relativismo

El carácter histórico de la Moral. Una idea vaga y con escaso significado que puede interpretarse con ambigüedad.

Introducción

Uno de los dichos que con frecuencia se escuchan es el que dice que la moral tiene un carácter histórico —frase que suele pronunciarse como si se estuviera diciendo la más grande verdad con la mayor seriedad.

Ha sido expresado así:

«La moral se inicia cuando el hombre forma sociedades, abandona su naturaleza puramente animal y comienza a sentirse miembro de una comunidad.
Ese momento es crucial ya que creará reglas y normas ya que estas le permitirán relacionarse con los demás miembros de la comunidad». scribd.com

Lo que da lugar a encontrar una moral correspondiente a tiempos históricos —como la moral de épocas primitivas, o de la época feudal, o de la antigüedad clásica y así sucesivamente.

Esto crea la impresión de una moral cambiante según tiempos y lugares.

En lo que sigue examino esa frase, la de que la moral tiene un carácter histórico —lo hago con el propósito de penetrar en el significado posible de una frase demasiado vaga y que fomenta el relativismo moral.

¿Qué es el carácter histórico de la Moral?

Que algo sea histórico tiene, en sí mismo, una connotación que se presta a interpretaciones diversas y contrarias.

Dos interpretaciones opuestas

Si la moral tiene un carácter histórico puede pensarse que sus principios cambian con el tiempo y la época —pero también puede pensarse que no cambian sus principios, sino que se aplican a circunstancias no tenidas antes.

Por ejemplo, por un lado puede pensarse que la moral en cierto momento aprobaba el sacrificio humano, pero que cambió y ahora no lo acepta. Y que puede pensarse también que siempre existió el mandato de no matar, aunque en ciertos tiempos no se haya respetado.

O bien, puede decirse que los principios morales son siempre los mismos, fijos e inamovibles —aplicables a situaciones conocidas, pero que estas situaciones pueden cambiar, por ejemplo, con tecnología médica, cuando esos mismos principios aplican pero con detalles que deben examinarse.

Moral que evoluciona

Que la moral tenga un carácter histórico, suele decirse, indica que la moral evoluciona y cambia con el tiempo —pero esto tiene también el problema anterior de escaso significado concreto.

Puede ser interpretado como cambios importantes en los principios básicos y esenciales de la moral —por ejemplo, creyendo que antes era moralmente bueno sacrificar seres humanos a los dioses, pero que ahora se ha cambiado y es moralmente reprobable matarlos.

Pero también puede ser interpretado creyendo que los principios morales son siempre los mismos, que la vida no debe ser quitada a nadie —pero que la aplicación de ese principio se hace bajo circunstancias que cambian y eso produce discusiones morales, pero no cambio de principios centrales, como la discusión sobre el aborto.

Moral como estudio de costumbres

Que la moral tenga un carácter histórico, se ha dicho también, significa que ella se dedica al estudio de las costumbres y usos de cada comunidad y sociedad —de lo que en cada lugar y momento se considera que es bueno o malo.

En esta interpretación del significado de la moral con carácter histórico ya no hay, como antes, vaguedad de significado: se define a la moral como una ciencia que estudia usos y costumbres de grupos humanos.

Se trata de una redefinición de la moral para hacerla similar o igual a un estudio antropológico e histórico que, por ejemplo, se limitaría a estudiar los sacrificios humanos en ciertas épocas y culturas, concluyendo solo que en esos tiempos y lugares se consideraban moralmente buenos; pero que en otras culturas, no.

Es una redefinición inexacta —la moral tiene un objeto de estudio que es el de lo que debe ser y lo que no debe ser, exactamente igual a la ética.

La moral no es una ciencia que concluya, por ejemplo, que en ciertas comunidades la quema de brujas era moralmente buena, pero que en otras sociedades ya no lo es.

La moral contiene una serie de principios universales, aplicables en todo tiempo y lugar, que ayudan a establecer lo bueno y lo malo de la conducta humana —como la ética, la moral es de carácter prescriptivo, jamás descriptivo.

La Antropología es descriptiva, en el sentido que describe sus descubrimientos y hallazgos, proponiendo teorías que los expliquen.

En cambio, la moral es prescriptiva, es decir, emite juicios sobre lo que debe ser y no debe ser —un estudio antropológico sería el de la descripción de la esclavitud, pero un estudio moral de la esclavitud reprobaría esa costumbre.

Conclusión

Mi objetivo fue analizar los significados de la idea que asegura que la moral tiene un carácter histórico —demostrando que esa idea es en lo general demasiado vaga para ser útil y que, peor aún, lleva a un error de consideración al cambiar el objeto de estudio de la moral y volverla relativa.

Hay ciencias que estudian las costumbres humanas en diversas épocas y las describen en sus hallazgos. Ninguna de esas ciencias es la moral —la que tiene una función prescriptiva, la de evaluar lo bueno y lo malo de la conducta humana en todo tiempo y lugar.


Y unas cosas más para los interesados…

Debe verse:

Un compendio de argumentos en contra del relativismo

Ideas relacionadas:


[Actualización última: 2020-09]