Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Un Mago Numérico
Eduardo García Gaspar
7 abril 2011
Sección: PROSPERIDAD, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Si alguien quiere probar con números que hay más pobres que hace diez años, lo puede hacer sin problema.

Lo mismo puede hacer quien quiera demostrar que ahora hay menos pobres que hace una década.

Todo puede probarse. Todo depende de cómo se mida la pobreza.

En el caso mexicano, por ejemplo, el PAN demostrará que hay un índice menor de pobres desde que asumió la presidencia y lo hará con números. Lo opuesto, y también con números, probará el PRI para justificar tener un presidente de ese partido.

La pobreza puede ser “medida” como a cada quien le venga en gana.

Recuerdo una persona que la medía por medio de sus ojos: lo que veía a su alrededor era el parámetro de pobreza que consideraba correcto y a esa medición se atenía con toda su terquedad.

Otros acuden a estudios y números, y son los más peligrosos. Usted y yo podemos ver con una sonrisa la medición ocular de la pobreza de esa persona, pero otra cosa es enfrentar los datos y números de un estudio de la ONU, la OCDE y cosas por el estilo. Hay mucho más detalle en esto.

Pero la realidad es sencilla: las definiciones de pobreza son más variadas que los sabores de los helados y, dependiendo de la que se escoja, usted podrá probar casi lo que sea que le convenga. O, como hizo un gobernante en la radio, hablar de que la pobreza había aumentado notablemente según estudios que él conocía y que no fueron citados.

Uno de los mejores trucos para probar que la pobreza ha aumentado es el de usar medidas relativas.

Este truco es un favorito de todo gobernante, muy especialmente de los que aspiran al poder. Su utilidad es enorme pues permite probar que la pobreza ha aumentado a pesar de que en la realidad haya disminuido.

Es más o menos como el truco de magia, ése en el que una mujer entra en una caja que el mago parte por la mitad, separa, y más tarde une: todo está oculto entre telones negros y mecanismos simples, pero creativos. Así funcionan las medidas relativas de la pobreza.

Un ejemplo ayudará a entender cómo funciona el truco.

Tome usted una comunidad ficticia en la que existen tres personas, un millonario y dos “pobres”. El millonario gana un millón al año y cada uno de los pobres gana 10 mil. La medición relativa de la pobreza dirá que hay un diferencial de cien veces.

El millonario gana cien veces más que los pobres, una cifra que puede impresionar. Pero ahora suponga que en esa misma sociedad, después de un tiempo, hay también un millonario y dos pobres. El millonario gana 10 millones al año y los pobres ahora ganan 50 mil.

La diferencia es ahora de 200 veces y, en la primera impresión, la pobreza habrá aumentado.

Pero en realidad no lo ha hecho. El millonario elevó sus ingresos diez veces, de un millón a diez. Los “pobres” elevaron sus ingresos de 10 a 50 mil, es decir, cinco veces. Obviamente hay menos pobreza, pero según la medición relativa ¡los pobres serían menos pobres ganando 10 mil que 50 mil!

Toda una falacia, que es uno de los mejores trucos jamás usados para probar que la pobreza ha aumentado, cuando en realidad ha disminuido. El ejemplo es extremo para hacerlo claro, pero funciona igual con casos reales.

No es el único truco, hay otros, como el de usar el argumento de la misericordia, que consiste en causar indignación por ese diferencial de ingresos usando los casos más extremos posibles. O el de definir que es pobre quien no va a un museo.

Lo representó muy bien la persona que no hace mucho me dijo que era indignante que alguien en Londres tuviera un Rolls Royce mientras alguien en Costa de Marfil no puede comer. Las dos realidades son ciertas, pero entre ellas no hay una causalidad directa. El de Londres no le quitó al de Costa de Marfil el dinero que este tenía guardado y con ese dinero compró el coche.

Otro truco es medir pobreza con la base de ingreso reportado, lo que suele llevar a datos por debajo de los reales, ignorar variaciones estacionales, accesos a beneficios no monetarios. Suele ser preferible tener medidas de gasto, no de ingreso.

En fin, creo que el tema bien vale una segunda opinión para descubrir los trucos que existen para demostrar que la pobreza ha aumentado y sobre esas bases implantar medidas gubernamentales que llevarán a acciones contraproducentes que empeorarán el problema.

La pobreza es un asunto serio que merece una mejor atención de la que recibe.

Post Scriptum

Hay más ideas sobre el tema en Contrapeso.info: Brechas y en ContraPeso.info: Pobreza.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras