Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Candor Como Explicación
Leonardo Girondella Mora
17 enero 2012
Sección: LIBERTAD ECONOMICA, Sección: Asuntos
Catalogado en:


La noticia es parte de las actividades de campaña electoral de uno de los candidatos mexicanos a la presidencia —fue un anuncio: López Obrador, de los partidos de izquierda, va a presentar su plan económico en Coahuila en este día.

El acto electoral de propaganda política no tiene en sí mismo nada de llamativo —excepto por un hecho un tanto insólito. El anuncio del acto de campaña fue un empresario, Fernando Turner.

En lo que sigue, exploro los elementos del anuncio hecho y hago comentarios sobre ellos.

• El empresario Turner, de Monterrey, es parte de un organismo llamado Movimiento Social Despierta México, A. C. —un organismo que promueve abiertamente al candidato de la izquierda, en conjunto con otro empresario, Alfonso Romo. Turner es también presidente de la Asociación Nacional de Empresarios Independientes.

El aspecto sorprendente es el apoyo de esos empresarios a un personaje de la izquierda célebre por su reputación de enemigo violento de la iniciativa privada. Conversé con varios a este respecto encontrando una reacción generalizada de sorpresa que buscó explicaciones en la ingenuidad de los empresarios, así como en el cinismo de buscar rentas futuras.

• Turner, según la noticia (El Norte, 11 enero 2012), apoya el plan económico de López Obrador porque “permitirá al país alcanzar cuando menos un crecimiento anual del 6 por ciento del PIB y generar unos 7 millones de empleos durante el siguiente sexenio”.

Este aspecto es el usual —la promesa de crecimientos espectaculares sin aclaración de medidas concretas sobre el cómo se logrará. Creer esas aseveraciones es simple candidez mientras no se detalle la política general económica y sus propuestas específicas. Se trata de una promesa más de campaña no distinta a la de campañas de tiempo atrás, y que no fueron cumplidas.

• Entre los detalles del plan que Turner destacó y que le hacer apoyar a la izquierda están las propuestas de un gobierno austero, de combatir a monopolios, de simplificación fiscal y financiamiento a pymes, de creación de fuentes de financiamiento que compitan con los bancos y así reducir costos de créditos, de reducir precios de la electricidad para usuarios e industrias, de no inventar impuestos.

Examino esas propuestas:

El aspecto de un gobierno austero es muy vago —puede significar una reducción del tamaño gubernamental, algo opuesto a la mentalidad de la izquierda y, por eso, poco creíble como promesa de campaña. En realidad, de López Obrador se esperaría un gobierno mayor, más caro, con mayor presupuesto.

Creer en la austeridad del gobierno potencial de López Obrador es ingenuo dada la información de su libro, en el que plantea un crecimiento del doble del presupuesto federal durante el primer año de gobierno.

Pero puede ser que un gobierno austero se refiera a medidas cosméticas de impacto financiero reducido, como reducción de sueldos a primeros niveles de la burocracia —sería cándido esperar que López Obrador vaya en contra de regímenes de pensiones de los burócratas, que son costos realmente significativos. Menos aún que reduzca la burocracia —lejos de eso, su gobierno la aumentará.

Lo de combatir monopolios, entendido de manera lógica, significaría desaparecer a Pemex y a la CFE —lo que es opuesto a la mentalidad estatista de López Obrador. Resulta inocente suponer que el candidato combatirá a esos monopolios estatales, más bien debe entenderse como combate enfocado sólo a empresas grandes con privilegios y en posiciones dominantes (televisión, telefonía, cemento, etc.)

Lo de reducir precios de la electricidad sólo puede ser posible por medio de subsidios al consumo —un factor considerable de crecimiento del gasto público y contrario a la idea de un gobierno austero. Y posible sólo con la existencia de un monopolio estatal, la CFE, lo que contradice la propuesta de combatir monopolios.

Lo de simplificación fiscal y no más impuestos es, en sí misma, una idea loable —que no resulta creíble en boca de López Obrador: un candidato de izquierda, por naturaleza, quiere impuestos más altos para financiar sus proyectos intervencionistas. Los impuestos menores con reglas más simples son siempre propuestas liberales, no socialistas.

La creación de fuentes adicionales de financiamiento y la reducción de costos de crédito son ideas que en sí mismas no tienen valor por falta de detalle acerca del cómo podrán ser logradas. Si se trata de fondos gubernamentales los que serán dados en préstamo, que es la costumbre de la izquierda, se tratará de subsidios y, por eso, mayor gasto de gobierno. Si se trata de manejo gubernamental de tasas de interés, que es lo natural de la izquierda, se tratará de un control de precios —con su consecuente distorsión de precios y desperdicio de recursos.

&&&&&

En resumen, la situación muestra muy posiblemente ingenuidad y candor por parte de algunas personas —empresarios que posiblemente han sido seducidos por el candidato de la izquierda y convertidos en inocentes ayudantes de campaña.

Addendum

Una de las personas con las que conversé ilustró su interpretación del apoyo de esos empresarios al candidato de izquierda, usando la historia del alacrán y la rana —en la que el alacrán pide ayuda a la rana para cruzar un río, pero en medio de la travesía pica a la rana y los dos mueren: esa es la naturaleza del alacrán.

En este caso, se me dijo, el alacrán picará a la rana una vez que haya llegado a la otra orilla y esté a salvo —la rana fue sólo un instrumento para cruzar el río y nada más que eso. Por mi parte, esta inocencia empresarial me recuerda otra historia, la de las ranas prósperas.

Dos de las personas con las que hablé me hicieron notar que los dos empresarios mencionados tienen una fuerte preferencia por tener sus empresas en el extranjero.

Pero lo más llamativo fueron los comentarios sobre noticias, aparecidas en días pasados —en ellas López Obrador mencionó el uso del plebiscito para tomar decisiones de gobierno en adición a la posibilidad de implantar medidas sin necesidad de pasar por el congreso. Riesgos de consideración en un régimen que así volvería a la concentración presidencialista de antaño haciendo caso omiso de la democracia lograda hasta ahora.

Ayer, en el mismo medio, encontré la noticia de que López Obrador, en caso de ser presidente, nombraría a F. Turner como Secretario de Economía, lo que haría esperar una política monetaria con tasas de interés dictadas desde el gobierno, artificialmente bajas; igual que precios subsidiados de electricidad. Otros riesgos de consideración.

Nota del Editor

Sobre los financiamientos gubernamentales a empresas, la idea de Hazlitt explica sus fallas y efectos colaterales. Es admirable que en estos tiempos alguien sucumba de nuevo ante esta mala propuesta. Debe recordarse que tasas de interés artificialmente bajas llevan a un boom momentáneo y a una crisis posterior.

En Las Ideas de López Obrador se tiene un buen resumen de sus propuestas, incluyendo una proyección de lo que su gobierno sería.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras