Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Un Huevo de la Crisis
Eduardo García Gaspar
2 junio 2011
Sección: POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


No es un caso aislado. Es parte normal de la democracia. Mejor dicho, de la democracia arruinada, convertida en compra de votos. Los sucesos lo describen.

Sucedió en Ecatepec, un lugar en el Estado de México. Habrá allí elecciones dentro de poco. Uno de los candidatos para gobernador realizó un evento de campaña. Aprovechó el partido de fútbol entre el Manchester United y el Barcelona.

Invitó a 600 jóvenes a ver el partido, a quienes regaló camisetas y gorras. Les dio cerveza. Les prometió ayuda para transporte por 300 pesos, becas para universidad y preparatoria, créditos a la palabra, más universidades y preparatorias en ese estado. Prometió combatir el crimen y mejorar servicios públicos.

En fin, un evento más de campaña. Uno más con el contenido estándar y acostumbrado: prometer dar a cambio del voto, como esa ayuda de dinero para transporte.

Bravo Mena, el candidato prometedor, no es él único. En la capital del país, su gobierno regala cerca de mil pesos mensuales a personas de edad, los necesiten o no.

Examinar esta práctica electoral bien vale una segunda opinión.

Y lo primero que debe verse es que se trata de compra de votos, descarada y desnuda. La promesa clásica es del tipo si-votas-por-mí-te-daré-esto, por ejemplo, ayuda para transporte, o becas, o dinero para alimentos, o artículos escolares.

El objetivo es lograr votos por medio de ofertas atractivas, comprar esos votos dando a cambio cosas que son pagadas por los ciudadanos: usted y yo pagaremos la ayuda para el transporte y para las comidas. El candidato, por tanto, compra votos con dinero ajeno, que le perteneció a usted o a mí.

Las elecciones, que siguen estas prácticas como algo usual y acostumbrado, dejan de ser elecciones en el sentido político que debieran tener. Deberían ser propuestas de gobierno, no ofertas de compra de voto. Deberían ser plataformas de gobierno, no dádivas a cambio de papeletas tachadas con un nombre.

Es fácil demostrar que no son ni plataformas ni propuestas de gobierno, pues nunca explican de dónde se sacará el dinero para pagar esos regalos condicionados al voto. Alguien los tiene que pagar y no es el gobierno quien lo hace, es otro, usted.

Esto es lo que está detrás de ese tipo de campaña electoral.

La situación, proyectada a su consecuencia lógica, lleva necesariamente a uno de dos tipos de crisis.

Uno de esos tipos es la de la crisis por promesas no cumplidas. Obviamente no se tiene dinero para cumplir con todo lo prometido a cada grupo de votantes. Bravo Mena quizá no tenga el presupuesto para construir más universidades y mantenerlas.

La crisis por metas no cumplidas llevará a la desilusión de la población. El candidato no cumplió con sus regalos, pensará el votante, y esperará a la siguiente elección en la que se pondrá en subasta.

El otro tipo de crisis es el financiero: el gobierno gasta tanto en sus promesas electorales que acaba endeudado y sin dinero para seguir regalando lo que promete. El resultado es una gran crisis económica con un gobierno en quiebra y que es el problema de nuestros días. Desde Grecia hasta los EEUU, ese es el gran problema, el de gobiernos gastadores.

El valor del evento en Ecatepec, por parte de un candidato, es ver el origen pequeño, de apariencia inocua, que da origen a lo que después puede ser una gran crisis económica de quiebra de un gobierno. Todo por querer ganar elecciones comprando votos, como en ese caso, con 300 pesos de ayuda para transporte.

Cada una de esas promesas de compra de voto a cambio de una concesión gubernamental es como la incubación de un huevo.

Miles de promesas hechas así, convertidas en realidades, crearán un estado de cosas imposible de seguir financiando sin fin, ni término. Tendrán que elevarse impuestos, tendrá que contratarse deuda para seguir comprando votos, lo que no puede soportar la economía.

Y si usted intenta retirar esas concesiones ya dadas, ello será casi imposible. Enfrentará las protestas de todos esos a quienes se compró su voto y que no son pocos. Verá violencia en las calles, porque su modo de vida ha sido amenazado. El modo de vida que depende de gobiernos que compran votos para ganar elecciones.

Eso es lo que pudo verse en Ecatepec, la puesta de un huevo populista, que lleva a gobiernos insostenibles.

Post Scriptum

Hay más ideas sobre los temas en ContraPeso.info: Crisis Económicas y en Contrapeso.info: Elecciones.

La información usada fue reportada por Grupo Reforma (29 mayo 2011).

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



2 Comentarios en “Un Huevo de la Crisis”
  1. Angel Gerardo Castillo Rocha Dijo:

    Bravo Mena no pertenece al mismo partido que gobierna el D.F., el pertenece al PAN y el D.F. es gobernado por el PRD. NOTA DEL EDITOR: por supuesto, lo que puede ser un indicio de que la práctica de comprar votos con promesas es común a todos los partidos.

  2. ARTURO GUTIERREZ Dijo:

    Si bien es cierto lo que argumenta el señor Eduardo García puede ser cierto (creo de buena fe que así es), él es tan cómplice como todos aquellos que participan o lo alientan, recordemos que desde cualquier punto de vista el señor García es culpable de la situación a la cual enuncia, ya que una de las máximas del derecho procesal es el siguiente: se es culpable por obra u omisión. La omisión en términos llanos refiere al dejar hacer, igual como lo denuncian los principios judío-cristianos.

    Si él señor fue testigo de las prácticas descritas, su responsabilidad mínima es el de denunciar los hechos, sobre todo si esta tan convencido de ello que lo publico. Esto nos lleva a otra máxima del derecho: El que acusa esta obligado a demostrar. Sin duda todo esto que sucede es única y exclusivamente culpa de todos los ciudadanos, ya que al ser participes en cualquier acto de corrupción y no denunciamos nos convertimos en cómplices. NOTA DEL EDITOR: ¿no es hablar de eso y criticarlo igual a denunciarlo después de leerlo en un periódico?





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras