Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Un Error de Legisladores
Leonardo Girondella Mora
5 agosto 2011
Sección: FALSEDADES, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


Es muy común que en las cámaras de legisladores se cometa un error de lógica en las argumentaciones que llevan a aprobar o rechazar proyectos de leyes —es el error de la irrelevancia.

Consiste en apoyar o rechazar una ley usando una o más razones que no tienen que ver con esa ley. Sucede a menudo y es sorprendente que no sea apuntado con la frecuencia que debiera.

Un ejemplo ayudará a la comprensión de este error de lógica.

• Uno de los partidos en una de las cámaras propone una ley cualquiera —tal vez una que tenga como propósito abaratar créditos hipotecarios para casas de bajo precio, por medio del relajamiento de las condiciones y requisitos para obtenerlos y estableciendo límites máximos a las tasas de interés.

• Uno de los legisladores de ese partido toma la palabra en una de las sesiones en las que esa ley se discute. Defiende la ley usando como razón central la idea de que todas las personas tienen derecho a poseer una casa propia y, por esa razón, la ley debe ser aprobada por los legisladores.

• Ahora toma la palabra otro de los legisladores, uno de otro partido, y habla en contra de la ley propuesta —dice que ella distorsionará la solicitud de créditos y aumentará su demanda lo que podrá causar a la larga una buena cantidad de créditos incobrables.

• Toma de nuevo la palabra el primer legislador, el que apoya la ley, y acusa a a su colega, el que no quiere aprobar la ley —lo califica de ser un insensible a las causas de las grandes mayorías y le recuerda que la ley debe ser aprobada porque todos tienen derecho a ser propietarios de su casa.

&&&&&

Quizá el lector haya ya visto dónde se encuentra la argumentación de la irrelevancia —la ha usado el primero de los legisladores. La falla de lógica puede verse de manera esquemática:

Primero, ha usado un punto de partida para la argumentación que apoya la emisión de la ley: todos tienen derecho a tener casa propia. Es una afirmación verdadera —toda persona tiene ese derecho, lo use o no, pero lo tiene. No hay nada que decir en contra de esto.

Segundo, ha usado ese punto de partida para justificar la aprobación de la ley —y este es el error de lógica que se comete una y otra vez. Consiste en afirmar que porque esa ley tiene un objetivo positivo, ella debe ser aprobada sin pensarlo más.

Lo que debía ese legislador hacer es probar otra cosa muy distinta, probar que esa ley es buena para lograr el objetivo que nadie cuestiona.

Hacer eso es otra cosa muy distinta y requiere usar argumentaciones en pro de la ley: razones que la validen como una que puede alcanzar ese objetivo de manera correcta, que es lo que hizo en contra el segundo de los legisladores.

Otra forma de ver este error frecuente es el de concluir que el objetivo de una ley no es causa suficiente para su aprobación. Una buena ley debe tener un objetivo positivo, como el del derecho a poseer casa propia —pero eso no basta ni es causa bastante para ser aprobada si más otra cosa.

Deben examinarse la ley y sus contenidos, no sólo las metas que persigue. En este caso, el segundo legislador, el que se opuso, hizo un trabajo mejor al mencionar razones por las que la ley no debía aprobarse y son éstas a las que debe dirigirse el primer legislador.

Nótese, muy principalmente, que el primer legislador intentó refutar al segundo de manera equivocada —se salió del tema ignorando los razonamientos del legislador que se opone a la ley, al que calificó de insensible.

Esto se llama ignoratio elenchi y consiste en poner de lado la respuesta al contrario:

• El segundo legislador se opuso a la ley usando razones como creación excesiva de demanda de crédito, lo que llevaría a créditos incobrables.

• El primer legislador no dio respuesta a esa objeción —se salió del tema central y tomó el camino desviado de insultar al opositor, lo que es irrelevante al tema.

&&&&&

Creo que lo anterior puede resumirse en dos lecciones claras y que son, las dos, errores de irrelevancia:

Primera lección, el objetivo de una decisión cualquiera —en este caso la emisión de una ley— nunca puede estar justificada totalmente por lo admirable que sea su objetivo. Esta es una situación en la que claramente se entiende que los fines no pueden justificar los medios.

Segunda lección, una discusión sobre la conveniencia de una decisión debe estar concentrada en las ventajas y desventajas de esa decisión. Criticar a la persona que defiende o ataca a la decisión es irrelevante y constituye una salida indebida del tema.

Nota del Editor

Hay más ideas sobre el teme en ContraPeso.info: Falacias.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras