Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Desarrollo Sustentable: Elementos
Eduardo García Gaspar
16 agosto 2012
Sección: ECOLOGIA, PROSPERIDAD, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Es común escucharlo y es irresistible verlo más de cerca.

Me refiero a la noción de “desarrollo sustentable”, o sostenido, o estable, o como quiera usted llamarle.

Se oye por todas partes. Se le alaba. Se le exalta.

Y nadie sabe bien a bien qué es.

He encontrado muchas definiciones. Tantas que confunden.

Pero si somos lógicos, veremos que no es una mala idea. En realidad es muy buena. La clave está en sus dos palabras.

La de “desarrollo” implica crecimiento, prosperidad, progreso, mejora, avance. Total, un bienestar que crece y que beneficia a todos. Perfecto, no hay problema alguno con esto. Es la ambición de todos.

El otro elemento está en la otra palabra, “sustentable”. Ella implica ideas de sustentabilidad, de solidez en el largo plazo, de continuidad bien cimentada. La clave está en la connotación de un crecimiento sólido, estable, consistente.

Es lo opuesto a inestabilidad, variabilidad. Contrario a crisis, vicisitudes, peligros reales. Tampoco hay problema con esto.

En total, tenemos dos elementos del significado de desarrollo sustentable. Su definición nos daría como resultado un significado de prosperidad sólida en el largo plazo. No está nada mal, aunque no sea nada original.

Es algo obvio y lógico. Todos queremos progreso y que éste sea continuo. Pero no se detiene allí la cosa.

Lo que bien vale una segunda opinión es el cómo se realiza esa prosperidad sólida en el largo plazo. Que es cuando surgen problemas.

El más obvio es el del secuestro de los ambientalistas de esta noción. La definen ellos solamente como el respeto al medio ambiente, de manera que no se tengan daños que dañen severamente a generaciones siguientes.

No hay problema, pero el desarrollo sustentable es un concepto más rico y complejo que sólo el cuidado del medio ambiente. El desarrollo sustentable tiene también elementos distintos y complementarios, que es lo que trato a continuación.

Tiene un elemento económico muy claro. En su aspecto económico, el desarrollo sustentable reclama políticas económicas sólidas, con resultados probados y consistentes. Rechaza medidas económicas de efecto positivo inmediato y malos resultados a largo plazo.

Rechazaría, por ejemplo, el endeudamiento público excesivo, al igual que medidas que restrinjan a las iniciativas de innovación.

Otro componente del desarrollo sustentable es el político. Las estructuras gubernamentales y las instituciones deben lograr un balance razonable entre estabilidad y flexibilidad para modernizarse a los cambios que la prosperidad produce.

Debe tener la capacidad de actualizarse y reformarse sin perder estabilidad institucional, para crear confianza en el futuro.

El tercer componente del desarrollo sustentable es el más importante de todos. Es el elemento humano y que tiene a sus vez dos aspectos.

Uno de ellos es la preparación científica, técnica, administrativa. Incluye habilidades analíticas y de razonamiento. El segundo aspecto es la madurez moral que lleve a la mayoría de la población a conductas meritorias, basadas en virtudes y respeto a sí mismos y a otros.

El cuidado del medio ambiente, que es muy importante, no es nada más que una consecuencia de los tres componentes anteriores. Buscando resultados económicos buenos de largo plazo, con un régimen político estable y actualizado, con personas preparadas y virtuosas, cuidar el medio ambiente es una conclusión lógica.

En fin, lo que creo que vale la pena es rescatar una buena idea de su secuestro.

El desarrollo sustentable es una noción valiosa y digna de consideración, que significa mucho más que sólo cuidar el medio ambiente. Por supuesto, debe cuidarse, pero desarrollarse sobre bases estables en el largo plazo es mucho más que evitar la contaminación.

Pero además, debemos reconocer que no somos perfectos y que, por eso, siempre existen riesgos de crisis y problemas. La sustentabilidad real es deseable, pero se cometerán errores, como los que deuda pública excesiva, abusos y otros errores que son posibles de evitar, pero no al cien por cien.

Mucha tentación significará, por ejemplo, el tomar medidas económicas de resultados populares inmediatos, a pesar de que se sepa que ellas producen crisis a la larga. Siempre tendremos esos riesgos.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras