Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Bienestar y Libertad
Eduardo García Gaspar
22 junio 2012
Sección: Sección: Una Segunda Opinión, SOCIALISMO
Catalogado en: ,


El rechazo es natural y lógico.

Me refiero a la oposición entre quienes defendemos a la libertad y quienes apoyan al Estado de Bienestar.

Es un conflicto profundo, que tienen sus bases en la misma comprensión del ser humano.

El tema es vital y, por eso, suele parecer irrelevante y aburrido. Así son casi todos los temas importantes.

Pero comencemos por el principio.

Y para hacerlo necesitamos ir hasta la misma concepción de la naturaleza humana y lo que me imagino que pocos nieguen, el que somos libres. Siéndolo, eso necesita también aceptar que podemos hacer el mal tanto como el bien. Obvio, pero importante.

Si somos libres, eso nos coloca siempre frente a ocasiones de maldad y de bondad. Esto tiene consecuencias, como la de tener que aceptar la responsabilidad de nuestros actos.

A veces serán buenas, a veces malas. Y esto es esencial a nosotros, el tener a veces situaciones de felicidad y a veces de infelicidad. No puede evitarse.

Todo ese vaivén entre gozos y sufrimientos es humano porque es un proceso de maduración y aprendizaje. Es algo que nos mejora y eleva. No nacimos para permanecer en una vida de mimos y caricias.

Nacimos para ser lo mejores que podamos ser y esa es una responsabilidad propia. No es fácil, nos hace pasar por situaciones malas e indeseables, muchas veces ocasionadas por nosotros mismos.

Esta idea del ser humano choca de frente contra la noción del Estado de Bienestar. El choque es claro.

Un Estado de Bienestar pretende sustituir las decisiones propias con las del gobierno, lo que significa quitar libertades y eso es alienar nuestra naturaleza. Un gobierno de ese tipo nos ordena lo que tenemos que hacer.

Nos dice a qué escuela ir, qué estudiar, qué doctor usar, cuánto ahorrar, en que casa vivir. Si intención es protegernos del mal que podemos enfrentar y del que podemos hacer. Nos retira las consecuencias de nuestras decisiones.

  • Si no ahorramos para la pensión, no importa, el gobierno nos dará algo.

El problema es obvio: al quitar responsabilidades quita también esa oportunidad de mejora personal.

  • Si tienes un hijo sin casarte, el gobierno te dará ayuda.

Para los que defienden a la libertad, el ser humano es un asunto serio y de consideración. Si por naturaleza es libre, quitarle libertades es quitarle humanidad.

  • Si no ayudas a tus padres en la vejez, no te preocupes el gobierno les dará algo en lugar tuyo.

Pero también es quitarle responsabilidades de sus acciones.

  • Si te preocupan los pobres, no hace falta que les ayudes porque el gobierno lo hará.

Para un Estado de Bienestar el ser humano es simplemente un ente al que él cuidará desde que nace hasta que muere.

  • Si no quieres estudiar para entrar a la universidad, no importa, el gobierno te dará un lugar garantizado.

Lo atenderá en sus necesidades y tomará las decisiones que debieran ser suyas no de la autoridad. Le atenuará y evitará las responsabilidades de sus actos.

  • Si te acostaste con alguien y la embarazaste, no te preocupes, el gobierno les dará una píldora.

Es un contraste serio entre dos visiones del ser humano. Para el defensor de la libertad, cada ser humano es único y capaz de decidir por sí mismo.

  • Si no quieres hablar de sexo con tus hijos, no lo hagas, el gobierno les dará educación sexual.

Lo malo que le suceda, le servirá de lección en un proceso de mejora personal que lleva hasta el entendimiento de saber que debe haber ayuda mutua y libre.

Para el proponente del Estado de Bienestar, el ser humano es una simple parte de grupos a los que debe ayudarse porque son incapaces y no deben aceptar responsabilidad por sus actos. Las personas, en esta visión, son niños que deben ser mimados y protegidos.

  • No ahorres para los útiles escolares de tu hijo, el gobierno te los dará.

Es, para ser claros, lo mismo que un padre sobreprotector y que termina criando niños mimados y caprichosos.

Esto es buena parte del fondo que está en la confrontación entre el liberalismo y el socialismo. Las diferencias entre ellos nacen de una visión diferente del ser humano.

El liberalismo ve personas individuales que son capaces de lo bueno y de lo malo y que al aceptar las responsabilidades de sus acciones maduran y mejoran. Exactamente lo opuesto al Estado de Bienestar.

Con una variable adicional que resulta odiosa cuando uno la entiende. Hay, en el Estado de Bienestar, una buena dosis de soberbia en los gobernantes.

A pesar de ser seres humanos y por eso imperfectos y capaces de maldades, proponen un sistema en el que presuponen que ellos saben más que todos los demás juntos. No puede ser cierto.

Post Scriptum

Al final lo que la visión liberal produce es un ser humano maduro, elevado, capaz de grandes cosas. Y el Estado de Bienestar produce un ser humano bajo, inmaduro, incapaz de valerse por sí mismo. ¿Dónde está el verdadero bienestar?

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



2 Comentarios en “Bienestar y Libertad”
  1. Jesus Dijo:

    Estado de bienestar=populismo en su mas firme expresión.

  1. Bienestar y Libertad | Contrapeso | Bienestar




esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras