Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Democracia y Estilo de Vida
Leonardo Girondella Mora
1 junio 2012
Sección: Sección: Asuntos, SOCIEDAD
Catalogado en:


Ha sido propuesto que la democracia se entienda como una forma de vida —como un estilo de vida, una manera de ser que es deseable en todas las personas.

Esta idea, como resulta obvio, exalta a la democracia a un nivel muy alto. Tan elevado, que deja de ser un sistema político para convertirse en un estilo de vida que se inculca en escuelas.

Al alumno se le instruye en tener una vida democrática.

La definición de un estilo de vida democrático está dada por una serie de elementos, como los siguientes:

  • participación en los asuntos de interés público y político.
  • ser tolerante ante diferencias con otros.
  • valorar la libertad, la justicia, la solidaridad con otros.
  • preferir el diálogo a la violencia.
  • aceptar responsabilidad por acciones propias.
  • conocer y estar informado sobre los sucesos de interés público y político.

En resumen, tener un estilo de vida democrático es vivir de acuerdo con esos principios —y es un estilo deseable en todas las personas que viven dentro de una sociedad.

&&&&&

Una vez explicada la idea de la democracia como un estilo de vida, procedo ahora a hacer unas precisiones.

• Todas esas cualidades y principios “democráticos” son en realidad una lista de rasgos deseables en una persona —una relación de características admirables. No puede argumentarse en contra de ninguna de ellas.

• El problema, que no es pequeño, radica en que todas esas cualidades sean calificadas como un estilo de vida democrático —se trata de rasgos deseables en sí mismos y que artificialmente se han etiquetado como democráticos.

Esos principios son admirables y deseables, dentro y fuera de arreglos democráticos —son más amplios y tienen mayor cobertura que el sistema democrático.

• El estilo de vida democrático es una exageración de la idea de la democracia. Estar informado, amar la libertad, participar en asuntos públicos, y todas las demás son cualidades positivas en toda persona y van más allá del ser democrático o no.

• La democracia es más limitada que esos principios —ella es tan sólo un arreglo político que establece mecanismos para la limitación de los abusos del poder estatal y eso es todo.

El mecanismo central de la democracia es la división del poder gubernamental por funciones legislativas, judiciales y ejecutivas —además de la división en el tiempo que evita gobiernos sin límite. Eso es básicamente todo: un simple mecanismo político, no un estilo de vida.

• Entender a a la democracia como un estilo de vida contiene un riesgo considerable: el olvidar qué es en realidad la democracia como arreglo político —y creer que con ciertas cualidades personales ya se tiene democracia.

No, por muchas cualidades personales que se tengan, eso no significa vivir bajo una democracia —y ella es realmente una forma de estructura política, no un estilo de vida.

• Sin embargo, el sistema democrático sí necesita la comprensión de ciertas ideas que las personas deben aceptar para tener una democracia que funcione.

Un buen análisis de los valores que las personas deben tener en un sistema democrático exitoso es el de Novak, Michael (2004). The Universal Hunger For Liberty.

Dice Novak que en una democracia es necesario que las personas acepten la idea de la verdad, si es que quieren dialogar provechosamente; que deeben aceptar ser oposición leal, que es saber ceder sin actitudes de imposición; y entender que la perfección es imposible, que las minorías deben ser respetadas.

&&&&&

Expliqué en qué consiste la idea frecuentemente repetida de considerar a la democracia como un estilo de vida, formado por cualidades amplias deseables en todo ser humano —e hice precisiones sobre esa idea.

Concluí que es una idea exagerada y artificial, que debilita el real significado de la democracia al confundirla con una lista de rasgos positivos del ser humano —y apunté que la democracia necesita cualidades más específicas para que funcione, un aspecto que olvida la idea de la democracia como forma de vida

Nota del Editor

Las precisiones de Girondella me recuerdan las tantas veces que he enfrentado esa idea que cree que la democracia es un estilo de vida. No lo es. Es una forma de gobierno y nada más que eso.

Creer que la democracia es tener una lista de cualidades en las personas lleva a la confusión en la instrucción de los alumnos y el conocimiento de la opinión pública. Toda esa lista de grandes cualidades y buenos hábitos no es una propiedad exclusiva de la democracia

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras