Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
De Falacia en Falacia
Selección de ContraPeso.info
6 marzo 2012
Sección: ECONOMIA, Sección: Asuntos, SOCIALISMO
Catalogado en: ,


ContraPeso.info presenta una idea de Armando Ribas. Agradecemos a Fundación Atlas 1853, en Argentina, el amable permiso de publicación.

La idea central del escrito es muy directa: la causa de la crisis actual es la insustentabilidad del socialismo.

Tengo la impresión de que en este mundo “occidental y cristiano” se vive envuelto en la falacia del socialismo.

Así impera aparentemente la demagogia que constituye la vía al poder mediante la búsqueda de la igualdad y el llanto por los pobres. No puedo menos que recordar las sabias palabras de Joseph Shumpeter en su obra Capitalismo, Socialismo y Democracia, donde dijo:

“Prácticamente toda tontería que haya sido dicha respecto del capitalismo, ha sido sostenida por algún economista profesional…y el capitalismo enfrenta su juicio ante jueces que tienen la sentencia de muerte en el bolsillo”.

La validez de esas palabras se manifiesta indubitablemente ante la crítica actual del capitalismo como responsable de la crisis europea y americana.

Podemos ver como la falacia que entraña la sentencia final al capitalismo se magnifica a través de la social democracia, a la luz de la igualmente falaz concepción histórica de la Civilización Occidental como el eje de la irrupción de la ética política en Occidente.

A esa percepción equívoca se adhieren precisamente economistas profesionales que hasta han obtenido el premio Nobel tal como había observado Shumpeter.

Pero por supuesto salvo la falacia persistente de la evaluación de Marx del capitalismo como la explotación del hombre por el hombre, nadie parece interesado en definir la naturaleza de ese capitalismo supuestamente causante de la crisis actual, en tanto que se ignora asimismo el carácter del socialismo.

Me voy a permitir nuevamente destacar que el capitalismo no es un sistema económico sino ético-político y jurídico. Es decir el denominado Rule of Law. Por consiguiente la economía es el resultado del mismo.

Ese sistema parte del reconocimiento de la naturaleza humana como tal, y no como pretende el socialismo para lograr la falacia de la igualdad ante la justicia social.

En tanto que Locke reconociera que los monarcas también eran hombres y por tanto se requería limitar sus prerrogativas, David Hume explicó:

“La naturaleza humana es inmutable, si queremos cambiar los comportamientos tenemos que cambiar las circunstancias”.

Esa circunstancia fue el Rule of Law, definida como el límite al poder político, el respeto por los derechos individuales, a la vida, a la libertad, a la propiedad y a la búsqueda de la propia felicidad. Y no menos importante la aceptación de que las mayorías no tienen derecho a violar los derechos de las minorías.

Tal como reconociera Ayn Rand esos derechos jamás fueron reconocidos en Europa y así escribió:

“La filosofía americana de los derechos individuales nunca fue comprendida por los intelectuales europeos. La idea predominante de la emancipación en Europa consistió en cambiar el concepto del hombre como esclavo del estado absoluto, personificado por el rey, al concepto del hombre como esclavo absoluto personificado por el pueblo.”

De esa percepción surgió en su oportunidad el fascismo y finalmente bajo la égida de la Social democracia, el supuesto Estado de Bienestar que constituye la verdadera causa de la crisis actual y que no se reduce al desequilibrio griego.

Al respecto Ayn Rand dijo: “Una moralidad que no puede ser practicada, es una excusa ilimitada para cualquier práctica”

Según la última información del FMI y  el WSJ tenemos los siguientes datos.

• DEUDA PUBLICA % DEL PIB EN 2011: Alemania 81.8; Francia 85.4; Italia 120.5; Grecia 168.2; Gran Bretaña 80.9; EEUU 85.5.

• GASTO PUBLICO % DEL PIB 2010: Alemania 47.4; Francia 56.2; Italia 50; Gran Bretaña 49.2; EEUU 36.4.

• GASTO SOCIAL % DEL GASTO TOTAL: Alemania 47.3; Francia 45.6; Italia 43.9; Gran Bretaña 30.8; EEUU 42.2.

• DEFICIT % DEL PIB: Alemania 1; Francia 5.5; Italia 4; Grecia 10; Gran Bretaña 8.6; EEUU 8.7.

Vistas las anteriores cifras correspondientes a los principales países de Europa, únicamente un ciego no puede ver como el socialismo y no el capitalismo impera en la zona.

No obstante la realidad precedente tenemos al Sr. Stiglitz recomendando la necesidad de cambiar al capitalismo, y aceptar la pretensión de Rousseau de crear un hombre nuevo. O sea que carezca de intereses particulares y actúe tan solo en beneficio de la comunidad.

Así culpa a la crisis americana de la crisis mundial, y por supuesto descalifica al mercado y más aun al sistema financiero.

En un sentido similar se pronunció Kenneth Rogoff en su artículo ¿Es el Capitalismo Moderno Sustentable?. Así se refiere al capitalismo europeo al que juzga favorablemente, pero lo considera insustentable. Al mismo tiempo considera que todas las formas del capitalismo son transitorias.

Pero el problema sigue siendo que carecemos de una definición de capitalismo y por supuesto considerar al sistema europeo capitalismo es una inconsecuencia evidente.

Seguidamente critica al capitalismo porque a la vez que crea grandes riquezas, ha generado grandes niveles de desigualdad. Aquí tenemos otra falacia que resulta de la contradicción que implica a la vez reconocer que el socialismo europeo no es sustentable.

La otra crítica al capitalismo la basa en lo que se ha denominado capitalismo de amigos, pues la creación de riqueza capacita a los grupos e individuos a alcanzar el poder político.

Ignora una vez más que eso ocurre precisamente donde no hay garantías a los derechos individuales y entonces surge la colusión con los gobiernos, tal como se expuso en el fascismo. Y recordemos las palabras de Tocqueville: “ Socialismo y concentración de poder son frutos del mismo suelo”

Y una suerte de fascismo se encuentra aun vigente en nombre de la supuesta democracia mayoritaria, y en América Latina tenemos algunos ejemplos del caso. El más notorio por supuesto el Sr. Chávez, pero no parece que Correa se queda muy atrás.

Por su parte tenemos al Sr. Krugman que sostiene que la reducción del gasto solo es conveniente durante la expansión y no en la recesión. Por supuesto en esta aseveración que pretende rescatar el criterio de Keynes, ignora que precisamente a diferencia con la depresión del treinta, la causa de la crisis actual ha sido la expansión del gasto.

O sea que no hay capacidad productiva para satisfacer el nivel de demanda que genera la extralimitación del gasto público, a diferencia del treinta cuando existía capacidad ociosa, precisamente por la caída de la demanda.

Y recordemos que en ese tiempo el gasto público en Estados Unidos no superaba el 8,0% del PBI.

La solución de la crisis requiere en una primera instancia que el Banco Central Europeo actúe como prestamista de última, y así evitar que se produzca la quiebra del sistema bancario tal como ocurrió en Estados Unidos en el treinta por la renuencia del Federal Reserve de Washington de actuar como prestamista de última instancia.

En ese sentido es importante señalar, que no ha sido el sistema bancario el causante de la crisis, sino por el contrario uno de los actuales perjudicados por la misma.

Pero no debiera haber dudas al respecto de que el actual nivel de gasto es incompatible con la productividad del sistema, y por tanto la solución en última instancia es la reducción del gasto y por supuesto el respeto a los derechos individuales.

Podemos concluir entonces que la crisis en Europa es del socialismo, y en Estados Unidos fue causada por la violación demagógica de las reglas del mercado, que generara la burbuja cuya explosión determinó el inicio de la crisis en el 2009.

Demás está decir que la desigualdad no es producto del capitalismo, sino que proviene de la naturaleza humana y se manifiesta de conformidad con los sistemas políticos vigentes.

El llamado capitalismo fue el sistema que permitió que la desigualdad humana se manifestara en la creación de riqueza por primera vez en la historia, y no la determinante del poder político absoluto.

Y para terminar permítanme recordar a Karl Popper:

“Luché por la igualdad hasta que me percaté que en ella se perdía la libertad, y después ni siquiera había igualdad entre los no libres”.

Nota del Editor

La columna de A. Ribas tiene gran valor, por mostrar el fondo desnudo de la crisis: el socialismo no puede sobrevivir a la larga. Las violaciones a las libertades económicas tienen un alto costo, también llamadas crisis. Bajo el socialismo los costos gubernamentales crecen en proporción mayor a los generados por el país.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras