Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Sólo Otra Aristocracia
Eduardo García Gaspar
21 septiembre 2011
Sección: LIBERTAD POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Se confunden las cosas. Es desafortunado, como cuando hay una exaltada defensa de la democracia creyendo en sólo la celebración de elecciones razonablemente limpias. Desafortunado porque defender un mecanismo imperfecto es perder el tiempo.

Ese mecanismo podría ser sustituido por otro, mejor, como cuando se cambia una computadora.

Defender a la democracia, en sí misma, es comprender mal el terreno político. La democracia es importante porque es una manera de defender algo que sí vale la pena, la libertad.

La confusión es frecuente. Es la razón por la que muchos de los defensores de la democracia terminan proponiendo cosas que hacen perder las libertades. Vea usted a Bolivia para constatar eso, o a Venezuela, o a Nicaragua. Casos extremos, pero reales de una democracia exaltada en demasía, como si ella fuese un valor.

La confusión tiene consecuencias. Bajo pretextos democráticos se pierden libertades creyendo que ella es el respeto a la voluntad mayoritaria.

Pero ya que no existe propiamente una voluntad mayoritaria que pueda ser conocida e implantada en todos, la democracia da pie a un fenómeno odioso: la creación de una aristocracia gubernamental.

Creo que esto bien vale una segunda opinión. Comencemos por el principio.

En su sentido tradicional, la aristocracia es un pequeño grupo de personas, una minoría más educada, más rica, más preparada, propietaria de tierras y de la que salen los gobernantes. Gobiernan las aristocracias, como decía Tocqueville (1805-1859), con ciertas ideas nobles de dignidad de la grandeza humana.

Desaparecida esa aristocracia, la democracia ha llenado el vacío creado con otra minoría, la de los otros gobernantes. Me refiero a la clase política como separada del resto de los ciudadanos, personas que han hecho del gobernar una profesión incluso familiar.

Difieren notablemente de la aristocracia tradicional anterior. Sigue siendo una minoría, pero no se distinguen por su preparación, ni por sus altos ideales, ni por tener ideas sobre la grandeza humana.

Tampoco son poseedores de fortunas heredadas de generaciones, son más bien ricos nuevos con fortunas variadas recientes de no muy claro origen. Pero siguen siendo una aristocracia en el sentido de hacerse cargo de puestos altos de gobierno, de dirigir desde ellos a los ciudadanos. Mantienen la cierta dosis de soberbia que toda aristocracia tiene como sustento y justificación.

Mi punto hasta aquí es claro: si usted piensa que con la democracia nos hemos desecho de los gobiernos aristócratas, mucho me temo que esté equivocado. No es la misma aristocracia de antes, pero es aristocracia al fin y al cabo.

Es nueva y si no es propietaria de grandes extensiones de tierra, sí lo es de una mucho mayor cantidad de recursos, los que pueden verse en los presupuestos de gasto público. Una aristocracia más rica que la anterior y con mayor poder, porque si la otra aristocracia rentaba sus tierras, ésta renta sus favores y concesiones. La otra dominaba tierras, ésta quiere extender su dominio sobre la persona misma.

Si en la anterior aristocracia había un cierto sentido del deber, de lo glorioso y alto, la nueva aristocracia ha perdido eso y en su lugar tiene un sentido del poder, de la fuerza y de la imposición.

Dentro de la aristocracia anterior no había igualdad de opiniones ni de creencias, tenían conflictos internos. La nueva aristocracia, la democrática, tiene también sus diferencia internas, diferencias por diversos modos de pensar, a lo que se ha añadido un elemento nuevo, la rotación en el poder.

La nueva aristocracia tiene su ambición colocada en el arribo al poder de una de sus facciones. Y eso altera a sus miembros, los que periódicamente se ven obligados a salir a cautivar y seducir al resto.

Porque cada facción de la nueva aristocracia dentro de la democracia pelea cada determinado tiempo por mantenerse ante la alternativa de ser desplazada. Todos tienen que salir a persuadir usando los más desesperados trucos para ser los elegidos. Elegidos que son los que la mayoría seleccionó, haciendo creer a todos que la nueva aristocracia es un resultado loable de la democracia. No lo es.

La nueva aristocracia, tan llena de defectos, es el resultado de la confusión de creer en la democracia como un valor, cuando es sólo un mecanismo.

Post Scriptum

Hay más ideas sobre el tema en ContraPeso.info: Democracia.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras