosas se eleva.

• Como conclusión de los dos puntos inmediatos anteriores se tiene que el mayor riesgo de crear situaciones dañinas es creado por las personas que combinan mayor poder y menor talento. El caso extremo de esto es el de un imprudente de escaso talento que tiene bajo su dominio a todo un país.

Con lo anterior tomado como una realidad, ahora debe explorarse otra faceta del mismo problema —la de ver más de cerca el asunto del escaso talento y la imprudencia. Sobre esto propongo las siguientes ideas acerca de cómo reconocer a ese tipo de persona.

&&&&&

Quien de poco talento goza, según se estableció, es un riesgo que va de mínimo a máximo dependiendo de la posición en la que se encuentre.

El riesgo máximo que puede tener un desastre de origen humano está contenido en la persona con máximo poder y mínima inteligencia. Esta última puede reconocerse en rasgos como los siguientes.

• La incapacidad para razonar por medio de argumentos lógicos —ninguna evidencia, ningún razonamiento, por sólidos que sean, convencerán a la persona de modificar su opinión. Es un problema de terquedad extrema en una posición propia.

• El convencimiento de que ella posee la verdad no sólo en lo general, sino en los detalles mínimos, lo que le lleva a la intención de aplicar sus ideas en las vidas ajenas —está absolutamente convencido de que lo mejor que puede pasarle a otros es seguir las más mínimas instrucciones que él emite.

• Su lenguaje es abstracto y usa palabras de múltiples significados, a las que si lo desea puede cambiar su connotación e intención —todo lo define a su modo y en su beneficio en largas peroratas destinadas a querer implantar en el resto sus ideas sin necesidad de justificarlas.

• Si habla de un plan general que le motiva, sus acciones concretas son erráticas e impredecibles —un día puede ordenar una cosa y decir otra, para poco tiempo después hacer lo opuesto, o poner su atención en otra cosa muy distinta.

• Si posee poder, lo usará para implantar por la fuerza sus opiniones —lo que le llevará a encontrar enemigos en todos lados, sospechosos de no seguirle incondicionalmente. Se sentirá rodeado de enemigos ocultos que actúan en complots que pretender impedir su voluntad.

• Su atención está centrada con fanatismo en sus intenciones logradas por medios simples y directos —sin considerar efectos colaterales de sus decisiones.

• Su círculo más íntimo está formado por personas incondicionales que aceptan su voluntad sin chistar, lo que le impide conocer la realidad —todo lo que puede conocer de primera mano es lo que se vive entre los incondicionales y quien no lo sea, es expulsado de inmediato.

• Viven en un mundo cerrado al que confunden con la realidad —y ese mundo inventado y fantasioso siempre se acomoda a sus intenciones: lo que ellos hacen, piensan, funciona en su mundo y, creen, también funcionará en el mundo real. Por supuesto, no funciona y eso les llevará a negar la realidad, encontrar complots y aumentar su poder.

• Dado su escaso talento, serán poco propensos a razonar con lógica y lo que podía ser una conversación sensata se convierte siempre en ataques, agresiones, enojos, embestidas y altercados. Quien quiera pensar es un enemigo.

&&&&&

Mi intención fue mostrar que los riesgos de origen humano proceden de personas en las que se combina un gran poder y al mismo tiempo, una escasa dotación de talentos —creando así una mayor probabilidad de situaciones riesgosas que dañen la vida de terceros.

A lo anterior añadí algunos de los rasgos que pienso que tienen las personas con escasez de talento.

Nota del Editor

Hay más ideas sobre el tema en ContraPeso.info: Bobadas y en ContraPeso.info: Poder Atonta.

Un caso muy ilustrativo de esa combinación de mucho poder e inteligencia exigua se muestra en Mandamientos del Gobernante.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras