Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Estela de Conclusiones
Eduardo García Gaspar
13 enero 2012
Sección: GOBERNANTES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Los sucesos eran predecibles. Las experiencias pasadas, todas ellas, permitían hacer pronósticos muy seguros.

Iba a costar más. Iba a ser terminada con retraso. Siempre sucede.

Me refiero a la Estela de Luz, en la capital de México, el monumento que celebra el bicentenario de la Independencia.

Fue inaugurado a principios de enero, el día 8, por la noche. Unos 16 meses de retraso con respecto a la fecha programada. La inversión final, de más de mil millones de pesos, había sido calculada antes en unos 400.

El presidente dijo que el monumento se convertirá en un “símbolo de la historia nacional” (Excelsior, 9 enero 2001). Quizá lo será.

Pero más que un símbolo de la historia del país, La Estela de Luz es una representación de lo que sucede cuando los gobiernos se hacen cargo de algo:

  1. tardan más de lo que programaron y
  2. cuestan más de lo presupuestado.

No hay muchas excepciones. Esa es la regla y el monumento lo comprueba. Es algo que afecta a todo gobierno, progresista y conservador, liberal y socialista.

Está en la naturaleza misma del gobierno manejar los recursos con ese descuido. Sus planes son anunciados con bombo y platillo, sus resultados son siempre pobres y más caros y retrasados. No importa que se cambie de gobierno, esperando que las cosas sean mejores, no lo serán.

Tome usted las leyes fiscales, como otro ejemplo: pudiendo ser simples son complejas, pudiendo ser escasas son numerosas.

El toque del gobierno en algo como un Rey Midas en sentido contrario. Midas convertía en oro lo que tocaba. La burocracia convierte en nada eso de lo que se encarga. P. J. O’Rourke lo expresó muy bien cuando dijo que dar dinero y poder al gobierno es como dar whisky y las llaves del coche a un adolescente.

En fin, lo de la Estela de Luz ha sido tema de noticias y comentarios. Comentarios obvios y como los usuales, improductivos. Se han limitado a ser una crítica específica a un gobierno, el de Calderón… y sólo eso.

No hay en ellos nada que conduzca a aprendizaje, a asimilación de experiencias. Cosas iguales sucederán en otros gobiernos y lo mismo, las críticas se quedarán en críticas concretas al gobierno en turno.

Esto es lo que creo bien vale una segunda opinión.

La Estela de Luz no es la excepción, es la regla. Eso sucederá en casi todo lo que haga un gobierno: costará más, estará retrasado y tendrá resultados dudosos. En este caso, la crítica al gobierno de Calderón es merecida, pero inútil si se queda en ese nivel. Debe esa crítica ser ampliada, la merecen todos los gobiernos, los de todo signo.

Usted o cualquiera tendrá buena base para criticar al gobierno de Calderón usando los datos de la Estela de Luz. Toda persona razonable estará de acuerdo con eso. Mi punto es que quedarse en eso es un error. No es algo que sólo le sucede a ese gobierno, no es algo que no sucedería con otros gobiernos.

Les pasa a todos: siempre tienen buenas intenciones, siempre quieren hacer algo bueno, pero al momento de la realidad fallan. Las cosas cuestan más, son realizadas con retraso y no dan resultados. Es un fenómeno universal, algo como una ley inevitable que permite hacer pronósticos con buen nivel de certeza.

Conocemos los casos.

Si el gobierno se encarga de la educación, ella costará más, será de menor calidad y las mejoras específicas se harán con retraso. Si el gobierno se encarga de los programas contra la pobreza, lo mismo, darán pocos resultados y su costo será mayor al calculado.

Y así en todo, o casi todo. Por eso es que criticar sólo a lo sucedido con la Estela de Luz es miope. La crítica, para que sea productiva, debe ser general, aplicable a lo todo.

Esto es importante para evitar el síndrome del candidato que sostiene que si él estuviera gobernando no habría pasado eso. Es lo que suelen hacer los candidatos en campaña, como ahora en México. Juran que si ellos estuvieran gobernando todos los proyectos gubernamentales funcionarían, que no costarían más, que no habría retrasos, que darían resultados.

Es falso. Toda la experiencia en todas partes lo comprueba.

Toda la clave está en sacar conclusiones, reglas generales. ¿Cree usted en verdad que el manejo de ese monumento es la excepción, que sólo aplica a Calderón en este país? No aplica a todo gobierno, en todas partes, en todo tiempo.

Post Scriptum

La idea de Myddelton es especialmente importante para confirmar la idea central de la columna: los gobiernos tienen buenas intenciones, pero fallan en su realización. Los proyectos que realizan cuestan más que lo presupuestado originalmente y se terminan con retraso.

La obra de Myddelton, D. R. They Meant Well, Government Project Disasters, 2007, Hobart Papers 160, es un documento de referencia, informativo y claro. Sin costo en versión PDF.

A lo anterior, debe añadirse la otra variable, la de la corrupción. Sumadas las dos, forman un argumento práctico de consideración en contra de la acumulación de responsabilidades en los gobiernos.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras