Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Algo de Interés Social
Eduardo García Gaspar
10 abril 2012
Sección: EDUCACION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Lo escuché de alguien en la radio. Dijo que los aspectos fundamentales de quienes viven en sociedad son de interés social.

Varios comentaban noticias y uno hizo esa observación.

Es cierta, me parece, como también es cierto que tiene sus sutilezas.

La observación es preocupante por el sentido en el que la interpretó.

Dijo que las partes importantes de las vidas de todos en una sociedad son de interés social. Correcto, pero añadió que por ser de interés social son también campos en los que los gobiernos deben tomar responsabilidades, deben intervenir.

Esto es algo que bien vale una segunda opinión. Creo que es de interés social apuntar que no todo lo de interés social es una responsabilidad de gobierno.

En esto hay dos partes. La primera: las cosas fundamentales de las personas son de interés para todos. Es cierto. Estamos relacionados unos con otros y lo que haga uno afecta al resto aunque sea en proporción mínima.

Por ejemplo, en casos muy claros, nos afecta el índice de educación de las personas, pues a menor educación la sociedad tendrá menos prosperidad. Igual con la salud y otras cosas de importancia obvia.

Hay casos aún más claros, como las consecuencias buenas y malas de decisiones gubernamentales, como leyes fiscales y servicio de policía.

Es obvio que viviendo en sociedad nos afectamos unos a otros, para bien y para mal. La sociedad contiene mecanismos muy sutiles de relaciones entre nosotros y está llena de vasos comunicantes que son difíciles de intuir.

Hasta aquí muy bien, muchas cosas son de interés para todos. No es sorpresa decirlo.

Pero de allí a concluir que por ser de interés social el gobierno debe intervenir, hay un paso demasiado largo y no lógico.

Se entiende que en el caso de la criminalidad sea positivo que el gobierno tome la responsabilidad de combatirla, o que en el caso de una epidemia intervengan las autoridades… pero no en todo debe intervenir el gobierno si es de interés social.

Un ejemplo extremo ayuda a entender esto.

Algunas personas han propuesto la noción del bienestar socio-afectivo, lo que sea que signifique, y que relaciona con las ideas de que tenemos deseos de sentirnos escuchados, comprendidos, amados, dentro de la sociedad.

Muy bien, aceptemos que eso sea de interés social, ¿significa eso que intervendrá el gobierno para hacernos sentir así?

No lo creo. No sé qué harán los políticos para hacernos sentir así. Y tengo miedo a imaginarlo. Quizá quiera el gobierno hacerse cargo del amor al prójimo.

En fin, mi punto es que hay cosas que son de interés para todos y que lo sean no significa que el gobierno tenga que hacerse cargo de ellas.

Por ejemplo, parte de nuestra felicidad es nuestro sentido estético, el arte, la belleza. Son cosas de interés social, pero no quiere decir que el gobierno sea un proveedor de satisfactores artísticos.

Los avances tecnológicos son de interés social, y tampoco quiere decir que de ellos se hagan cargo los políticos.

Quizá ya me expliqué con claridad. La observación de esa persona en la radio es una verdad a medias, de las más peligrosas.

Hay muchas cosas que son de interés social, como el respeto a los valores éticos y de ello no puede concluirse que en automático sean una responsabilidad gubernamental. Sería terrible que lo fuera.

Esta es precisamente una de las mayores discusiones de nuestros tiempos.

Hay quienes opinan que los gobiernos deben tener una muy amplia serie de responsabilidades en campos de interés común. Hay otros que piensan lo opuesto, que a los gobiernos se les debe limitar su campo de responsabilidades a unas pocas, muy importantes, pero pocas (como la aplicación de la ley).

Mi preocupación es que una idea superficial y mal razonada nos lleve por pereza mental a una conclusión equivocada.

Que la felicidad personal sea de interés para todos, no puede servir de justificación para concluir que los gobernantes se hagan responsables de la felicidad de los ciudadanos. No es una conclusión válida.

No lo es, por un principio sólido, el de subsidiariedad: no debe hacer otro lo que la persona puede hacer por sí misma.

Y hay muy pocas cosas, en realidad, que las personas no puedan hacer con su propio trabajo y esfuerzo. Impedir esos esfuerzos van contra nuestra misma naturaleza.

Sacar conclusiones correctas y lógicas es algo que es de interés para todos. No quiere decir esto que el gobierno se encargue de la lógica.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras