Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Justicia y Activismo
Leonardo Girondella Mora
16 julio 2012
Sección: EDUCACION, Sección: Asuntos
Catalogado en:


La idea de la justicia atrae a todos —es, creo, una noción que está escrita en los corazones humanos.

Se manifiesta admirablemente en la petición de dos niños que piden a su padre exactamente la mitad de las golosinas para cada uno. O de regañar a ambos por igual si es que han cometido la misma falta.

Si resulta difícil de definir en abstracto, siempre se es capaz de reconocer lo justo y lo injusto —como cuando un trabajo bien hecho merece una alta calificación, o una baja calificación se da a un mal trabajo escolar.

Este sentido innato de la justicia produce bienestar en la comunidad —sus miembros se sienten bien en una sociedad en la que la justicia es la regla y no la excepción: los delincuentes son capturados y castigados, se premia el mérito y el esfuerzo…

Ese sentido innato de la justicia supone una idea fundamental, la de que toda persona es igual al resto —que es lo que está detrás de la molestia que se siente al ver que un gobernante ladrón no recibe castigo, pero sí un ciudadano común.

Y supone también, una unidad básica de juicio: cada persona en lo particular. No se piensa en justicia colectiva si no es a través de la visión de personas una por una —el niño que es regañado injustamente es la situación indebida, no el cúmulo de infantes que en el mundo lo son.

Con la edad, la justicia madura para comprender la realidad: el mundo no es totalmente justo —muchas cosas que suceden no deberían pasar por ser injustas, o juzgarse serlo. El mundo real, llega a entenderse, no es tan justo como se desearía.

Esto es lo que me lleva a plantear lo que considero una desviación de la noción innata de la justicia: su conversión en activismo político con fines limitados. Lo que ha sucedido es, me parece, que la aceptación de situaciones indeseables en el mundo real han tergiversado a la justicia.

La han convertido en activismo de causas particulares, perdiendo su sentido universal y personal —como cuando se tiene activismo en la denuncia de mal trato a las mujeres, a etnias, a extranjeros y otras causas similares, como el activismo ecológico.

&&&&&

Cuando la justicia se convierte en activismo social, ella pierde sus cualidades centrales:

• Pierde su nivel personal. La justicia deja de ser algo que se aplica persona por persona, juzgando méritos y situaciones particulares —todo se aplica a grupos y colectividades, no a personas.

• Pierde su nivel universal. La justicia deja de ser algo amplio y extenso, aplicable a todo en la vida —se aplica ahora en cambio a situaciones particulares, como el reciclar basura, o leyes que protegen etnias, o cosas por el estilo.

Estas pérdidas son sustanciales y acontecen cuando, por ejemplo, se educa a los alumnos instruyéndolos en la conveniencia de seleccionar una causa social que consideren indebida y la adopten como suya —si es que al mismo tiempo no se les enseña la justicia universal y personal.

Un alumno, en ese caso, tendrá la desviada idea de que la justicia es un menú opcional de activismos posibles: selecciona uno o dos de ellos, como la protección del medio ambiente, y con ello cree que está siendo justo.

No estoy en contra de las cruzadas que muchos pueden tener en favor, por ejemplo, de campañas contra conductores ebrios, o contra alimentos chatarra. En esas causas hay méritos —pero a lo que debe temerse es a creer que hacer eso es cumplir con la justicia.

Ella es mucho más que el activismo social y la defensa de causas valiosas o que se piensa lo son —la justicia es bastante más que movimientos feministas, antibélicos, proteccionistas y el resto.

Addendum

Esta columna fue motivada por diversas ocasiones en los últimos meses, en las que encontré esa transformación de la justicia —a la que en columnas de opinión y libros de texto se convirtió en manifestaciones de protesta contra algo que se considera injusto.

Recuerdo un libro de texto para secundaria en México, en el que se llevaba a la justicia a ser un sentimiento de solidaridad que conduce a activismos como el defender a desprotegidos, mujeres, indígenas y demás.

Esto es una redefinición grave de justicia, a la que convierte en un menú de peticiones a los gobiernos olvidando reglas universales —pero sobre todo, olvidando a la persona humana. Como ése que amaba a la humanidad, pero ignoraba a las personas.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras