Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Clave de la Prosperidad
Eduardo García Gaspar
19 marzo 2012
Sección: PROSPERIDAD, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


La confianza, respondió la persona sin que pareciera tener dudas. Y creo que tiene mucha razón.

La pregunta fue, “¿cuál es la causa más clara de la prosperidad?”

Su respuesta fue inmediata, la confianza: ese sentido de seguridad, de estabilidad y garantía que percibe la gente de una nación.

Por lógica, el principal enemigo de la prosperidad es la desconfianza.

El tema es bueno y bien vale una segunda opinión en momentos en lo que se implantan soluciones para reanimar economías en problemas serios con soluciones primitivas de impresión de dinero.

Olvidémonos de eso y vayamos al cimiento mismo de la prosperidad, la confianza. Veamos su significado real.

Por principio de cuentas, la confianza se refiere al futuro y lo que se piensa que en él sucederá. Es una creencia, una valoración del futuro, cuya punto de partida es el juicio personal sobre el pasado y el presente.

Es la respuesta a una pregunta personal, la de si vale la pena trabajar y esforzarse ahora para disfrutar de los frutos personales dentro de muchos años.

La respuesta es el nivel del confianza que se tiene. Donde se vea que la gente trabaja, se esfuerza, ahorra, forma patrimonio para sus hijos, mejora sus casas, invierte en su educación, abre empresas, da y toma créditos… allí las personas tienen confianza, confianza en el futuro.

Donde su sucede lo opuesto, donde la gente deja de esforzarse y prefiere disfrutar el día, donde no forma patrimonio, no invierte de largo plazo, teme endeudarse, no abre empresas, no mejora sus casas, hace trabajar a sus hijos desde pequeños, allí se padece desconfianza.

La confianza, por eso precisamente, es el sustento de la prosperidad.

Porque la prosperidad es la suma de eso que las personas hacen cuando sienten confianza en el futuro suyo y de los suyos. Donde la confianza es escasa, también lo es la prosperidad.

Por eso conviene ver qué es lo que produce desconfianza, lo que hago en lo que sigue.

La desconfianza crece en donde la autoridad, el gobierno actúa de manera caprichosa y desordenada, sin frenos legales. Por eso es sencillo predecir algo concreto: en Venezuela se tiene y tendrá menos prosperidad que en Canadá.

Los canadienses no están sujetos a tropelías y humoradas gubernamentales, como las de Chávez. Es lo que se llama estado de derecho y da al ciudadano un sentido de protección en contra de arbitrariedades de la autoridad.

Asociado con lo anterior, la prosperidad será mayor en donde la seguridad personal sea mayor. Y será menor en los lugares en los que la criminalidad sea grande. Por esto es que puede afirmarse sin temor a estar equivocado que la criminalidad en México frena la prosperidad del país.

El ciudadano quiere saber que su persona y sus bienes están razonablemente protegidos de actos criminales, que es la razón esencial de ser de un gobierno.

Los elementos anteriores se refieren a aspectos gubernamentales y legales, entendidos como lo que deben ser: un escudo protector de las personas y los frutos de su trabajo. Pero no se detiene allí la confianza, la que tiene que ver mucho con el sentido moral de las personas.

La prosperidad, en otras palabras, depende en mucho de la asimilación de normas morales que las personas posean adicionalmente a lo que las leyes establecen.

De allí que pueda predecirse que la prosperidad de un país será mayor donde sus ciudadanos posean una alta conciencia moral que donde ella se baja o relativista.

De lo que se trata es de tener confianza en los demás, confianza en que los demás tienen conciencia de no lastimar al resto. Esto es lo que permite asociaciones mutuas, proyectos comunes y pensamiento de largo plazo.

La prosperidad material es una de las bases de las civilizaciones. Gracias a la abundancia de bienes se tendrá tiempo y recursos que pueden ser destinados al arte, a la cultura, a las invenciones, a la investigación.

En otras palabras, a dejar libre el talento, la energía y la imaginación de las personas, lo que producirá a su vez más prosperidad.

Finalmente, la confianza se destruye en donde el porvenir propio no dependa del esfuerzo personal, sino del quitar a otros los resultados de su trabajo. Por eso, la prosperidad florecerá en donde se eviten prácticas redistributivas, que hagan creer a la persona que puede vivir como parásitos del resto.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



1 comentario en “Clave de la Prosperidad”
  1. Jesus Dijo:

    Justamente no es necesario trasladar esta comparación de nivel de confianza entre paises, veamoslo dentro de nuestro pais, donde se tiene un nivel mayor de confianza, en Chihuahua o en Monterrey, donde se invierte y se logra una mayor prosperidad en los estados Norteños o en los del ecntro del pais.
    Que finalmente es el detonante de la prosperidad.
    Saludos





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras