Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Justicia, Sin Calificativos
Leonardo Girondella Mora
21 marzo 2012
Sección: ETICA, Sección: Asuntos, Y MATERIAL ACADEMICO
Catalogado en: ,


Es una costumbre popular el agregar el calificativo “social” a cualquier término —para darle una connotación positiva, de preocupación y compasión.

Quizá el caso más notable de este agregado es el de “justicia social” —una combinación que hace irresistible lo que sea que se haga si es que se califica de ser justicia social.

Tan popular es la expresión, que es ella usada sin clara idea sobre lo que significa.

En lo que sigue intento explorar el contenido de la expresión “justicia social” —su definición y elementos.

• Considerada una de las virtudes principales, la justicia, sin calificativos, se sustenta en la idea de dar a cada quien lo que le corresponde, o merece —como cuando se considera justo el castigo que merece un criminal, o la buena calificación dada a un alumno aplicado.

La noción de Dios perfectamente justo ilustra esta idea: dará él a cada quien lo que merezca de acuerdo con sus fallas y méritos —la misma idea que, por ejemplo, persigue un tribunal al emitir un juicio sobre un crimen.

• También existe un tipo de justicia, la conmutativa —y que tiene como idea central la igualdad o la equidad en los tratos entre seres humanos. El caso más usado para explicarla es el de la compra y venta de bienes y servicios.

Cuando, por ejemplo, alguien vende su coche a otro, y entre ambos acuerdan un precio de manera voluntaria, se tiene un caso de justicia conmutativa —las dos personas juzgaron justo el precio, presuponiendo que entre ellos no hubo engaños.

• Aún otro tipo de justicia es la retributiva —la que busca una correspondencia o equidad entre la conducta personal y sus consecuencias. Es la que considera justo que quien mucho trabaja reciba más que quien no lo hace (pudiendo hacerlo).

La idea central es la misma del primer punto, la de dar a cada quien lo que le corresponde como consecuencia de sus actos — como cuando se da una promoción en una empresa a la persona que más esfuerzo ha realizado y está mejor calificada.

&&&&&

Todo lo anterior describe la idea central de la justicia —la que toma como base central a cada persona, una por una, exaltando que es bueno que haya equidad entre las acciones de esa persona y las consecuencias que ella tendrá.

Insisto en la conexión que hace la noción de justicia entre la conducta personal e individual y las consecuencias de esa conducta —no es un concepto agregado de personas, sino individualizado, personalizado, que trata a cada ser humano uno por uno, buscando equidad en sus consecuencias.

Las discusiones comienzan a surgir cuando se presentan otros tipos de justicia.

• Un tipo de justicia es la llamada distributiva —la que propone una distribución justa de bienes dentro de una sociedad. Es una noción que ya no considera personas individuales, sino colectividades al hablar de una distribución socialmente justa.

Bajo una noción personal de justicia, el individuo recibe lo que merece de acuerdo con sus acciones —por ejemplo, un ingreso sustancial por sus invenciones. Pero bajo una noción colectiva ya no se tiene esa correspondencia entre acciones y consecuencias, pudiendo considerar justo que alguien reciba algo a pesar de que no haya realizado nada meritorio.

• Finalmente, como parte de esa concepción más colectivista de justicia, está la llamada justicia social —y que tiene la misma postura anterior: tener un reparto equitativo de los bienes sociales.

&&&&&

La diferencia de puntos de partida quizá pueda ser ilustrada mejor de la manera siguiente:

• La visión micro coloca a la justicia en la persona individual, una por una, proponiendo que es justo que haya correspondencia entre las acciones personales y las consecuencias que ella tiene —la mentalidad que entiende que es bueno que un ladrón sea encarcelado y que un buen alumno sea premiado.

• La visión macro abandona la visión personalizada y coloca su atención en grupos y colectividades que están en una situación considerada injusta, como el no tener ingresos suficientes —y propone distribuir bienes de manera que ese grupo con menos ingresos los eleve.

La visión macro enfrenta un problema claro: no considera merecimientos, simplemente una situación considerada mala —sin considerar la equidad entre acciones y consecuencias.

Bajo esta visión, un perezoso con bajos ingresos tendría iguales merecimientos que una persona laboriosa con esos mismos bajos ingresos. La visión macro paga un costo caro al ignorar la visión personalizada, la micro —el costo de dar a quien no merece y de quitar a quien sí merece.

Una mejor solución al problema de personas en situaciones desventajosas, como pobreza, es la que ignora a la justicia social y coloca su punto en la obligación moral de compasión, caridad y ayuda —otras virtudes que son superiores a la justicia en este remedio a casos de personas que se encuentran en mala situación, con la ventaja de recuperar la visión personalizada de merecimiento.

Addendum

Lo que he intentado hacer es introducir un elemento no generalmente considerado en las discusiones sobre la justicia social: su pérdida de la visión personalizada que es esencial en la justicia sin calificativos. La justicia social, en otras palabras, lleva con frecuencia a violar la justicia personal.

Me parece digno de hacer explícito que la mayoría de las personas que hablan de justicia social lo hacen sin darse cuenta que así están violando la idea de la justicia sin calificativos —y a quienes recomiendo volver a la virtud de la caridad y la ayuda, que no tiene los problemas de la justicia social.

Nota del Editor

Es irresistible agregar que la idea de la justicia social es una noción que tiene otro efecto colateral considerable. Es la que ha dado pie a los llamados derechos de segunda generación (económicos, sociales y culturales) sobre los que se fundamenta el Estado de Bienestar y un alto intervencionismo económico que frena la prosperidad, ocasionando un problema de justicia no previsto.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras