Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
El Vacío de A. Rand
Leonardo Girondella Mora
30 noviembre 2012
Sección: ETICA, Sección: Asuntos
Catalogado en:


Ayn Rand (1905-1982), la escritora/filósofa rusa emigrada a EEUU, es una heroína de muchos liberales —gracias a su defensa del capitalismo y su ataque al socialismo.

Ella es defensora excelsa del individualismo, del egoísmo racional, de las libertades económicas —justificado todo por permitir ellos el poder vivir la real naturaleza humana. Sin sentimientos religiosos, profesó un ateísmo en el que no tiene cabida el altruismo.

Sus obras, especialmente sus novelas, han gozado de gran popularidad —entre las que prefiero Los Que Vivimos, a las otras dos más célebres, La Rebelión de Atlas y El Manantial.

En filosofía, creó la escuela del Objetivismo.

&&&&&

Lo que intento hacer aquí es demostrar un vacío en su pensamiento —o mejor dicho, un vacío mal y poco llenado por la autora.

Primero, debe quedar claro que su postura coincide en mucho con el liberalismo económico —la libertad económica al nivel de laissez faire, donde el gobierno nada tiene que hacer y es una institución mínima. Esto la ha vuelto una gran figura entre los liberales.

Su filosofía, en resumen, tiene cuatro pilares que explican esa popularidad:

La realidad existe, es real, no puede negarse y es independiente de las voluntades y los intereses de las personas —un componente metafísico que lleva a pensar en que dominar a la naturaleza significa obedecerla.

• La persona percibe la realidad por medio de sus sentidos y la razón es la facultad que convierte en conocimiento esas percepciones de la realidad —un componente epistemológico que es la única manera de conocer y actuar.

• Cada persona, no importa quién, es un fin en sí mismo que no puede ser sacrificado para el bien de otros —un componente ético que le hace entender que la felicidad personal es la mayor meta moral posible.

• Hay un sistema político y económico que satisface los tres elementos anteriores, el capitalismo de laissez faire porque en ese sistema las personas se tratan como iguales, sin uso de fuerza y el gobierno sólo actúa en contra de quien primero ha empleado la fuerza.

Segundo, tiene ella algunos componentes morales que guían lo que debe hacerse con la libertad —como por ejemplo, la no intervención gubernamental en el mercado de drogas, a pesar de que ella las juzga negativas. Igual libertad debe tener la pornografía, a pesar de ser reprobable.

Y, también, debo apuntar, apoyó el aborto como una parte de la libertad de las mujeres. Más generalmente, se regía por un principio central, la de que ningún ser humano puede ser sacrificado en beneficio de otro.

Todos estos principios logrados por medio del razonamiento, lo que produce una consecuencia vital: si la existencia de Dios no puede ser demostrada así, debe ser negada.

&&&&&

Lo anterior me hace llegar a una conclusión general sobre Rand: es explicable y justificable su popularidad entre liberales —yo mismo no puedo dejar de estar de acuerdo con muchos de sus razonamientos y emocionarme con sus novelas.

Pero no puedo dejar de percibir un vacío, el moral.

Por supuesto, ella tiene una moral en su sistema —ese componente moral de ser la persona un bien en sí mismo.

Pero ese componente moral no tiene otra fuente que la propia razón, la única fuente posible de conocimiento en su opinión, lo que termina por colocar su gran defensa de la libertad como una defensa del egoísmo individualista que no admite responsabilidad alguna ante otros.

Ayn Rand, mucho me temo, sería uno de los personajes que pasarían de largo a pesar de ver una persona herida en el camino —no sería ella el Buen Samaritano, ni le interesaría serlo.

A lo anterior, añado una causa de preocupación con Rand. El sistema y la filosofía misma que ella tanto defiende están en conflicto con el individualismo que ella propone:

• El capitalismo hace surgir cantidad de organizaciones basadas en la colaboración voluntaria —lo que chocaría contra su egoísmo extremo: la persona tendría que actuar siempre como un solitario incapaz de entender la necesidad de colaboración y compromisos. Su antropología no parece correcta.

• La razón, sólida y objetiva, es sólo una parte de la persona —en la que también existen emociones, sentimientos, intuiciones, fe, expectativas. Sin estos aspectos, la persona sería demasiado unidimensional. Es también un olvido antropológico.

• Si bien coincido con ella en que la persona A no puede tomar a la persona B y dañarla en beneficio de A o de C, creo que una persona libre sí puede decidir sacrificarse en alguna proporción en beneficio de otros —quizá sus hijos, u otras personas, según quiera. Es otro olvido antropológico.

No puedo negar mi entusiasmo por muchas de las ideas de Rand, pero no me cabe duda de que en sus ideas hay un vacío que no está satisfactoriamente lleno —y que destruye lo que ella defiende con tanto esfuerzo.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras