Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Catolicismo: Saber Más
Leonardo Girondella Mora
30 marzo 2012
Sección: RELIGION, Sección: Asuntos
Catalogado en:


Esta columna es una colección de ideas —opiniones que he escuchado de personas y que tienen, todas ellas, un foco central: son católicas y, al mismo tiempo, reconocen saber poco o muy poco de su religión.

Su situación —la de reconocer que tienen conocimientos mínimos del Catolicismo a pesar de ser católicos— las coloca en una situación que les choca, les preocupa y desean remediar.

Para examinar esa situación, recopilé opiniones de diversos orígenes —las que a continuación apunto. Todas ellas intentan dar ideas que resuelven la inquietud religiosa de esas personas.

• Ha sido sugerido que para conocer alguno de los momentos de la historia es una buena idea comenzar con el conocer la vida de los principales personajes de la época —para después saber de esa etapa.

Lo anterior es razonable y aplica en el caso que me ocupa. Quien desee saber más de su religión católica, entonces, debe comenzar por saber de la vida de Jesucristo, que es el centro de esa religión.

• Leer una biografía de Jesucristo es sencillo —y como sugerencia, conviene iniciar con una breve y directa, el evangelio de San Lucas. El siguiente paso natural es la lectura de Los Hechos de los Apóstoles.

• En lo general, las opiniones coincidieron también en hacer una lectura pausada y sin prisa por terminar, que dé como resultado una idea de esa vida y lo que aconteció inmediatamente después.

• Al terminar esas dos lecturas, que son asombrosamente breves y descriptivas, puede seguir otras vidas de Jesucristo —los evangelios de San Mateo y San Marco. El de San Juan es más complejo y abstracto, por lo que debe tomarse con cierto cuidado, con el conocimiento de las otras lecturas.

Un terreno similar es de de las cartas de San Pablo. Numerosas y a veces complejas, necesitan alguna base previa.

• Otro consenso de las opiniones recopiladas enfatizó un aspecto de gran cuidado, el de la interpretación de las lecturas anotadas arriba. Señalaron que es un riesgo importante la inclinación a darles una interpretación personal que puede ser muy limitada y desviada.

Dentro del Catolicismo eso se soluciona con un elemento adicional a las lecturas originales, el que es una tradición interpretativa producto de siglos de estudio —la que es una especie de interpretación oficial que el católico debe aceptar.

Una de las opiniones que encontré fue clara —dijo que si se hacen las lecturas “con mala voluntad y deseos de encontrar fallas”, eso mismo acontecerá dado que esas lecturas contienen algunos pasajes difíciles, algunos en apariencia paradójicos e incluso contradictorios en la superficie.

• Las lecturas, se me dijo, deben ser acompañadas por una actitud sincera y buena voluntad —incluso con oración previa y posterior, pidiendo inteligencia para comprenderlas.

• Después del Nuevo Testamento, es decir, las lecturas mencionadas antes, las siguientes lecturas son selección de cada persona. No encontré en las opiniones que escuché patrones claros de respuesta.

Me parecieron lógicas un par de opiniones que mencionaron seguir con biografías de Jesucristo —las escritas por creyentes y que contienen más elementos históricos. Uno de ellos es el de Vida de Jesús, de E. Renan

Otro opinó que resultan de gran utilidad las obras de autores conversos —los que acompañan sus escritos con explicaciones de la nueva fe encontrada. Hubo referencia específica a G. K. Chesterton y a C. S. Lewis.

No fue escaso el número de sugerencias para leer vidas de santos —entre los que destacaron Santa Teresa de Ávila y San Ignacio de Loyola. Por supuesto hay muchos otros.

• Se me dieron algunas precauciones —la de no leer con mala voluntad que ya mencioné. Pero también, al menos al inicio, la de evitar libros demasiado elevados de Teología y controversias interpretativas que llevan a tomar partido de algunas posiciones.

• El Catecismo Católico, se me dijo, es como un libro de texto —conteniendo explicaciones y que puede ser un gran libro de consulta, muy útil.

Si la persona se interesa en temas que tienen que ver con la defensa de su religión, los libros de apologética le resultarán útiles —pero, de nuevo, los más sencillos al principio.

&&&&&

Lo que he intentado hacer es enfrentar una situación que parece ser frecuente —la del católico al que le inquieta saber poco de su religión y quiere remediarlo. Para encontrar soluciones posibles, hice algunas lecturas y pregunté a unas pocas personas.

En lo anterior he tratado de resumir mis hallazgos sobre el tema. No es un asunto menor —la religión que tiene la persona y el seguimiento que de ella haga es la decisión más importante en la vida de todos.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras