Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Elogio al Relativismo
Eduardo García Gaspar
6 noviembre 2012
Sección: EDUCACION, ETICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


La historia comienza a principios del siglo pasado. Allá por los años 20.

Nació una idea que fue adquiriendo popularidad. Ahora mismo la repite cualquiera dándola como una realidad innegable.

Tiene su eslogan: “Todo es relativo”. Es una gran idea.

Sí, es una gran idea si se usa para ganar discusiones, para evitar argumentaciones contrarias, para detener el ansia de saber más.

Es una idea fabulosa si es que se quiere destruir la fibra misma de la persona y la sociedad.

Además, tiene otra ventaja, la de poder emplearse sin saber de qué se está hablando. Suena bien y tiende a ser vista con aprobación.

Todo empezó, me parece, con la Teoría de la Relatividad, la de Einstein. Ella tiene su gran mérito y apego a la realidad. Pero esa idea de Física se transformó en algo distinto.

De relatividad pasó a relativismo. Y no son iguales. Si el relativismo fuera cierto, la relatividad sería falsa o cierta, no importa qué.

Toda esa manera de pensar se hizo popular. No por su validez, sino por su utilidad. Sirve admirablemente para que cualquiera se salga con la suya.

Un ejemplo extremo: usted dice que dos y dos son cuatro, y su compadre dice que son tres; en lugar de discutir y razonar cada opinión, su compadre termina diciendo que cada quien tienen su verdad… y asunto terminado.

Es la mejor manera de descansar dejando de pensar. Produce reposo y confort al no tener ya que esforzarse razonando y examinando las cosas. Es causa de vacaciones cerebrales y de tranquilidad del espíritu.

Ya no existen las congojas de las dudas, ni los apuros del temer estar equivocado, ni la falta de reposo que viene de las preguntas. Ya que todos tienen la razón al mismo tiempo, todo es verdad, todo. No importa qué.

Las consecuencias no paran allí. Gracias al relativismo se alcanza esa meta de ser incluyente. Todo se acepta con respeto y agrado, logrando más amigos a quienes se dará la razón, sin importar qué digan u opinen.

Si alguien dice que el aborto es malo, el relativista le dirá que sí, que es malo. Y si otro le dice que el aborto es bueno, el relativista le dirá que sí, que es bueno.

En fin, gracias al relativismo, las personas pueden vivir una existencia idílica, sin sobresaltos, ni sorpresas. Llena de tiempo libre y descanso para dedicarse a lo que quieran. Al fin que todo importa y nada importa al mismo tiempo.

Gracias al relativismo, más aún, cualquiera puede opinar sobre lo que quiera y sentirse muy seguro de lo que dice. Nada pueda haber que lo contradiga.

¿Ve usted las bondades del relativismo? Son ellas las causas de su supervivencia, a pesar de que sea ilógico e injustificable. Pero ya que gracias al relativismo la lógica no existe, por definición nada puede ser examinado en cuanto a si es válido o no.

Bueno, no todo. Lo único que sí es verdad según el relativismo, es el propio relativismo. Eso es lo que no admite ser relativo. El resto sí lo es.

Otra bondad del relativismo. Da pie a crear insultos variados a quienes no son relativistas. Cierto que no hay mucha creatividad en esos insultos personales, pero eso permite deshacerse de tensiones.

Poco puede liberar el estrés como acusar a otro de extremista, o de fundamentalista, o de absolutista. Con unos pocos de esos calificativos, el relativista se libera de quienes no piensan como él.

Es así como el relativista se coloca como moderno, incluyente, progresista, de avanzada, post-moderno, actualizado y demás. Se ve a sí mismo como universal y adelantado, frente a otros que son anticuados y reaccionarios.

Todo, gracias a una serie de palabras clave que por definición lo colocan en la posición correcta.

No sólo todo lo anterior. Gracias al relativismo, no importa si la persona ha leído y está preparada. Con otra ventaja, el relativista que algo escribe no tiene que preocuparse por ser comprendido.

Cuanto más confuso sea, más popular será porque cada quien entenderá lo que quiera. Un pintor podrá presentar un garabato y decir que representa la confusión humana.

Sí, el relativismo debe ser elogiado y alabado por sus ventajas y beneficios. Por evitar el esfuerzo de pensar y razonar. Por permitir una vida sin preocupaciones. Aunque claro, es posible que todo esto sea también relativo, en cuyo caso quien opine diferente también tendrá la razón.

Post Scriptum

La idea de la relatividad y el relativismo puede ser mejor comprendida con la idea de Paul Johnson en Las Ideas Tienen Efectos.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras