Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Discutir Ideas, no Personas
Selección de ContraPeso.info
3 mayo 2012
Sección: POLITICA, Sección: Asuntos
Catalogado en: , ,


ContraPeso.info presenta una idea de Alberto Medina Méndez. Agradecemos al autor su permiso de publicación. El autor trata un tema realmente central, la necesidad de hablar más de las ideas que de las personas.

Muchas veces recibí comentarios negativos sobre diferentes artículos de opinión que he compartido con los lectores.

También me llegaron expresiones de adhesión, pero ese no es el punto. Después de todo, de eso se trata, de la diversidad, de gente que está de acuerdo y otros que no.

Pero si llama la atención como algunos insisten con la necesidad de dar nombres, de mencionar personas, de evitar que las consideraciones expresadas sean imprecisas en cuanto a quienes se refiere.

No es habitual que decida escribir bajo este formato, refiriéndome a comentarios que me hacen llegar, mucho menos aún de profundizar en lo que tiene que ver con un estilo de plantear los problemas.

Pero considero pertinente hacerlo en esta oportunidad, para ir al hueso, y aprovechar la cuestión para dejar en claro, esta visión.

No es precisamente temor, cobardía, ni se trata de evitar planteos jurídicos, o cosa que se le parezca, es mucho más simple, y al mismo tiempo pretendidamente más reflexivo.

Lo concreto es que creo con convicción que el mundo está gobernado por ideas y no por personas.

Si bien son los individuos los que ejercen el poder, y los que cambian el rumbo de los acontecimientos, a la hora de ejecutar acciones o tomar decisiones, ellos se apoyan en posiciones políticas preconcebidas, en ideologías o sistemas de ideas que avalan su accionar.

Es cierto que le imprimen su estilo personal e impronta y hasta su cuota de bondad o perversidad manifiesta. Pero no menos cierto es que sus paradigmas culturales, su estructura mental y parámetros fija el escenario y el marco dentro del cual se mueven.

De hecho, la inmensa mayoría de los problemas que el mundo vive, viene de larga data y muchos ciudadanos parecen seguir esperando al “mesías político”, ese líder carismático, genial, plagado de inteligencia y atributos que los rescate del pantano.

Y claramente eso no sucede.

Y no ocurre, simplemente, porque las personas pasan, pero las ideas persisten si no son revisadas, cuestionadas y replanteadas.

Es evidente que ciertos personajes dejan su huella, en los más de los casos por su inmoral actitud frente a la tarea, por sus métodos despreciables y mezquindad manifiesta, y por sus defectos y debilidades, más que por sus aciertos, fortalezas y atributos personales.

Es que, hemos desperdiciado oportunidades, demasiadas tal vez, convencidos de que el problema son las personas, los nombres, los líderes circunstanciales y entonces, equivocadamente nos abocamos a contribuir con el final de sus ciclos y declaramos una especie de batalla política “anti”, en la que el objetivo principal es acelerar los tiempos para que cierto mandatario culmine su etapa de poder.

Los que seguimos creyendo que la democracia es el menos malo de los sistemas conocidos, cuando el caudillo de turno no nos seduce con su visión, siempre intentaremos prepararnos para que en la próxima renovación electoral se produzca el recambio de modo pacífico e institucional.

Los otros, los más intolerantes y autoritarios, de esos que aun pululan por la sociedad, hasta admitirán formas inaceptables, directas o indirectas, de dar por terminada abruptamente esa etapa.

Pero lo que muchos siguen sin comprender, es que ese esfuerzo, ese desgaste de energías en intentar disputar el poder con el líder de turno, sólo nos enfoca de modo inadecuado y nos lleva irremediablemente a discutir personas.

En ese esquema, demasiada gente termina enojándose con los valores personales del mandamás, con sus modos y formas, su estilo y discurso, su impronta y entorno.

Son temas del presente, de la coyuntura, pero hay que entender  que la inmensa mayoría de ellos, pasaran a formar parte del anecdotario de la historia política local y de ningún modo influirán definitivamente en el rumbo de los acontecimientos.

Si queremos cambiar la historia, debemos enfocarnos en la necesidad de discutir ideas, aportar argumentos que permitan superar ideas que no funcionan, que no resisten análisis alguno, y lo que es mas grave, cuyo impacto cotidiano genera inequidad, injusticia e inmoralidad.

No es posible que por discutir personas nos perdamos de bucear en lo profundo y debatir sobre lo relevante. Que al líder actual lo suceda otro con idénticas ideas, pero con modos diferentes, no nos permitirá cambiar la historia. Seguiremos por la misma ruta y rumbo al mismo destino.

Es más, a veces, hasta se puede dar la paradoja que cambiar de partidos gobernantes, o líderes circunstanciales, por otros mejores, con formas más refinadas, prolijas y pulcras, con personajes más carismáticos, nos lleven más rápidamente al destino inadecuado.

Sigo pensando, que plantear nombres, hablar de situaciones puntuales, solo debe hacerse de modo referencial, pero de ninguna manera central. Lo que debemos discutir es el núcleo de creencias que una sociedad defiende.

Es eso lo que explica el lugar al que hemos llegado. No estamos como estamos por obra de la fatalidad, la casualidad, o las mentiras de algún gobernante.

Estamos como estamos porque pensamos lo que pensamos, porque defendemos un sistema de ideas incorrecto, un dogma inapropiado, un credo improcedente, respecto de nuestros fines últimos.

Pretendemos encaminarnos al éxito y crecimiento, al progreso y desarrollo, a la paz y a la libertad, deseamos una sociedad mejor, más justa, donde podamos sentirnos orgullosos de vivir, pero muchos creen poder llegar donde desean, con intolerancia, autoritarismo, métodos violentos y practicas manipuladoras.

Lamento no acordar con quienes prefieren la denuncia, el escrache y la acusación como método para hacer política, periodismo o simplemente defenestrar al mandatario de turno.

Son muchos los que lo hacen. Demasiados tal vez. Prefiero esta senda elegida, la de discutir ideas y no personas.

Nota del Editor

La idea de Medina Méndez es invaluable. Apunta con claridad que cuando la discusión política se limita a la crítica de los gobernantes, ella resulta inútil. En cambio, es la discusión de las ideas el medio que rinde frutos y da luz a mejoras y cambios.

Hay más ideas sobre el tema en ContraPeso.info: Personalismos.

La misma tesis sostuvo Samuel Gregg en una columna publicada hace poco y que saca a la superficie el gran problema de la política: el poner toda la atención en el quién gobierna, no es las ideas que determinan el cómo gobierna. El cómo gobierna es una serie de ideas, un marco mental, creado por autores desconocidos en obras poco leídas.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras