Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Gobernantes Divinizados
Leonardo Girondella Mora
11 septiembre 2012
Sección: POLITICA, RELIGION
Catalogado en:


En los inicios de septiembre, una noticia mostró que en la plataforma del Partido Republicano había doce menciones de Dios —mientras que en la de los Demócratas no había ninguna.

Muy poco después, fue reportado que el Partido Demócrata había realizado un cambio en su plataforma —ahora Dios era mencionado una vez a pesar de las protestas de algunos.

Con lo anterior, es posible confirmar que Dios juega un papel en la política de ese país. Recuérdese a Carter, por ejemplo, con su “conversión religiosa” que es más la regla que la excepción —lo que indica que no es un tema tabú, como lo es en México.

Lo anterior me sirve de entrada a la mención de una idea de Ray Nothstine en su escrito titulado As Secularism Advances, Political Messianism Draws More Believers —y que bien resume su título y tesis: confirme avanza el secularismo, también adelanta el mesianismo político.

En otras palabras, el vacío religioso en la ciudadanía es llenado con la creencia en el gobernante salvador —un mesías que con poderes extraordinarios rescatará al mundo y en el que hay que creer.

Nothstine cita entre otros a Chris Matthews de la cadena MSNBC quien declaró, “Obama aparece y parece tener las respuestas, esto es el Nuevo Testamento.” Otros dijeron que él era “la verdad”.

En México, lo anterior hace recordar la promesa de una república amorosa —con fundamentos que indican la intención de ese gobierno para, por ejemplo, construir “una república amorosa, con dimensión social y grandeza espiritual” que luche en contra de “La decadencia que padecemos”.

&&&&&

La regla establece una relación proporcional y directa que asocia al vacío religioso en la sociedad con la deificación de personajes políticos —conforme avanza el secularismo en la nación avanza también la divinización del gobernante.

Bajo esta idea, resulta poco sorprendente que el gobernante busque colocarse en las mentes de los ciudadanos como “la esperanza”, esa la persona en la que “debe creerse y tener fe” —incluso como una especie de encarnación de la voz del pueblo.

Esta regla, si funciona, permite hacer pronósticos: en México, donde la mención de Dios está prohibida en política, y el secularismo ha avanzado, existe una fuerte tendencia a divinizar al gobernante. Lo contrario sucedería en otro lugar en el que la población poseyera más creencias religiosas.

Con algo de más cuidado, podría hacerse otra predicción: entre quienes no son religiosos el político que se asocie más con su deificación será el más popular —algo que mostró una encuesta de Gallup: entre personas sin religión, Romney es preferido por el 23% mientras que Obama por el 69%.

Aunque es obvio que existen otras variables en un fenómeno tan complejo como éste, la intuición y la realidad parecen validar esa asociación entre falta de religión y la divinización del gobernante —lo que tiene consecuencias dignas de apuntar:

• Las personas creyentes en Dios sucumbirán en mucha menor proporción a la imagen del gobernante divinizado —sería incongruente que deificaran a una persona y al mismo tiempo creyeran en Dios.

• Las personas que no creen en Dios sucumbirán en mayor proporción a la imagen del gobernante divinizado —su vacío religioso será llenado por el político.

• Y, lo más apreciable de lo anterior es el entender a las creencia religiosas como una freno a la tiranía —en efecto, la creencia en Dios impide que se constituya el gobierno de poderes excesivos que resultaría lógico para dar cabida al gobernante divinizado.

Addendum

Parecería una paradoja todo lo anterior. El no creyente piensa que sin religión se libera de creencias sin fundamento y dogmas imposible de comprobar —y, sin embargo, esa aparente liberación lo mueve hacia la construcción de un gobierno dominado por el gobernante divinizado al que dará facultades extraordinarias, que no consentiría un creyente.

Nota del Editor

Hay más ideas sobre el tema en ContraPeso.info: Vacío Religioso.

La última idea de Girondella merece destacarse.

Apunta él que un no creyente piensa que el negar la existencia de Dios es una liberación humana; y sin embargo, es probable que resulte en lo opuesto, una anulación de la libertad ante la fabricación de un gobernante cuasi-divino con poderes mayores a los de un gobierno frenado por la creencia en un Ser Superior.

Resulta, entonces, que las creencias religiosas son un freno al crecimiento desmedido del poder gubernamental.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras